ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Por estos días -y hasta el venidero 30 de septiembre- transcurre el proceso de seleccionar a más de 15 000 precandidatos a jueces legos entre trabajadores estatales y no estatales, campesinos, jubilados, federadas, cederistas y estudiantes universitarios.

Eso se está haciendo en asambleas en centros laborales, comunidades, cooperativas y organizaciones estudiantiles y de masas convocado por la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), los Comités de Defensa de la Revolución, la Federación Estudiantil Universitaria, la Asociación de Agricultores Pequeños y la Federación de Mujeres Cubanas.

El Decreto Ley 195 del año 1999, Reglamento para el proceso de selección y elección de los jueces legos de los tribunales populares, dispone que este último paso corresponde a las asambleas del Poder Popular del territorio donde estos van a ejercer su jurisdicción, a propuesta de las comisiones de selección de candidaturas creadas al efecto, las cuales están integradas por representantes de las organizaciones de masas y presididas por la CTC.

Quienes resulten elegidos como jueces legos para el próximo mandato 2011-2015, deberán reunir, entre otros, los siguientes requisitos: ser ciudadanos cubanos, mantener buena actitud ante la actividad laboral o de interés social que realicen, poseer un adecuado nivel educacional, condiciones morales y gozar de buen concepto público.

El procedimiento democrático de selección, propuesta y elección de jueces legos, y el ejercicio cotidiano de estos en los órganos de justicia junto a los jueces profesionales, en igualdad de derechos y deberes, ponen en práctica un mandato constitucional: La función de impartir justicia dimana del pueblo.

LOS JUECES LEGOS SON EL PUEBLO

Cualquiera afirmaría que sus vidas y profesiones nada tienen que ver con los quehaceres de un tribunal. Pero Ida Violeta, antigua jefa de brigada en un taller de confecciones textiles, hoy jubilada, y Rosialbis Galarraga, funcionaria del Sindicato Nacional de la Construcción, desde hace 25 y 10 años, respectivamente, participan activamente en la administración de justicia. Ellas son juezas legas.

En pleno ejercicio de sus funciones en el estrado, durante la celebración de una vista oral en el Tribunal Supremo Popular (TSP), las encontró Granma una mañana. Conocían las interioridades del caso, pues habían estudiado el expediente. Prestaban atención a cuanto allí se decía. Luego les tocaría deliberar sobre la responsabilidad del acusado o los derechos correspondientes a las partes en litigio, y tomar una decisión justa.

Ser jueza lega significa mucho para mí, estoy consciente de la contribución que brindamos con nuestras experiencias, dice Ida Violeta. "En mi trabajo siempre me apoyaron; ahora estoy jubilada, pero continúo en esta actividad y si me vuelven a elegir, seguiré. Nuestra labor es importante, representamos al pueblo en la administración de justicia", afirma.

Por su parte Rosialbis, como todo juez lego, es llamada a ejercer sus funciones un mes al año. "Al principio no sabía nada de esta actividad, me tuve que auxiliar de los más experimentados, pero con el tiempo he logrado dominio pues llevo 10 años trabajando en la Sala Penal del Tribunal Supremo. Además participamos en seminarios, en diferentes eventos, accedemos a la biblioteca, todo ello para incrementar nuestra preparación.

"Los jueces profesionales -rememora- siempre nos han dado la oportunidad de que nos estudiemos bien los expedientes y aclarar cualquier duda. Tenemos voz y voto en la decisión de los casos, en representación de nuestro pueblo, con los mismos derechos y deberes que ellos.

"Con bastante tiempo de antelación el tribunal envía una carta al centro de trabajo e informa el mes que nos corresponde ir y hasta ahora no he tenido problemas para que me liberen, aunque sabemos que hay administraciones que ponen trabas.

"Cuando concluyo el mes me dan una carta de reconocimiento que se lee en la asamblea de afiliados del Sindicato, en el núcleo del Partido y en las reuniones del CDR. Hasta algunas personas, como saben que soy jueza lega, se me han acercado pidiendo consejos de qué hacer ante determinado problema. Para mí ser jueza lega constituye un gran honor", asegura Rosialbis.

En alta estima tienen los magistrados la labor de los jueces legos. "La actividad que realizan es muy importante para la administración de justicia, sobre todo en un Estado socialista como el nuestro donde impera el sistema de justicia popular", destaca el licenciado Eulogio Alberto Roque Díaz, juez profesional de la Sala Penal del Tribunal Supremo Popular. "Ellos nos ayudan muchísimo, aportan sus experiencias y vivencias; sus criterios son siempre tenidos en cuenta con todo el respeto y la responsabilidad que implican".

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Norelys Chaviano Cruz dijo:

1

13 de marzo de 2017

13:39:40


Es muy bueno conocer de leyes y creo que cumpliendo con esa misión terminan siendo fieles estudiosos de las mismas. Nesecito me hagan llegar el correo del programa Alderecho, me gusta verlo cuando lo trasmiten, además tengo necesidad de consultarlos por asuntos con la ley bancaria.