ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Cuando escuchamos hablar de los notarios, habitualmente los asociamos con bodas. Pero la formalización de matrimonios es tan solo una de sus funciones.

Definido por la Ley de las Notarías Estatales como "funcionario público facultado para dar fe de los actos jurídicos extrajudiciales en los que por razón de su cargo interviene, de conformidad con lo establecido en la ley", este profesional del Derecho ejerce funciones con amplia trascendencia social.

Olga Lidia Pérez Díaz, directora de Notarías y Registros Civiles, del Ministerio de Justicia, asegura que estadísticamente los servicios más solicitados son las donaciones de inmuebles, los testamentos y los poderes especiales.

Uno de los documentos que más se autoriza, apunta, es la transmisión por vía hereditaria de bienes o derechos que constituyen propiedad personal. "La Constitución de la República reconoce y protege la propiedad personal sobre los ingresos y ahorros procedentes del trabajo, sobre la vivienda que se posea con justo título de dominio y los demás bienes que sirven para satisfacer necesidades materiales y culturales del individuo".

Son frecuentes los testamentos, en los que el individuo dispone del destino de sus bienes, derechos y acciones para después de su muerte. También las donaciones de viviendas y los poderes especiales, a partir de la cantidad de cooperantes cubanos en el exterior, quienes nombran a otras personas para que los representen en la realización de determinados actos.

El notario, subraya, tiene otra importante labor: asesorar a las personas naturales o jurídicas, a quienes instruye sobre sus derechos y los medios legales para el logro de sus fines, esclarece las dudas y advierte del alcance de sus actos y de las manifestaciones formuladas en el documento notarial.

Actualmente 434 notarios (83 por ciento mujeres) trabajan en 241 notarías ubicadas en todas las provincias y en el municipio especial de la Isla de la Juventud, y extienden sus labores a 33 poblados, incluidos los del Plan Turquino Manatí. Para ubicar cada unidad notarial se han tenido en cuenta factores como la densidad poblacional, las características del territorio, su desarrollo desde el punto de vista empresarial y la demanda de servicios legales.

¿LIMITACIONES EN EL SERVICIO?

Quien necesite un servicio notarial puede acudir a cualquiera de nuestras unidades, aunque no sea la del territorio donde reside, precisa Olga Lidia. En caso de que presente alguna discapacidad o le hayan ingresado en un centro hospitalario, entonces el notario puede ir al lugar donde se encuentre para prestar el servicio requerido, siempre que esté ubicado dentro de la demarcación territorial indicada en su nombramiento.

Sin embargo, apunta la directora, en nuestra labor "tenemos debilidades relacionadas con la calidad, las cuales transitan por el tema de las condiciones constructivas de los locales, privacidad, ventilación e iluminación insuficientes, mobiliarios inadecuados.

"Estamos realizando un estudio dirigido a determinar si es suficiente la cantidad de notarios para responder la creciente demanda. Analizamos la 'productividad', el aprovechamiento de la jornada laboral, la utilización de todas las potencialidades, o si debemos acometer una redistribución, pues a veces concentramos el personal en una unidad y eso genera aglomeración de personas. Esto último está motivado por la escasez de locales, fundamentalmente en La Ciudad de La Habana. En otras provincias hemos logrado eliminar las colas y la entrega de turnos.

"Una de las debilidades identificadas es que en algunos lugares se limita la cantidad de personas a atender. El notario ha de tener tiempo para valorar y calificar la situación planteada y la documentación, y responder adecuadamente, acorde con la Ley".

En opinión de Olga Lidia, el cuerpo notarial está muy bien preparado. "La cantidad de escrituras anuladas por los tribunales es ínfima, lo cual indica que los documentos que autorizamos tienen la calidad requerida desde el punto de vista técnico jurídico".

Entre las medidas adoptadas para prestar un mejor servicio, comenta la especialista, están la redistribución de los notarios a partir de los locales habilitados en las provincias, y potenciar las labores en el horario extendido (según las características del territorio; en La Ciudad de La Habana son los lunes y miércoles hasta las 7:00 p.m.) "No amparamos la entrega de turnos. La orientación consiste en atender a todo el que acuda a la unidad notarial".

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.