ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Si entendemos que los gastos asociados a la Seguridad Social resultan cada vez más crecientes y que la dinámica del envejecimiento poblacional viene a reforzar esta tendencia, podemos percibir con mayor claridad los propósitos de las políticas y normativas jurídicas que se han venido adoptando, enfocadas, sobre todo, hacia la sostenibilidad de las prestaciones a que tenemos derecho los cubanos.

Desde los Lineamientos aprobados en el Sexto y Séptimo congresos del Partido ha sido explícita la voluntad de disminuir la participación relativa del Presupuesto del Estado en el financiamiento de la seguridad social y la aplicación de regímenes especiales de contribución en el sector no estatal.

Puesto en vigor desde el pasado 6 de febrero, el Decreto Ley No. 351, Del Régimen Especial de Seguridad Social para los cooperativistas de las unidades básicas de producción cooperativa (UBPC), hinca su raíz en estos principios y se ajusta, invariablemente, a la política de perfeccionamiento de las bases productivas del sector agropecuario.

Esta norma, dijo a Granma Haydée Franco Leal, subdirectora general del Instituto Nacional de Seguridad Social (INASS), significó una adecuación a las condiciones en que operan estas unidades; y aun cuando los sujetos transitaron del Régimen General a uno especial, ello no supuso perjuicio alguno en cuanto a los beneficios a que ya tenían derecho.

Anteriormente, estos cooperativistas, alrededor de 70 000 en todo el país y asociados a 1 532 UBPC, estuvieron protegidos por la Ley No. 105 de Seguridad Social, con las adecuaciones contenidas en la Resolución No. 10 de 1998.

El Decreto Ley No. 351 mantiene entonces la protección ante la enfermedad o accidente –ya sea de origen común o profesional–, ante la invalidez total, la vejez y la maternidad de la cooperativista. Y como en el resto de los regímenes, en caso de fallecimiento del cooperativista, se le brinda protección a la familia.

Con esta disposición, sostuvo Franco Leal, «se introducen determinadas adecuaciones, pues se trata de un régimen cuyo financiamiento parte del aporte individual de los sujetos que lo integran, el cual consiste en un 20 % de la base de contribución seleccionada de una escala con un mínimo de 350 pesos y un máximo de 2 000.

«Y es responsabilidad de la Junta Directiva de cada UBPC efectuar la retención de la contribución individual de los asociados, así como realizar el aporte al Fisco».

La afiliación a este Régimen, reiteró, resulta obligatoria y también forma parte de las obligaciones de la Junta garantizar la inscripción del cooperativista en el Registro de Contribuyentes de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT).

Respecto a los beneficios, Haydée Franco subrayó que se les reconoce a los cooperativistas el tiempo prestado con anterioridad como trabajador asalariado, así como el de sujeto de otro régimen especial, o  miembro de la UBPC, a los efectos de conceder el derecho a las prestaciones monetarias establecidas.

RESPONSABILIDADES COMPARTIDAS Y BENEFICIOS PROPIOS

La Contribución Especial a la Seguridad Social y la contribución que pagan, en este caso, los empleadores que contratan a personas beneficiadas por el Régimen General, constituyen las dos fuentes ordinarias de ingresos al Presupuesto de la Seguridad Social, el cual es deficitario, o sea, el cobro de estas contribuciones no es suficiente para dar respuesta al sistema de prestaciones que protege a todos los beneficiarios.

En el 2017, por ejemplo, el estimado de los ingresos por la Contribución a la Seguridad Social ascendió a 5 098 millones de pesos, mientras que los gastos superaron los 5 900 millones.

Como todos los años,  ese déficit, al decir de Vladimir Regueiro Ale, director de Ingresos del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP), es financiado por el Presupuesto Central, de ahí la necesidad, a tono con la actualización del modelo económico, de disminuir, de forma progresiva y gradual, su participación en estas subvenciones. Y para ello, aseguró, es preciso sumar a los trabajadores.

En ese sentido, destacó que la contribución, a diferencia de otros tributos, se revierte en beneficio propio de quien la aporta.

«En Cuba, la Seguridad Social constituye una garantía para todo trabajador y se expresa en una responsabilidad compartida: la del Estado de brindar esa protección y la de los ciudadanos en participar en una cuantía para su financiamiento, que como se ha dicho, no es suficiente.

«En el caso específico del Decreto Ley No. 351, las UBPC retienen mensualmente, en ocasión de cada pago a los cooperativistas, la cuantía según la base de contribución seleccionada, y hacen el aporte al Presupuesto mediante el sistema bancario correspondiente, en el término de los primeros diez días hábiles del mes siguiente al que realizan el cierre».

Entre las facilidades mencionó que la inscripción de los cooperativistas como contribuyentes en la ONAT será de oficio, mediante los documentos de afiliación que haya elaborado la UBPC con cada uno de sus miembros.

Vladimir Regueiro insistió además en la disciplina, porque cualquier incumplimiento traería consecuencias económicas negativas. De no honrar la cooperativa, a nombre de su asociado, el compromiso en el término previsto, tendría que pagar una multa por infracción de los deberes tributarios y un recargo por morosidad.

En torno a la capacitación, informó que se ha desplegado un trabajo en todo el país con las instancias involucradas: MFP, INASS y Ministerio de la Agricultura, en pos de garantizar una certera aplicación de este Decreto Ley, que pretende, en definitiva, el sostenimiento del sistema de seguridad social, esencia trascendente de nuestro proyecto de país.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Roly dijo:

6

26 de marzo de 2018

05:11:51


Como ya exprese hace más de 8 años tengo un contrato con la empresa pesquera para la captura de peces para ello me debe autorizar la capitanía del puerto y también debo ser trabajador por cuenta propia con un carnet de la ONAT dónde pago una contribución al indagar en esa oficina para pagar todos los meses el fisco y poder lograr mi jubilación estos refieren que no tienen cómo cobrar pues no les aparece el trabajo como pescador como unas de las licencias de trabajo por cuenta propia que hacer?