ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Decía el novelista inglés Gilbert Keith Ches­terton que “el lugar donde nacen los niños y mueren los hombres, donde la libertad y el amor florecen, no es una oficina ni un co­mer­cio ni una fábrica. Ahí veo yo la importancia de la fa­milia”.

La frase, compartida por el doctor Leonardo Pérez Gallardo, profesor titular de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, tiende puentes, precisamente, hacia los nuevos en­foques que se manejan en torno a la fa­milia desde el campo jurídico.

A su juicio, ya no es posible asumir el concepto de familia desde los cánones tradicionales que la ciñen al matrimonio. Es preciso, de acuerdo con sus palabras, tomar en cuenta los influjos provenientes de la contemporaneidad, los vínculos afectivos y otras mediaciones so­ciales que demandan ajustes jurídicos, en aras de ofrecer, desde el Derecho, mayor asistencia y protección a la célula fundamental de la so­ciedad.

La familia, explica, “ha sido sustentada des­de la modernidad a partir de lazos conyugales o parentales” (entendidos estos, ya sea los consanguíneos, nacidos de la filiación, los ci­viles o adoptivos, que tienen como fuente la figura de la adopción, y los afines, devenidos del matrimonio).

Sin embargo, agrega Leonardo Pérez, esta visión limitada ha dado paso, en las últimas décadas, a un enfoque de pluralismo que permite ensanchar el concepto tradicional, todavía anclado en la mayoría de las codificaciones civiles y familiares, a la familia nuclear: mamá, papá y los hijos.

La inclusión social y laboral de la mujer, la alta incidencia del divorcio, la lucha por la no discriminación por orientación sexual e identidad de género, entre otros factores, han traído consigo el surgimiento de nuevas construcciones familiares como las nacidas de las uniones de hecho (unión convivencial, pareja estable), las monoparentales (madres y padres solos), las reconstituidas o ensambladas (surgidas lue­go de un divorcio, viudez o simple separación) y las homoafectivas (parejas del mismo sexo).

Pero las transformaciones de la familia al in­te­rior de la sociedad no han estado acompañadas de similar dinámica de cambio desde el De­recho Familiar, en aras de ofrecer tutela y protección en temas relacionados con la herencia, el alimento, el régimen de comunicación con los menores, por solo citar algunos ejemplos.

El Derecho de Familia cubano, advierte Pé­rez Gallardo, “está ideado sobre la base de la fa­milia nuclear: mamá, papá y los hijos. No se habla de las familias extendidas, o sea, aquellas donde bajo el mismo techo convive más de una generación. Tampoco se pronuncia respecto a las reconstituidas (pese a ser muy co­munes), ni las homoafectivas (quizá las más mediáticas)”.

Agrega que “sobre estos temas el Código de Familia nuestro, aunque resultó muy adelan­tado en su tiempo, es hoy uno de los más conservadores tal vez, porque está pensado en un único tipo de familia. Eso no quiere decir que no haya protección desde el punto de vista gu­bernamental, mediante políticas públicas; pe­ro la preocupación es cómo desde el Derecho po­demos prever las distintas construcciones familiares, atendiendo a sus peculiaridades, pa­ra do­tarlas de protección y tutela”.

Entonces se pregunta el profesor: “¿Es la fa­mi­lia un bien constitucionalmente protegido, si­nó­nimo de matrimonio, o en todo caso, debe pro­­­te­ger­se la familia, cualquiera sea el hecho fun­dante?”

En los días de hoy, continúa, “lo que identifica a la familia no es ni la celebración del matrimonio ni la diferencia de sexo de la pareja. El elemento distintivo de la familia, que la coloca so­bre el manto de la juridicidad, es la presencia de un vínculo afectivo al unirse las personas con identidad de proyectos de vida y propósitos co­mu­nes, generando un comprometimiento mutuo”.

Según Leonardo Pérez, “se requiere, no so­lo desde la Sociología, la Demografía, las Es­ta­dísticas, sino también desde el Derecho, no una visión compasiva o meramente tolerante, sino una vocación de ecumenismo. En el concepto de familia deben prevalecer el amor, la so­li­da­ridad, el sentido de convivencia, más allá de es­tereotipos sexistas, de presupuestos ideológicos, de requerimientos normativos”.

Y esa familia, concluye, “no solo es la nuclear y heterosexual, dogmáticamente entendida y concebida como único modelo familiar. Se trata de una interpretación que desborda el contenido normativo de los preceptos constitucionales de­dicados a la regulación de la familia, pa­ra dar co­bija a otras construcciones que requieren igual protección pues forman parte también de ese concepto flexible y contemporáneo de familia”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Sancho dijo:

1

8 de junio de 2016

09:34:02


De acuerdo totalmente, es hora de reformar, modernizar y sobre todo humanizar nuestro código de familia, el mismo no se ajusta a la realidad de la dinámica social en el pais y están afectados por ese motivo miles de personas que quedan sin protección y no se reconocen sus derechos. Un artículo muy oportuno y necesario, yo diría urgente porque todos estos procesos son muy lentos y la vida de las personas es una sola y no tiene segunda temporada, hay que crearla dentro del mismo tiempo. Felicidades periodista por su osadía, esperamos la continuación y esperamos el apoyo de aquellos y aquellas que les toca decidir sobre este asunto.

Alain Hernandez dijo:

2

8 de junio de 2016

09:40:25


Todo cuanto se expone resalta en la evolución del ser humano en todos los ámbitos, aspectos y necesidades de la sociedad Humana. Algo de lo que no se habla en este articulo que no por estar ausente en el quizás si este contemplado es el derecho de el recién nacido a adoptar la residencia permanente del lugar donde va a vivir, ya sea en el lugar de residencia de la Madre como está estipulado hasta la actualidad o el del padre. Ya que la madre del recién nacido pude estar viviendo en la residencia de su pareja (casados o no) y tener en su identificación personal la dirección de su residencia de Origen. Tal situación afecta directamente al recién nacido ya antes de nacer, después de nacido las afectaciones aumentan. Con respecto a la canasta básica de alimentación, el derecho a él modulo de canastilla por el lugar de residencia real entre otras tantas afectaciones como el ingreso a nuestro sistema de educación por mencionar una de las más preocupantes en una sociedad carente de analfabetismo y una de las más privilegiadas en cuanto a cultura humana, poblacional, académica y social. Este es un tema que parece escaparse de la atención o interés de quienes corresponde modificar, evolucionar y dar atención con el debido respeto que merece para nuestra Sociedad Cubana de la cual muchos vivimos cada día más orgullosos de haber tenido el privilegio de nacer En Cuba. Saludos.

Antonio Vera Blanco dijo:

3

8 de junio de 2016

09:47:18


La familia se crea con un objetivo; el de reproducirse y desarrollarse dentro de un estado de cooperación. Hay parejas que no lo logran o no llevan a feliz término su objetivo, producto de muchas causas, incluido el no tener claro su objetivo. Como recurso social las parejas (hombre y mujer) que así lo deciden pueden criar en adopción dentro de ese estado de cooperación que concibieron, sembrando las semillas de otras nuevas familias y por tanto del desarrollo social de una región o país. Es frecuente ver los llamados nidos vacíos, la extinción de familias, existe el núcleo familiar de personas que tiene algún lazo familiar. Nada de ello evidencia el ampliar los tipos de familias, estamos negando con ello el objetivo social que tiene. Podemos ver muy bella la relación entre un chivo y un cordero pero de allí a normalizar esa bella conducta, nos llevaría a perder a esas especies.

Antonio Vera Blanco dijo:

4

8 de junio de 2016

12:21:49


La familia se crea con un objetivo; el de reproducirse y desarrollarse dentro de un estado de cooperación. Hay parejas que no lo logran o no llevan a feliz término su objetivo, producto de muchas causas, incluido el no tener claro su objetivo. Como recurso social las parejas (hombre y mujer) que así lo deciden pueden criar en adopción dentro de ese estado de cooperación que concibieron, sembrando las semillas de otras nuevas familias y por tanto del desarrollo social de una región o país. Es frecuente ver los llamados nidos vacíos, la extinción de familias, existe el núcleo familiar de personas que tiene algún lazo familiar. Nada de ello evidencia el ampliar los tipos de familias, estamos negando con ello el objetivo social que tiene. Podemos ver muy bella la relación entre un chivo y un cordero pero de allí a normalizar esa bella conducta, nos llevaría a perder a esas especies.

Armando dijo:

5

8 de junio de 2016

12:58:40


¿Cambiar el Codigo de Familia en nuestro paìs, que ya no seràn mamà, papà y nenè?. ¿Quièn està detràs de todo esto?. Creo que voy a sacar pasaje a la Luna, y sin retorno. No logro imaginarme a un niño(a) en medio de las burlas de sus compañeritos al decir que vive con mamà y mamà o con papà y papà. No se està pensando en el bienestar sicològico del niño, sino en el bien egoìsta de los adultos. Que los adùltos hagan con su vida personal lo que deseen, pero por favor, respeten el futuro sicològico del niño.

Adrian Respondió:


8 de junio de 2016

16:26:40

Va a sentir todo ese tipo de burlas porque todavía existen personas como usted que no se atreven a decirle a su pequeño que está mal estigmatizar a sus compañeros de clase por el color de la piel, la orientación sexual y otras muchas cosas, la culpa no es de los niños, no es que la sociedad no esté preparada para lo que puede venir, al final todos somos partes de la sociedad, debemos ver primero que estemos preparadados nosotros mismos. Y no em hablen más de naturalidad, no he visto que haya disminuido la natalidad en ningún país que haya aprobado el matrimonio homosexual u otras leyes en favor de la igualdad de las minorías sexuales, no invoquen más a Dios...esto es cosa de hombres y mujeres.

CRM Respondió:


8 de junio de 2016

21:09:50

ESTOY DE ACUERDO AL 100%, ES TOTALMENTE UNA LOCURA SI ESTO SE AUTORIZA, ES COMO UD. PLANTEA ¿QUIEN SE PREOCUPA POR EL FUTURO PSICOLÓGICO DE ESOS INFANTES? SE HABLA DE FAMILIAS DISFUNCIONALES ¿NO ES ESTOS CASOS, LOS DE PADRES HOMOSEXUALES, UNA FAMILIA DISFUNCIONAL?, SI SEGUIMOS ASÍ LA HUMANIDAD SE EXTINGUIRÁ Y NO PRECISAMENTE POR LA ESCASEZ DE AGUA Y OTRAS ANOMALÍAS QUE ESTÁ SUFRIENDO EL MEDIO AMBIENTE, (SÍ PORQUE EL OTRO MEDIO YA LO PERDIMOS) PROVOCADO POR EL CAMBIO CLIMÁTICO, CADA DÍA QUE PASA EL MUNDO ESTÁ MÁS AL REVÉS. QUE DIOS LOS PERDONE Y TENGA MISERICORDIA DE ELLOS.

Marcos Respondió:


28 de marzo de 2017

08:34:18

Adrian estoy totalmente de acuerdo contigo. Las personas en sus ancias de mantenerse en lo mal hecho tratan de justificarlo todo. Es que acaso los Registros civiles esperan a que el niño (a) tenga 16 para preguntarles que quieren ser o el médico cuando nace ve sus órganos y dice "VARÓN" esto es contranatura porque el plátano burro no se puede cruzar con la piña. esto también es contranatura y contra las leyes de Dios