ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El pasado 4 de febrero se puso en vigor el Decreto Ley 270, "De la seguridad social de los creadores de artes plásticas y aplicadas, musicales, literarios, de audiovisuales, y de la protección especial a los trabajadores asalariados del sector artístico".

La normativa jurídica es fruto de la necesidad de unificar las legislaciones hasta entonces vigentes, y de establecer un régimen especial de seguridad social ajustado a las condiciones específicas en que se desempeñan los trabajadores del sector y los hacedores de diversas manifestaciones artísticas, ampliando su cobertura.

El Decreto Ley distingue tres regímenes de seguridad social. El primero de ellos está referido a los autores de artes plásticas y aplicadas, a los musicales, literarios (comprenden a escritores, dramaturgos y guionistas) y a los de audiovisuales.

En esencia va dirigido a la protección del trabajador artístico ante la vejez, invalidez total o permanente y, en caso de muerte, protege a su familia, así como ante la maternidad.

El mencionado régimen se financia con la contribución de los creadores (8 por ciento del ingreso mensual convencional seleccionado por este a partir de una escala establecida), y la de la entidad comercializadora de las obras artísticas o la que representa al autor (12 por ciento de la suma de los ingresos mensuales convencionales seleccionados por este).

Para tener derecho a la pensión por edad -uno de los temas que aborda el Decreto Ley- dispone que las mujeres han de tener 60 o más años de edad y los hombres 65 o más; acreditar 30 años de contribución al régimen, y estar al día en el pago de las contribuciones a la seguridad social. La cuantía se fija en el 60 por ciento del ingreso mensual convencional y se abona a partir de la fecha de su solicitud.

¿Cómo afiliarse y contribuir al régimen? Estos son otros de los aspectos definidos en el Decreto Ley. Por ejemplo, los realizadores musicales y literarios formalizarán la afiliación a partir de la fecha de su inscripción en el Registro Nacional del Creador que les corresponda de acuerdo con las distintas manifestaciones artísticas, que obra en los institutos y consejos subordinados al Ministerio de Cultura y al Instituto Cubano de Radio y Televisión.

Tal Registro, según ordena la legislación, quedará constituido "dentro del término de los 180 días siguientes a la vigencia del presente Decreto Ley".

A partir del momento en que quede instituido, el creador contará con un plazo de 90 días hábiles para inscribirse. Para ello aportará los documentos que enumera la normativa jurídica, y recibirá un carné de afiliado. Este último es uno de los documentos que presentará ante la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) correspondiente a su domicilio, para efectuar el pago de la contribución al régimen especial.

OTROS REGÍMENES REGULADOS

El Decreto Ley también concede el derecho a una pensión por tiempo de servicios a los trabajadores asalariados, que se desempeñan en determinadas actividades artísticas para cuya realización se exigen particulares condiciones físicas e intelectuales.

Para obtener tal pensión se requiere que el trabajador, con independencia de la edad, acredite el tiempo de servicios. Por ejemplo: 15 años las bailarinas figurantes; 20 los bailarines, mimos, acróbatas, trapecistas, malabaristas, equilibristas, domadores de fieras e instrumentistas de viento; 25 los payasos, locutores, narradores comentaristas deportivos y percusionistas, entre otros; y 30 los actores.

La legislación dispone cómo determinar la cuantía de la pensión y qué ocurre cuando el pensionado se reincorpora al trabajo remunerado.

El tercer régimen va dirigido a la protección especial de los trabajadores asalariados contratados en cargos artísticos, técnicos y personal de apoyo vinculados directamente al artista o colectivo de artistas, cuya relación laboral se realiza a través de contratos por tiempo determinado o por obra.

Según establece el Decreto Ley, estos tienen derecho al disfrute de los beneficios en los términos y condiciones regulados por el régimen general de seguridad social y la legislación referida a la maternidad de la trabajadora cuando, sin encontrarse en activo servicio, su último contrato de trabajo se haya vencido en un periodo no mayor de un año, con anterioridad a determinadas circunstancias.

Estas son: producirse una enfermedad o lesión, arribar la trabajadora a las 34 semanas de embarazo, o 32 si es múltiple; cumplir los requisitos de edad y tiempo de servicios para la concesión de la pensión por edad; o determinarse su invalidez total.

En caso de fallecimiento del trabajador, genera derecho de pensión hacia sus familiares.

La última entidad con la que el trabajador mantuvo el contrato laboral es la responsable de hacer efectivo el ejercicio de estos derechos, así como de tramitar la solicitud de las pensiones.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.