ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Se llama contribuyente a toda persona natural (ciudadano/a) o jurídica (empresa u organismo) a la que la ley impone la obligación de pagar tributos. Puede ser, por ejemplo, un trabajador por cuenta propia, un artista que comercializa su obra, o el propietario de un vehículo automotor o de transporte marítimo.

Unos y otros están obligados a inscribirse en el Registro de Contribuyentes, lo cual les garantiza desarrollar la actividad dentro de un contexto de legalidad e institucionalidad.

Así afirmaron a Granma Reinaldo Alemán, vicejefe de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), y otros especialistas de esta institución de Servicios Fiscales del Registro de Contribuyentes.

¿Cómo y cuándo inscribirse?, ¿qué documentos aportar? Tales procedimientos están contenidos en la Resolución No.113 de octubre del 2010 emitida por la ONAT, "Reglamento del Registro de Contribuyentes".

Existente desde el año 1995, el Registro actualiza sus procedimientos mediante esta resolución, tras el perfeccionamiento de las regulaciones relativas al trabajo por cuenta propia y la existencia de nuevas condiciones relacionadas con la automatización y el rediseño de las funciones de la Administración Tributaria.

TRÁMITES PARA LA INSCRIPCIÓN

La inscripción en el Registro se efectuará en la ONAT del municipio correspondiente al domicilio fiscal donde resida legalmente el interesado.

Según la Resolución, no tienen que registrarse las personas naturales obligadas a los siguientes tributos: impuesto sobre documentos, impuesto sobre transmisión de bienes y herencias, y las tasas por peaje y por servicios de aeropuertos a pasajeros.

Sobre el tema los especialistas de la ONAT puntualizaron que la inscripción en el Registro no le otorga derechos al contribuyente para ejercer las actividades; sino que, al concurrir a registrarse, la persona ya debe estar debidamente autorizada por una institución o registro que lo constituya. Por ejemplo: el arrendador debe poseer la licencia entregada por la Dirección Nacional de la Vivienda; el transportista, por la Unidad Estatal de Tráfico; el elaborador-vendedor de alimentos, por la Dirección Municipal de Trabajo, etc.

El contribuyente, una vez autorizado para ejercer una actividad determinada -o notificado de su asentamiento en el registro constitutivo, si es persona jurídica- cuenta con 15 días naturales para presentarse en el Registro a solicitar la inscripción. Por su parte esta institución tiene cinco días para concluir el trámite, contados a partir del momento en que se le entregue toda la documentación necesaria para realizar el proceso.

Estos términos, apuntaron los especialistas, han sido simplificados por el Reglamento, en aras de agilizar las diligencias.

¿QUÉ DOCUMENTOS APORTAR?

El Reglamento distingue los que entregarán las personas jurídicas y cuáles las naturales. Por ejemplo, estas últimas presentarán: el carné de identidad, el documento emitido por el organismo o entidad facultada que autoriza el ejercicio de la actividad; el Poder Notarial que acredita la condición de representante (de no presentarse el sujeto que tiene la obligación de inscribirse); la relación de las cuentas bancarias con que opera y la cuenta de Correo Electrónico; la declaración de trabajadores contratados y copropietarios, y el documento para la afiliación al Registro de Seguridad Social.

La inscripción está gravada con el Impuesto sobre documentos, consistente en 30 pesos en sellos de timbre. Esta cifra será pagada en CUP por los autorizados a ejercer la actividad de trabajo por cuenta propia, independientemente de que ingresen en CUC.

Al registrarse se le asignará al contribuyente un número de identificación tributaria (NIT) que será único, permanente e irrepetible en el territorio nacional. Este será de obligatoria utilización en toda gestión pública, en cualquier documento que se presente a la ONAT y al efectuar operaciones referentes al pago de la deuda tributaria.

LOS QUE YA ESTÁN INSCRITOS

A partir de la reciente ampliación del ejercicio del trabajo por cuenta propia, se aplican a este sector tributos establecidos en la Ley Tributaria que hasta ahora no se les había exigido. Ahora, si un trabajador por cuenta propia contrata personal, pagará el Impuesto por la utilización de la fuerza de trabajo; si no ha sido beneficiario de la seguridad social, está obligado a contribuir con ella.

Además, existen 87 actividades en las que los contribuyentes que las realicen deberán aportar el Impuesto sobre las ventas o los servicios; en el primer caso si comercializan bienes o productos, y en el otro, si ejercen como transportistas, arrendadores, etc.

Quienes ya estaban inscritos en el Registro de Contribuyentes han de concurrir cuanto antes a asentar las modificaciones en su vector fiscal (conjunto de obligaciones tributarias que tienen). Esto les permitirá garantizar el cumplimiento de su obligación tributaria a partir de enero, mes en que deben empezar a pagar por el nuevo régimen tributario.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.