ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
I Pleno de la Direccion Nacional de los CDR, Ernesto Corbo funcionario del PCC entrega diploma de vanguardia a la provincia de Pinar del Rio. Foto: Ismael Batista
I Pleno de la Direccion Nacional de los CDR Foto: Ismael Batista

Perfeccionar la captación y capacitación de cuadros profesionales de la mayor organización de masas de Cuba, así como cuidar desde el barrio la sociedad que construimos y preservarla de males sociales como la prostitución, el proxenetismo y el tráfico-consumo de drogas, fueron los dos grandes temas debatidos en el primer Pleno de la Dirección Nacional de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

Carlos Rafael Miranda Martínez, miembro del Consejo de Estado y coordinador nacional de los CDR, señaló la importancia del trabajo con la reserva de cuadros en virtud de garantizar el funcionamiento pleno de las estructuras de base, y exhortó a perfeccionar los criterios de selección del personal escogido para ingresar en las escuelas provinciales del Partido en aras de resolver los problemas de plantilla que presenta hoy la organización.

El encuentro, que contó con la presencia de Ernesto Corvo Vizcaíno, funcionario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, estuvo matizado por las experiencias de coordinadores municipales cuyos territorios figuran entre los deficitarios en cuanto a personal de dirección a distintos niveles, así como por las iniciativas y métodos que estos ingenian para solventarlo.

Según Betty Oria González, vicecoordinadora nacional, la plantilla general de los CDR, hasta el mes de febrero, se encontraba cubierta al 86,2 %, de modo que las provincias más afectadas son Camagüey, Villa Clara, Mayabeque y Sancti Spíritus.

La Dirección Nacional de los CDR se ha trazado por tanto una estrategia, que va desde el acercamiento a la cantera de los destacamentos juveniles 9 Congreso en los municipios, la atención diferenciada a las provincias con mayor déficit de cuadros por parte del Secretariado Ejecutivo Nacional, y la preparación en la Escuela del Partido Ñico López de los coordinadores municipales de nueva promoción, entre otras.

Un punto importante del debate fue el dedicado a evaluar el papel de la organización en el barrio, como un eslabón esencial en la preservación de la tranquilidad ciudadana y para evitar las conductas de indisciplinas sociales, ilegalidades y delitos que dañan la sociedad que queremos construir. Es en el CDR donde se conoce a los miembros de la comunidad y se puede accionar para prevenir, mediante el consejo, la orientación, la ayuda, pero también con una mayor vigilancia.

La prostitución, el proxenetismo y el tráfico-consumo de drogas son males sociales ante los que se debe estar atentos, pues dan muchas señales que permiten definir el mejor modo de actuar en beneficio de la persona y la sociedad. Hay quien precisa orientación para seguir estudios, encontrar trabajo, recibir tratamiento médico y sicológico, y todo ello es posible atenderlo desde la organización; como también el enfrentamiento a los delitos.

En este sentido en el Pleno se suscribió la necesidad de incrementar la vigilancia en los barrios, dado el aumento de los índices de delitos que afectan a la comunidad, cuyo balance –según Julia Durruthy Molina, miembro del Secretariado Nacional– en 2018 fue de 752 hechos más que en 2017, y que para el cierre de febrero ascendió en 18 con respecto a igual periodo del año anterior.

Los CDR, sin embargo, no hemos estado cruzados de brazos frente a ese panorama, dijo la funcionaria, sino que desde la dirección nacional se organizaron, en conjunto con la Policía Nacional Revolucionaria, varios recorridos nocturnos en las zonas más vulnerables; además, se desarrollaron barrio-debates en localidades proclives a la ocurrencia de delitos, así como se han celebrado actos de restitución de bienes en La Habana, Guantánamo y Camagüey.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.