ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

La validez o no de determinadas certificaciones expedidas por los Registros Públicos continúa siendo un asunto polémico.

Contrario a lo dispuesto en la Ley, y hasta al más elemental sentido común, en disímiles lugares se les siguen atribuyendo términos de vigencia a algunos documentos, lo cual vuelve engorroso un trámite simple o dilata, innecesariamente, un proceso.

Aunque pudiese suceder en cualquier instancia registral, las principales irregularidades están relacionadas con las certificaciones emitidas por el Registro del Estado Civil, pues son a estas a las que con mayor frecuencia se les endilgan fechas de vencimiento.

Pero la caducidad, lejos de corresponderse con los requerimientos de los “papeles” en cuestión, más bien parece un atributo mental de algunos muy duchos en torpedear gestiones, ya sea por desconocimiento o conveniencia.

En las oficinas del Registro del Estado Civil, explica Arleidy Rodríguez Rodríguez, directora de Registros Públicos del Ministerio de Justicia (Minjus), se emiten, como su nombre lo indica, “todas las certificaciones referidas al estado civil de las personas inscriptas y NINGUNA VENCE, excepto las que certifican la soltería o la capacidad legal”.

Las más solicitadas, agrega, “son las de Nacimiento, Matrimonio y Defunción, aunque se emiten, entre otras, de Ciudadanía, Viudez, Divorcio, Negativas, Presunción de Muerte… De forma general, acota, existe una alta demanda, también condicionada por las problemáticas descritas, las cuales conllevan a la petición excesiva de certificaciones.

Y las estadísticas vienen a confirmarlo: durante el primer semestre de este año, las unidades registrales del Estado Civil ya contabilizaban 1 167 582 certificaciones, cifra en la que sobresale lo expedido en La Habana, Matanzas y Camagüey.

Los documentos emitidos en estas oficinas, refuerza Rodríguez Rodríguez, “no caducan, pues certifican la inscripción o anotación que obra en el libro, la cual es de carácter permanente. Por tanto, deben ser aceptados por embajadas, organismos e instituciones que los requieran, con independencia de la fecha de expedición, salvo que presenten roturas, sean ilegibles o se infiera su falsificación”.

Comenta que, en algunas oportunidades, las entidades se niegan a recibir las certificaciones porque poseen un sello de timbre diferente al empleado en la actualidad. Ello, explicita, “tampoco constituye motivo de invalidez, puesto que el documento responde a las normativas vigentes durante el periodo de su confección”.

Y si de términos de validez o nulidad se trata, no debemos obviar las reiteradas inconformidades e incomprensiones de la población sobre el periodo de vigencia de las certificaciones correspondientes al Registro de Actos de Última Voluntad y Declaratoria de Herederos.

En este caso, la Ley dispone que para la promoción de asuntos legales, tales documentos “solo surtirán efecto dentro de un término de 180 días naturales, contados a partir de la fecha de su expedición”.

A juicio de César Miguel Vicens Zabala, director de dicho Registro, “este plazo de ca­ducidad, legalmente establecido, resulta ne­cesario, pues ofrece la posibilidad de la constante actualización de la información brindada, sobre todo en lo concerniente a rectificaciones, modificaciones, inclusión o exclusión de herederos, así como a la alteración de carácter sustancial de los títulos sucesorios o su nulidad”.

Sin embargo, cómo puede vencerse, inquieren algunos ciudadanos, un documento que certifica, por ejemplo, la inscripción de un testamento, del cual se conoce posterior a la muerte de quien testó.

Sobre este particular, Vicens Zabala aclara que las certificaciones acreditan la última anotación en el registro, pero ello no descarta que posterior a esa inscripción la persona haya redactado (por citar una posibilidad) un testamento ológrafo, cuya aparición acontece mucho tiempo después de la muerte.

Si las certificaciones no vencieran, prosigue, los herederos darían por válido y único aquel acto inscripto inicialmente, desconociendo la última voluntad del fallecido. Cierto es que estas situaciones no son las más comunes, pero la Ley no puede estar ajena a ellas.

De cualquier forma, en esa o cualquier otra circunstancia, lo más sensato es documentarse y conocer todo lo legislado respecto a los trámites y documentos. Auténtico antídoto para evitar que alguna mente caduca también quiera imponer su fecha de vencimiento.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

María J. dijo:

1

31 de agosto de 2016

05:55:43


Hola. Bienvenidas estas aclaraciones, pero ahora me queda una duda, es que en todas las instituciones del país que se dedican a emitir estos documentos, y otras a aceptarlos como válidos o no, y me refiero en especial, el certificado de nacimiento, desconocían que no tenían caducidad?, porque esto era un fenómeno general, Ah bueno, si ahora o cuando haya sido se decide cambiar, me alegro mucho, porque la dialéctica forma parte de todo proceso y cuando el cambio es para bien del pueblo, bienvenido sea. Así será menos engorroso cualquier trámite de este tipo, y esos lugares estarán más limpios de colas innecesarias. Rectificar es de sabios.Y si he errado en la interpretación de este artículo pues me disculpan porque no era mi intención. Gracias.

Carlos Alberto dijo:

2

31 de agosto de 2016

16:57:26


La labor de divulgación del Ministerio de Justicia ha insistido simepre en que todas las certificaciones referidas al estado civil de las personas inscriptas NINGUNA VENCEN, excepto las que certifican la soltería o la capacidad legal. Además la labor de expedición no solo se limita a las tradicionales, se emiten, entre otras, de Ciudadanía, Viudez, Divorcio, Negativas, Presunción de Muerte. La inobservancia de lo preceptuado hace muchas veces que las instituciones soliciten innecesariammente Certificaciones a la población, lo cual redunda en perjuicios para esta.

Yosdani dijo:

3

1 de septiembre de 2016

06:59:31


Es cierto que en le caso de documentos expedidos referentes a la capacidad legal estos pueden cambiar, pues a la persona le puede ocurrir un hecho que invalide su capacidad mental, cambie su opinión o deseo, o algo así, pero mi pregunta es ¿y si la persona falleció?, ¿qué hacer en ese caso?, digo esto porque por problemas con la legalización de una vivienda recibida en mi familia como herencia he tenido que sacar más de 4 veces los actos de última voluntad para poder hacer el proceso, porque dichos documentos vencen cada 6 meses, y si la dueña de la vivienda murió que cambio puede haber en su última voluntad, me parece que esto hay que pensarlo, esto me parece ilógico, espero que alguien me de una respuesta lógica, porque que este legislado no quiere decir que este bien.

yuniel dijo:

4

27 de abril de 2017

13:30:29


Que bien retrata el titulo esta situacion q ocasinalmente nos afecta, en lo particular en la oficina de tramites del municipi de Pinar del Rio me viraron una certificacionde nacimientos porq tenia unos 5 años de elaborado el documento

ARAI MARGARITA PÉREZ RICARDO dijo:

5

26 de septiembre de 2018

01:06:47


Hola. Mi hijo legalizó hace 4 meses una certificación de nacimiento en el minrex para presentarla en la embajada para la obtención del visado .quisiera saber si todavía le vale por el tiempo lleva legalizada .gracias por su atención. Un saludo cordial.