ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Por estos días, miles de jóvenes egresados de las enseñanzas superior y técnica profesional inician su vida laboral. Paralelamente comienzan a cumplir el Servicio Social: deber elemental de quienes alcanzan tales conocimientos de ponerlos al servicio de la sociedad que contribuyó a su formación, y hacerlo de acuerdo con los planes y prioridades de desarrollo del país.

La Ley 1254 de 1973, "Del Servicio Social", y su Reglamento, contenido en el Decreto 3771 de 1974, disponen que esta importante etapa tiene una duración de tres años y podrá combinarse con el Servicio Militar Activo, de modo que la suma de ambos complete dicho término. Además, se prestará en el lugar y cargo al que sea destinado el graduado.

ASIGNACIONES Y TRASLADOS

Los organismos que reciban titulados los ubicarán teniendo en cuenta sus condiciones personales, entre ellas: evaluación de su vida escolar, sugerencias del centro de estudios, y limitaciones físicas o familiares que pudieran presentarse con carácter transitorio o permanente.

El empleador deberá ocuparlos en cargos de la producción, los servicios o la docencia que se correspondan con los estudios cursados, y en tareas donde puedan ofrecer el mayor rendimiento. Para su mejor desempeño deberá preparar un plan de adiestramiento, y situarlos en lugares donde sea posible el intercambio de conocimientos y la colaboración recíproca con trabajadores de mayor experiencia.

Solo cuando sea imprescindible pueden utilizarse los servicios de los graduados en cargos distintos a los de su especialidad, siempre que estos estén dentro del campo de la carrera cursada, aunque no se correspondan con exactitud a los específicos de su profesión. Tal excepción podrá ser dispuesta únicamente por el jefe superior del organismo correspondiente.

Las legislaciones mencionadas establecen también que por razones de necesidad de la producción o los servicios, los graduados podrán ser trasladados de centro laboral dentro del mismo organismo.

Para trasladarlos a otro organismo estatal será necesaria la autorización del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Si el graduado muestra inconformidad con el puesto otorgado, puede solicitar la revocación ante el superior jerárquico del funcionario que lo ubicó, dentro del término de cinco días hábiles siguientes a su notificación. De denegarse la solicitud, podrá instar ante el jefe superior del organismo al que fue asignado.

Solo se realizarán cambios de la ubicación dada en casos excepcionales, siempre a solicitud del organismo al cual pertenece la entidad laboral a la que se le envía el titulado.

DERECHOS Y DEBERES

Durante la prestación del Servicio Social, los egresados tendrán todos los derechos y deberes concernientes a su condición de trabajadores, entre ellos: vacaciones, medios de protección, sistema de estimulación en correspondencia con sus ingresos y cumplimiento de la disciplina laboral.

Podrán, además, recibir cursos de postgrado si reúnen los requisitos para ello, ajustándose a la modalidad de trabajo-estudio.

Será obligación de las entidades asegurar, por el tiempo que dure el Servicio, las necesarias condiciones de vida y alojamiento de aquellos que residan en localidades diferentes a las de su centro laboral.

SI NO PRESTAN EL SERVICIO SOCIAL...

Quienes se nieguen a prestar el Servicio Social o no acepten realizarlo en los lugares asignados, sin causas debidamente justificadas, serán inhabilitados por un periodo de tres años para el ejercicio profesional. Mientras dure ese término podrán solicitar su suspensión e incorporarse a cumplir tal deber.

La ubicación de los inhabilitados como trabajadores, se hará en tareas de la producción que no correspondan al cargo ni a la responsabilidad del ejercicio profesional.

Aquellos que no se incorporen al Servicio Social por causas justificadas, deberán hacerlo en el momento en que estas cesen. En cuanto esto ocurra empezarán a decursar los tres años correspondientes.

Como parte de su política de empleo el Estado garantiza una ubicación laboral para cada graduado. Sin embargo, aún se dan casos de jóvenes que no se presentan o las abandonan, y de entidades que no les brindan la orientación y el tratamiento adecuados acerca de cómo desarrollar los periodos de Servicio Social y de adiestramiento.

Las legislaciones al respecto existen. Urge explicarlas en las aulas, donde hoy estudian los futuros trabajadores. Y aplicarlas cabalmente en los centros laborales, ante la necesidad impostergable de utilizar plenamente la fuerza técnica, científica y profesional con que cuenta el país, en pos de hacer viable su desarrollo social y económico.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.