ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El carácter multifacético de las relaciones ju­rídicas familiares, comenta la jueza del Tri­bunal Provincial de Holguín, Mariela Lobaina, determina la necesidad de un abordaje transdisciplinar en los procesos judiciales donde la participación de un equipo multidisciplinario puede ser imprescindible.

En su ponencia El equipo y las medidas cautelares en el nuevo escenario de los pro­cesos de familia, presentada en el último Con­greso Internacional

Abogacía 2015, la es­pe­cialista llamó la atención sobre el rol del equipo y los criterios que incorpora atendiendo a disciplinas afines al estudio de la familia.
Sus capacidades y técnicas, señaló, ofrecen a los juzgadores elementos y puntos de vista que complementan la decisión que adoptará el Tribunal, contribuyen a la conciliación, reducen posiciones antagónicas y propician conductas colaboradoras entre las partes en litigio.

A su juicio, lo más importante en la formación de esa estructura es la diversidad de especialidades y no la cantidad de miembros; además de la correcta calificación de los expertos y su compromiso con la actividad que desa­rrollan.

Por su parte, la jueza de la Sala de lo Civil y lo Administrativo del Tribunal Supremo Po­pular (TSP), Yanet Alfaro Guillén, afirmó que el equi­po multidisciplinario ha sido una herramienta de trabajo importante para adecuar la impartición de justicia familiar a los estándares de calidad que se requieren hoy en el servicio judicial.

“Además de proveer al juzgador de un ma­yor dominio del conflicto, de lo que lo rodea y determina —acotó—, lo acerca al justiciable en aristas que no le son permitidas desde su formación profesional; así se percata, por ejemplo, de cuándo hay un menor manipulado, una madre intimidada, o una situación familiar en la que alguno de los miembros ejerce su poderío sobre el resto”.

Explicó que el equipo se integró al procedimiento familiar en el 2007 por medio de la Ins­trucción 187 del Consejo de Gobierno del TSP, la cual estableció las pautas iniciales para la concepción del procedimiento familiar independiente del proceso civil, que hasta el mo­men­to se tramitaban por las mismas esencias y patrones procesales.

“Entre las modificaciones que introdujo es­ta norma estuvo la intervención del equipo Multidisciplinario en el procedimiento familiar, o sea, de una estructura compuesta por pro­fe­sionales no juristas provenientes de las cien­cias Médicas, Psicológicas, Pedagógicas, So­cio­lógicas…, cuya cifra ideal oscila entre cinco y siete miembros.

“No interviene en todos los asuntos. Des­de su concepción lo hace en aquellos cuya en­vergadura amerite que especialistas de otros ám­bitos auxilien al Tribunal para determi­nar la me­jor solución del conflicto, sobre todo cuando hay niños con afectaciones o cuando hay situaciones irreconciliables. Estas personas no median ni facilitan la solución entre las partes, sino la visualización judicial de la so­lución”.

Alfaro Guillén aclaró que la Instrucción 187 se mantuvo vigente hasta el 2012 en que fue sustituida por la 216, también del TSP. En ella se reitera la esencia del equipo como estructura de asesoría judicial. Asimismo añadió que en trámites de ejecución —los que se requieren para el cumplimiento de una sentencia judicial firme—, su participación también han sido importante.

“En aquellas ocasiones en que la ejecución está permeada por caracteres complejos, el Tribunal puede auxiliarse de esos especialistas para conducir mejor su actuación”, dijo.

Los equipos multidisciplinarios son conformados acorde con las exigencias de cada territorio y funcionan a nivel municipal, aunque cuando se requiere su actuación en las salas provinciales, estos son solicitados.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.