ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Muchas veces se concibe la realización del testamento como un “mal augurio”, como la aceleración de un hecho que naturalmente de­be ocurrir pero no próximamente. Sin em­bargo, la inscripción de este documento, además de dar la posibilidad a los propietarios de disponer sus bienes de acuerdo con su voluntad, puede evitar futuros litigios.

Así sugirió Olga Lidia Pérez Díaz, directora de Notarías y Registros Civiles del Ministerio de Justicia, quien aclaró que es el Registro de Actos de Última Voluntad y de Declaratoria de He­re­deros la institución encargada de “inscribir los testamentos otorgados por las personas naturales y las declaratorias de herederos autorizadas por los Notarios o el Tribunal competente”.

Este Registro, único e informatizado, cuenta con una sede que centraliza la publicidad de los títulos sucesorios y no cuenta con oficinas homólogas en el resto de las provincias, aunque dispone de un operador en cada dirección provincial de Justicia y en el municipio especial Isla de la Juventud.

Según explicó Pérez Díaz, los testamentos pueden ser comunes —como el notarial, que se otorga ante el Notario— u ológrafos, que son los redactados por la misma persona. Para que este último tenga validez, añadió, debe ser adverado (certificado) por el tribunal y esa re­solución es la que se inscribe en el Registro.

Ante la falta de un testamento, señaló, la Ley se encarga de acuerdo con el orden de llamado a la herencia establecido en el Código Civil.

“Es dable aclarar que el contenido de los testamentos no se publica pues se fundamenta en el principio de discreción(acceden a él quien testa y el notario). Solo se inscriben los datos más relevantes en cuanto al testador, al funcionario autorizante, la fecha y hora de autorización, entre otras informaciones; con excepción de los testamentos hológrafos, que se transcriben en la resolución judicial”, dijo.

Agregó que las certificaciones que expide el Registro sobre la existencia del testamento pue­den ser positivas o negativas, y tienen un término de vigencia de 180 días naturales contados a partir de la fecha de su expedición.

“Por su carácter centralizado, refirió, esta institución dota a las certificaciones que expide de una mayor certeza, lo que no significa que se trate de un sistema ausente de errores”. En ese sentido comentó que la aplicación in­formática utilizada para su funcionamiento des­de 1994 está siendo perfeccionada con el fin de evitar la emisión de documentos que no se ajusten a la realidad.

A juicio de la Directora, el Registro cumple además una “función social, jurídica e histórica al ofrecer información segura no solo para la familia, sino también para la sociedad y para la toma de decisiones en pos de garantizar seguridad jurídica preventiva”.

De acuerdo con el procedimiento establecido por el Minjus, para solicitar la certificación de testamentos o declaratoria de herederos deberán presentarse la Certificación de De­función del causante y dos sellos timbrados por el valor de cinco pesos en moneda na­cional.

Y si se tratara de una actualización del Acta de Declaratoria de Herederos, deberá presentarse el acta en cuestión y sellos timbrados por el valor de 10 pesos, también en moneda na­cional.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

jorge dijo:

1

3 de junio de 2015

07:46:59


Pero, cuánto tiempo necesitan para perfeccionar un programa informático que se usa desde 1994?, hace ya 21 años!!!, vaya tela!!!

Dayami dijo:

2

3 de junio de 2015

08:37:21


Muy oportuna la aclaración de la Directora Olga Lidia Pérez Díaz, toda vez que las personas pienzan que al otorgar testamento estan firmando su sentencia de muerte, todavia no se ha conocido de alguien que haya testado y haya muerto el mismo dia, pienzo que el termino es demasiado largo ( 180 diasssss) para los solicitantes conocer si la sucesion es intestada o no, este termino tambien deberia ser incluido en el perfeccionamiento en el cual se encuentran inmersos desde 1994, y como dijo nuestro comandante en Jefe Fidel Castro Ruz " ...Hay que cambiar todo lo que debe ser cambiado"... recordando que nuestra razón de ser es la poblacion y a ella nos debemos.

UnKnown dijo:

3

3 de junio de 2015

08:51:42


Quisiera comentar respecto al texto: "Agregó que las certificaciones que expide el Registro sobre la existencia del testamento pue­den ser positivas o negativas, y tienen un término de vigencia de 180 días naturales contados a partir de la fecha de su expedición" Y ahora la interrogante: ¿Por qué la certificación de un documento que se refiere al fallecimiento de una persona (o sea, que de ahí en adelante no hay más historia) tiene caducidad? Si una persona que falleció hizo X testamentos y uno de ellos (digamos el X3) representa su última voluntad, eso es y será así siempre porque la persona central del asunto está muerta, luego, ¿por qué la caducidad en cuanto a la certificación?

Tito dijo:

4

3 de junio de 2015

09:26:32


Estoy de acuerdo con Unknown, hace unos días tuve que solicitar otro doc. de actos de ultima voluntad de una fallecida

Erich dijo:

5

3 de junio de 2015

10:34:12


Gracias por el articulo. Me gustaria saber ¿Porqué la certificación que expiden tiene término de vigencia, si al solicitarla hay que presentar la certificación de defunsión? ¿Será que el muerto puede hacer un nuevo testamento?