ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Quizá muchos compartan la idea de que no es preciso casarse para quererse y que convivir, día a día, es la mayor prueba de una unión, más allá de la firma de «cualquier papel». Y puede que hasta tengan razón; pero poner en regla el amor es también un modo de cuidarlo.

Al decir del doctor Leonardo Pérez Gallardo, profesor titular de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana «el matrimonio sigue siendo hoy uno de los hechos fundantes de la familia, aquella constituida a partir de él, si bien no es el único».

En Cuba, explica «toda persona mayor de 18 años puede formalizar matrimonio, incluso los hombres a partir de los 16 y la mujer, desde los 14 años, siempre que previamente sus progenitores los autoricen, o en defecto de ellos, las personas establecidas en la ley (el tutor o los abuelos maternos o paternos, indistintamente, a falta de los progenitores o del tutor, con preferencia para aquellos que convivan en el mismo domicilio con el menor)».

Tal autorización, asegura, debe hacerse constar ante las autoridades competentes (notarios, registradores del estado civil o del palacio de los matrimonios o cónsules). «Si la negativa fuere injustificada, podrían interesar —si bien con carácter excepcional—, la autorización judicial, o sea, del tribunal competente, quien decidirá lo que resulte más conveniente para el interés del menor, oído el parecer de los interesados y del fiscal».

El matrimonio, se ha dicho ya, es fuente de deberes y derechos, no solo patrimoniales, sino también personales como el deber de fidelidad, de vivir juntos, de cuidar la familia creada y contribuir a la satisfacción de sus necesidades…

Al formalizarse matrimonio, de acuerdo con Pérez Gallardo, «muta el estado conyugal al constituirse el de casado, que perdurará mientras dure este. Y es importante conocer que la separación de hecho no supone —jurídicamente hablando— la disolución del vínculo matrimonial. Las personas pueden estar separadas por años, pero no divorciadas. Si así fuera, mantienen el vínculo y, por consiguiente, los derechos patrimoniales que se adquieren, entre ellos los derivados de la comunidad de bienes que constituyen tras el matrimonio».

Esta comunidad, detalla, «recaerá sobre todos los bienes y derechos adquiridos a título oneroso, o sea, como consecuencia del desembolso de dinero común del matrimonio, o como resultado del cambio de un bien común por otro de igual carácter (dígase la permuta de una vivienda que había sido adquirida con dinero del matrimonio).

«A este tipo de comunidad se le llama comunidad parcial de bienes, pues contempla tan solo los bienes adquiridos a título oneroso, no así aquellos recibidos a título gratuito o como liberalidad, es decir, por donación, cesión gratuita de derechos, legados, herencia...».

Pero si nunca hubo matrimonio, no se puede hablar de comunidad matrimonial. Y si uno de los miembros de la pareja muere, por ejemplo, el otro, para tener derecho sobre el patrimonio tendría que demostrar, ante el tribunal correspondiente, que existió tal vínculo. Cómo hacer en esos casos, a dónde acudir, qué pruebas aportar… son algunas de las interrogantes a las que daremos respuesta en la próxima entrega.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Héctor dijo:

1

26 de octubre de 2017

07:48:16


Comento desde Argentina: Yo también soy abogado, y me ha sorprendido la similitud entre la legislación cubana y la argentina, al menos en cuanto al derecho de familia, excepto que en mi país, aparte del matrimonio, existe (desde hace tres años) la figura de la "unión convivencial", sujeta al mismo régimen que el matrimonio. De todos modos, soy de los que creen que el amor es el único y excluyente vínculo en una pareja, los "papeles" solo le dan formalidad a una situación de hecho preexistente, la "affectio maritalis", para decirlo desde el derecho romano.

Pregunto? dijo:

2

26 de octubre de 2017

09:30:38


Yo quisiera saber si los hijos cuando mueren los padres y se encuentran casados por la ley estos tienen derecho a la declaratoria de herederos aunque no esten los bienes a nombre del fallecido sino a nombre de la otra pareja.

Yuniel Bonilla Gonzalez Respondió:


26 de octubre de 2017

16:33:16

Si me precisas algo que no entiendo en tu pregunta: te refieres a una pareja con hijos que son de uno de ellos.

cacha dijo:

3

26 de octubre de 2017

09:36:58


Buenos Días,yo me encuentro en el caso que llevo mas de 20 años de relación con el padre de mi hija,el nunca quiso casarse ya que segun el no le duraba el matrimonio cuando se casaba ya que lo había hecho dos veces,mi interrogante es ¿que derechos tengo yo sobre los bienes que ejemplo la casa,si no estoy casada por la ley?

eduardo dijo:

4

26 de octubre de 2017

11:59:46


Considero este párrafo lo sintetiza todo: ¨El matrimonio, se ha dicho ya, es fuente de deberes y derechos, no solo patrimoniales, sino también personales como el deber de fidelidad, de vivir juntos, de cuidar la familia creada y contribuir a la satisfacción de sus necesidades…¨ Matrimonio es amor, compromiso, fidelidad, sin esto es solo la firma de un documento, las personas pueden cohabitar, criar hijos juntos, sin que existan compromiso, fidelidad y amor, los ejemplos de esto son cotidianos. Por tato nada tan estimable como el compromiso personal de fidelidad, amor y cuidado familiar, mucho más que mera ilusión, y que trascienda sobre todos los intereses personales y egoístas. Muy distinto a recojo y me voy cuando entienda. ¨ ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? ¨

nolberto dijo:

5

26 de octubre de 2017

14:50:36


Tanto se habla en Cuba de matrimonio y de derechos, que no acabo de comprender como despues de 58 años de Revolucion, con la vision que tiene la sociedad de hoy, y aun no se hace nada por legalizar la union de 2 personas del mismo sexo.