ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La actriz chilena Paulina García inauguró la senda de los Platino como interprete femenina. Foto: Internet

CIUDAD DE PANAMÁ.—Los per­files culturales propios de Iberoa­mé­rica mostraron su jerarquía en la primera edición de los Premios Pla­tino, proclamados el último sá­bado en el teatro Ana­yansi, de la ca­pital istmeña.

Aunque la justeza y categoría de la mayoría de los premios acapararon la mirada de los invitados a la gala de los laureados y de quienes siguieron el evento por la televisión en varios países de la región, el saldo más sustantivo de la iniciativa apuntó a destacar los sólidos valores de una cinematografía que estrenó el año pasado unos 700 títulos entre filmes de ficción, documentales y pe­lículas de animación.

Platino no quiere imitar a Holly­wood ni competir con el Oscar, de acuerdo con la convocatoria de los organizadores, la Entidad de Ges­tión del Derecho de los Pro­ductores Audiovisuales (EGEDA) y la Fede­ración Iberoamericana de Pro­duc­to­res Cinematográficos y Audio­vi­sua­les (FIPCA), aunque el formato de su lanzamiento res­ponda a ciertas convenciones mediáticas acuñadas por la industria norteamericana del espectáculo, como el despliegue de celebridades en la alfombra roja y la frivolidad de la puesta en escena.

El comediante mexicano Eugenio Derbez, uno de los protagonistas principales de la velada, destacó la importancia de potenciar la imagen fílmica de Iberoamérica  al defender el talento y la originalidad del cine que se produce desde México a Argentina y en la Península Ibérica.
Luego de llamar a sus colegas a luchar contra la piratería (reproducción ilegal) de las producciones y permitirse el chiste de pedir “no vean entonces Piratas del Caribe”, prosiguió su intervención con los si­guientes comentarios: “No le dejen a la taquilla hollywoodense el dinero que necesitamos acá” y “allá tienen más dinero, pero aquí tenemos tanto talento como allá”.

Teniendo como contrincantes de mérito al argentino Ricardo Darín, el peruano Víctor Prada y el español Javier Cámara,  Derbez obtuvo el Platino al Mejor Intérprete Mas­cu­lino por su actuación en No se aceptan devoluciones, película que él mismo dirigió y que en los últimos meses se convirtió en la más exitosa cinta mexicana no solo en el plano doméstico, sino en EE.UU., lo que motivó otra acotación sarcástica del artista: “Es un orgullo que podamos barrer con la taquilla en Estados Unidos; donde normalmente nosotros barremos los pasillos de las salas de cine”.

El Platino a la Mejor Película de Ficción Ibe­roamericana estrenada en el 2013 recayó en Glo­ria, del chileno Sebastián Leilo, producción que se alzó además con los títulos al Mejor Guion (a la firma de Gonzalo Maza y el propio Leilo) y a la Mejor In­ter­pre­tación Femenina (Paulina Gar­cía).

El lauro que lleva el nombre del siempre re­cordado productor cubano Camilo Vives, que tanto hizo por la integración iberoamericana desde la pantalla, reconoció a Wakolda, el mé­dico alemán, de Lucía Puenzo, como un  valioso ejemplo de las po­tencialidades del trabajo en co­pro­ducción, que en este caso implicó a entidades de Argentina, Fran­cia,  España y Noruega.

Doble merecimiento logró el filme argentino Futbolín/Metegol, Me­jor película de animación, debida nada menos que a Juan José Cam­pa­nella, el mismo de El secreto de tus ojos; y Mejor Música Ori­ginal, compuesta por Emilio Kau­derer.

Los restantes Platino fueron a parar a manos del realizador mexicano Amat Escalante (Mejor Di­rec­tor por Heli), y el español Diego Ga­lán (Mejor Documental por Con la pata quebrada).

José Wilker (1947- 2014), actor brasileño para re­cordar. Foto: Internet

El momento más conmovedor de la velada aconteció al entregarse por primera vez el Premio Platino de Honor por la obra de la vida a la actriz brasileña Sonia Braga. Al agradecer la distinción evocó a “quien me falta pero me acompaña hoy”, su compatriota y colega José Wilker, con quien compartió protagonismo en el filme Doña Flor y sus dos ma­ridos (1976).

Wilker  murió el sábado de un in­farto, a los 67 años. En la historia de la telenovela marcó un hito con la interpretación de Roque Santeiro (1983). En el cine dejó una impronta de alta calidad en Bye bye, Brasil (1979), de Carlos Diegues, y El hombre de la capa negra (1985) de Ser­gio Re­zende.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Manuel Fernandez dijo:

1

6 de abril de 2014

23:05:53


EL ÚNICO HEREDERO ES EL PUEBLO, ESTO ES LA CONCIENCIA DE LA PATRIA.

Susanna dijo:

2

7 de abril de 2014

08:32:08


Buenas tardes queridos pesos de amigos. Yo vivo en Rusia. Me encanta la latina, en la india, la árabe y la unión soviética cine. Yo creo que los representantes de esos países quitan la paz, filosófico cine. Por ejemplo, la serie de televisión brasileño "el Clon", reconocido como el más exitoso del proyecto. He visto la versión americana de la "Clon", me esta versión no ha impresionado. No hay espiritualidad en la versión americana. Los americanos quitan sólo los guerreros, las pelculas de suspense. Yo al igual que ustedes siento orgulloso soviética teatral y cinematográfica de la escuela.

Susanna dijo:

3

7 de abril de 2014

08:36:12


Sé el actor José Wilker. Recuerdo de la serie Senhora do Destino. El reino de los cielos José!

miguel dijo:

4

7 de abril de 2014

08:53:59


Mis mas sentidas condolencias a los familiares y amigios de este querido actor brasileño, que tantos momentos gratos le brindo al pueblo en general con sus telenovelas, siempre en la aceptacion del publico televidente de buena parte del mundo.

victor lee dijo:

5

7 de abril de 2014

17:02:46


Lo conocí en una telenovela "nido de serpientes", alli recordé la expresión de un periodista brasilero que dijo "quien quiera conocer a Brasil, tiene que ver sus novelas·.