ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Julio Martínez Molina

A pasar de la insatisfacción con la ciencia que se engaveta, a la verdadera innovación que se vea en la mesa de las familias cubanas, urgió el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante la clausura del primer taller La producción de alimentos con más ciencia.

Fortalecer los encadenamientos productivos entre la agricultura y la industria alimentaria, desempolvar y actualizar las investigaciones que se han hecho en Cuba en materia de alimentos, y lograr un adecuado balance entre lo que se produce por la vía estatal y la no estatal, fueron líneas de acción destacadas por el Jefe de Estado, según reseñó la página web oficial de la Presidencia.

Lo importante, dijo, es que haya muchos productores y que los alimentos lleguen a nuestro pueblo, sin trabas ni demasiados intermediarios que multipliquen los precios.

Díaz-Canel rechazó la mentalidad importadora que acomoda y frena la iniciativa y la creatividad, y que se expresa, por ejemplo, en el desarrollo de bioproductos, que se fue postergando con la importación de fertilizantes; la producción de pienso animal, por la cual hoy se erogan altas sumas; y la producción de pollos, alimento que se importa totalmente en el país. En todos estos casos ya se asumen alternativas.

Las importaciones de alimentos –de los que una gran parte puede producirse en los campos de la Isla– cuestan a la economía cubana más de 2 000 millones de dólares al año.

El mandatario destacó la vinculación entre los polos científicos y los productivos, para aplicar en estos últimos toda la ciencia posible que permita aumentar las producciones. También subrayó lo alcanzado por productores cubanos en cultivos como el arroz y los frijoles, que ha permitido sustituir buena parte de las importaciones. De la misma manera, ponderó la producción de miel de abejas.

 

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Ricardo dijo:

1

10 de junio de 2019

08:05:36


Para cumplir el propósito de producir más alimentos en Cuba, considero importante la idea de mirar más a lo que se hace en los grandes polos científicos, pero el terreno donde se decide este crucial juego esta en los territorios, en los municipios. es por eso que sugiero no dejar de mirar también a los humildes Centros Universitarios Municipales (CUM) que aunque en muchos no hay grandes cientificos, si hay personal que sebe trabajar en equipo, utilizar las alianzas creadas en todos estos años, que conocen las necesidades territoriales y sobre todo que tienen un gran compromiso con el municipio y su gente.

Fermín Manuel Fornaris Campa dijo:

2

10 de junio de 2019

12:49:04


Los aborígenes cubanos comían casabe, y los primeros colonizadores también. Nos acostumbramos a comer pan de trigo importado, a pesar de que hay una variedad cubana de Trigo. Es hora de no importar mas trigo y cosecharlo en Cuba y agregarle a la harina de trigo la de yuca y otras viandas y frijoles. El gusto cambia según las necesidades.

Milian Rodriguez-Lima dijo:

3

11 de junio de 2019

05:49:29


Muy estimado Ricardo coincido con usted los grandes centros científicos están lejos de la realidad en el contexto rural, aunque existen buenos ejemplos de extencionismo como es el caso de Indio Hatuey en Matanzas, las universidades sedes en provincia tampoco están cerca de los productores. Los que están y de seguro lo estarán son los CUM y el de Aguada de Pasajeros, Cienfuegos es un buen ejemplo de lo que se puede hacer en materia de socialización del conocimiento. Milian Rodríguez-Lima El más sagüero de los cienfuegueros