ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El problema de la grúa Vigán aún no ha podido resolverse porque la turbina recibida tenía el eje virado. Foto: Eduardo Palomares

SANTIAGO DE CUBA.–Una consecuente respuesta a la indicación realizada por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, en el IX Pleno del Comité Central del Partido, de enfrentar los problemas con el ánimo de resolverlos siempre, buscar alternativas ante las dificultades y no quedarse de brazos cruzados, impera en la unidad empresarial de base Cereales Frank País.

Con sus dos molinos de trigo seriamente deteriorados a causa de la intensa explotación y la carencia, por el atraso en los arribos, de piezas y agregados de repuesto, para el colectivo santiaguero no hay otra alternativa en el empeño de asegurar tanto la harina de las provincias de Guantánamo, Granma y Santiago de Cuba, como los volúmenes adicionales asignados a Holguín y Las Tunas.

Aún por debajo de su capacidad y de la demanda real, la entidad debía producir diariamente 379 toneladas del alimento, pero las serias afectaciones tecnológicas apenas le permiten alcanzar entre 300 y 320; que igualmente distan de la eficiencia fabril requerida y de la mayor calidad, pues si bien cien toneladas del cereal deben aportar 74 de harina, actualmente solo reportan 68 toneladas.

La crítica situación obedece a problemas objetivos en los sistemas de extracción del trigo de los barcos y la limpieza del cereal, en cadenas transportadoras, motores correas, cernidoras y demás aspectos claves en ambas líneas del proceso industrial; pero lejos de paralizarlas y aguardar por los recursos, el personal técnico demuestra su apego a la máxima de Raúl.

A diferencia de necesidades reales se han recibido motores nuevos que por sus dimensiones jamás podrán utilizarse en la industria. Foto: Eduardo Palomares

LOS HOMBRES DE OVEROL AZUL

Identificado plenamente con la incidencia de la industria no solo en la alimentación de la población, sino también por tributar materia prima a cientos de miles de trabajadores de los sectores estatal y por cuenta propia, su director, Waldis González Peinado, valora altamente las 54 soluciones aprobadas en el más reciente fórum de ciencia y técnica.

No obstante el complejo banco de problemas, el optimismo crece al aparecer en la oficina los electricistas Leybis Hierrezuelo Caballero y Sergio Cayar Hadfeg, los mecánicos Juan Carlos Fernández Quiala y Jorge Herrera Mayeta, jefes de brigada, especialistas en mantenimiento y otros hombres enfundados en overoles azules.

«Yo creo que el carro asignado al director ya sabe dónde vivo –dice sonriente Hierrezuelo Caballero–, porque a cualquier hora que pasa algo estamos de vuelta, como sucedió hace unos días al quemarse un motor eléctrico que no tiene repuesto. Al rato de haber llegado a la casa me fue a recoger y junto a Sergio estuvimos 11 horas hasta volver a enrollarlo y restablecer el flujo productivo».

Algunos piden a Fernández Quiala que cuente lo que él y Jorge Herrera hicieron con la cernidora de la línea Trigo-2, y sin ánimo de protagonismo resume que ya la había desechado el tecnólogo italiano, pero como no había una mejor, maquinaron una plancha de acero de 12 milímetros, montaron los rodamientos y luego de los ajustes pertinentes volvieron a instalarla hasta hoy.

Muchas motivaciones más atesoran quienes jamás esperan al siguiente día para resolver una avería, y si bien es cierto que han recibido algunos repuestos, también lo es que lejos del simple cambio, generalmente tienen que ingeniárselas en las adaptaciones requeridas, pues hasta han llegado motores que por sus dimensiones físicas nunca podrían utilizar.

Sobre casos similares, el jefe de la terminal de descarga, Herlin Isaac Martín, señala que para resolver la disminución del régimen de extracción del trigo presentado por la grúa de succión Vigán se recibió una turbina de uso; pero al tener el eje virado fue necesario hacer varios, y darles el tratamiento exigido, para en la primera oportunidad parar la descarga y poder cambiar la turbina.

Lejos de transitar por almacenes la harina es enviada directamente del molino a sus destinos. Foto: Eduardo Palomares

MEJORÍA AVISORADA

Si bien toda afectación pone a prueba al personal, mucho peor resultan al coincidir con inclemencias del tiempo que implican el cierre de las bodegas y la parada de la descarga, así como con términos de descarga de buques, pues al carecerse de un pequeño cargador mecánico para amontonar el trigo residual a succionar, se impone hacerlo manualmente con palas en la bodega.

Tan tensas jornadas se vivieron en esos días en que la cobertura de harina era de unas 24 horas en las propias panaderías. Sin embargo, en consideración de González Peinado, a inicios de este mes debe mejorar la estabilidad productiva y junto a ella la distribución hacia los diferentes destinos y la reserva de trigo en silos del propio centro, lo cual eleva la respuesta industrial.

Así lo avizora un barco descargando 11 000  toneladas de trigo, otro en arribo programado, y la determinación de mejorar la cobertura de harina para el pan normado de la población, los derivados cárnicos de la canasta básica, y otros destinos priorizados.

Expresión de esa ligera mejoría, y como una contribución a las provincias de Holguín y Las Tunas, cuyo abastecimiento corre a cargo de la unidad empresarial de Cienfuegos, por encima del compromiso fijado con la primera que asciende a 1 987 toneladas de harina, se han enviado otras 1 900 toneladas, mientras que a la segunda se han entregado adicionalmente 192 toneladas.

Un vuelco mucho más favorable se espera a partir de junio, toda vez que la inversión millonaria realizada por la empresa nacional prevé la llegada en esa fecha de importantes recursos, que beneficiarán sistemas claves del proceso industrial, frenarán el acelerado deterioro tecnológico y permitirán cumplir los plazos del mantenimiento técnico programado.

Mientras, González Peinado asegura que el colectivo no desmayará en ese sagrado compromiso con la población y la dirección del país de cubrir la demanda de harina planificada, y lograr a su vez los niveles de eficiencia económica y calidad que tradicionalmente han caracterizado al molino Frank País.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

José González dijo:

6

7 de mayo de 2019

20:46:05


Ese eje flextado me recuerda el de la central eléctrica Máximo Gómez creo, que provocó serias afectaciones al sistema eléctrico nacional, como se expresó antes, si fue por la mala contratación, a estas alturas, no debió dejarse pasar. Lo otro es lo de los motores fuera de las dimensiones, quién fue el negociador de esa compra, quién fue el que tuvo la "suerte" de viajar y hacer la contratación de esos motores sin tener en cuenta la.neceaidad, será la continuidad de las barredoras de nieve? El reporte está bien por el sacrificio de los trabajadores de mantenimiento, que resaltan sus esfuerzos y dedicación, pero cuánto de las malas políticas en el mantenimiento planificado se han incumplido, malas inversiones, etc. Decir que no se cuenta con un cargador que permita humanizar el trabajo de los hombres que bajan a la bodega y recogen el cereal para succionarlo. Creo debe irse más allá en noticias co.o está, una cosa es el esfuerzo de un colectivo de trabajadores y la otra es el incumplimiento de normas técnicas, atención al hombre, proceso impresionista, etc.