ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Los parlamentarios llamaron la atención sobre el hecho de que gran parte de los trabajadores no cuenta con los medios de protección adecuados para realizar sus labores. Foto: Dunia Álvarez Palacios

Los servicios comunales atañen a diversos sectores de nuestra economía y de nuestra vida en sociedad. Su funcionamiento incide directamente en la calidad de vida de la población, de ahí que constituya siempre tema de acalorados debates sea cual sea el escenario donde se presente. En ocasión del reciente trabajo en comisiones previo a la Tercera sesión extraordinaria de la IX Legislatura del Parlamento cubano, este apartado suscitó multiplicidad de opiniones, avaladas por la sensibilidad que suponen los tópicos de este ramo, así como por la cantidad y variedad de cuestiones que abarca su análisis.

Como mediadora del diálogo, Mildrey Granadillo De La Torre, subtitular del Ministerio de Economía y Planificación (MEP), respondió a las inquietudes más generales respecto a los servicios, luego de resumir los principales asuntos de esta plural actividad en la comisión de Salud y Deporte de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Con relación a la disponibilidad técnica para ofrecer los servicios de recogida de desechos sólidos, fundamentalmente, la Viceministra explicó que durante el pasado año las importaciones se comportaron al 62 %, y se logró el arribo de 14 camiones amparillo, 20 camiones colectores y 15 tractores.

Además, la situación en la capital se vio aliviada con la donación japonesa de 24 camiones colectores, cuya distribución en los municipios de Playa (7), Plaza (6), Centro Habana (4) y La Habana Vieja (3), así como en la Unidad Provincial de Higiene (4), motivó la intervención del diputado Rolando Aceval, quien propuso que se tuvieran en cuenta los municipios periféricos de la capital, donde los niveles de acumulación de basura superan a los antes mencionados.

Por su parte, Alexis Lorente Jiménez, diputado por Sancti Spíritus, abogó por la reinserción del cuerpo de inspectores de Comunales –aspecto que devino acuerdo en la comisión– y enfatizó en la necesidad de reconocerles el trabajo a los hombres y mujeres con los que cuenta este sector.

«Comunales asume un grupo de tareas que le son de imposible gestión: responde por el alumbrado público, por los parques –y creo que debemos retomar los guardaparques–; responde también por los viales internos de una comunidad alejada del municipio cabecera, entre muchas otras cosas», dijo.

«Entonces –continuó–, se convierte Comunales en un saco donde todo cabe, factor que atenta contra la legalidad, contra el seguimiento al control de los recursos, y que pone en riesgo una estructura que es determinante en nuestra sociedad».

Tanto Lorente Jiménez como otros diputados retomaron una idea ya formulada en otras ocasiones: la solicitud de que los servicios comunales, por el amplio espectro de actividades que comprende, pasara a ser un organismo independiente, ya que la labor del mep con relación a su gestión es eminentemente metodológica y está encaminada a coordinar y conciliar las importaciones inherentes a sus servicios.

Los parlamentarios llamaron la atención también sobre el hecho de que gran parte de los trabajadores del ramo no cuenta con los medios de protección adecuados para realizar sus labores. A propósito, la Viceministra alegó que esta situación no tiene que ver con un problema de financiamiento, sino de escasez de estos productos en los mercados mayoristas destinados para su venta. Asimismo, la directiva explicó que el de los medios de protección sería un tema a debatir en el Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, a celebrarse próximamente.

De igual forma, varios diputados plantearon la necesidad de optimizar el reciclaje de la basura colectada, subdividiendo los contenedores por tipo de desechos: orgánicos, plásticos, metal y vidrio. Al respecto, la diputada Mariela Castro Espín propuso también alguna alternativa para apoyar con materias primas la producción de fábricas como la de vidrio soplado radicada en La Lisa.

Granadillo De La Torre señaló con relación a la división de los desechos, que está concebido para el Ministerio de Industrias la instauración de una Organización Superior de Dirección Empresarial (OSDE), que será la encargada de seleccionar y procesar la basura para el reciclaje.

Sin embargo, hoy la realidad de los servicios comunales está lejos de tales propuestas, perfectamente atinadas y urgentes. A juzgar por el informe presentado en la comisión, todavía persisten dificultades tanto en la recogida (falta de contenedores) como en el tratamiento que se les da a los desechos una vez en los vertederos.

Varios fueron los resultados negativos que arrojó el balance de la actividad para 2018. Entre ellos se destacan desde el mal uso en la explotación de los equipamientos, hasta acciones vandálicas por parte de los llamados buzos, o el mal actuar de personas que rompen las cercas para dejar entrar animales en el perímetro destinado a la basura.

El análisis de la actividad igualmente dedicó tiempo al delicado tema de los servicios necrológicos, que suscitó varias intervenciones. Los parlamentarios sostuvieron la necesidad de divulgar las peculiaridades de los servicios crematorios, en detrimento de las especulaciones existentes con los precios de estos, y como respuesta a la situación crítica que presentan la mayoría de los cementerios de todo el país.

Aun cuando se trata de una decisión personal o familiar, los participantes en el debate coincidieron en que se deben continuar buscando alternativas para aliviar no solo la situación que atraviesan los camposantos cubanos, en su mayoría sin posibilidad de ampliación o colapsados; sino también las ventajas de la cremación, incluso, desde el punto de vista ecológico y por tanto para la salud de la sociedad, todo ello con la mayor sensibilidad posible.

Paralelo a ello se debe trabajar en ampliar el servicio de los crematorios, pues actualmente resulta insuficiente para la demanda existente.

De acuerdo con la Viceministra, en el país existían, hacia finales de 2018, un total de 12 incineradores, de los cuales cuatro están ubicados en la capital y el resto distribuidos a razón de uno por provincia en los siguientes territorios: Mayabeque, Matanzas, Villa Clara, Ciego de Ávila, Camagüey, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo.

Precisiones

Los vertederos se clasifican en: Relleno sanitario convencional: construcción de trincheras o celdas para depositar los residuos sólidos que son tapados diariamente con una capa de tierra o arcilla de no menos de 30 cm de espesor.

Relleno sanitario manual: aplicable en áreas de hasta 20 000 habitantes y su explotación puede ser con previa construcción de trincheras o sin ellas; los desechos son tapados con tierra o arcilla sin necesidad de maquinarias.

Cielo abierto: sitios de vertimiento que no reciben un tratamiento sistemático a los residuos depositados.

Existen, además, 190 centros de procesamiento de residuos urbanos.

Foto: Granma
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

El micho dijo:

1

15 de abril de 2019

22:09:30


Con tantos ing automáticos graduados en nuestras universidades, es muy complicado ponerle a esos tractores un gancho, grúa o algo parecido??. Muchas veces se rompen más contenedores por "tumbarlos" para vaciarlos que por vandalismo o indisciplinas.

Alex Michel dijo:

2

15 de abril de 2019

23:27:09


Los parlamentarios del Estado llamaron la atención de que grand parte de los trabajadores no cuentan con los medios de trabajo adecuados para realizar sus labores? No entiendo, Parlamentarios... bla bla bla, ustedes representan al Estado, entonces paren el bla bla bla y denle los medios de trabajo adecuados a esos trabajadores Y los medios de trabajo pa'cuándo?

Jge Respondió:


17 de abril de 2019

21:38:49

Es solo observar la imagen para darse cuenta cómo trabajan esos hombres, sin guantes, sin ropas apropiadas. En Las Tunas, tanto mujeres como hombres que trabajan en la limpieza de las calles, usan unos cachivaches, (sí, cachivaches porque no se les puede dar otro nombre), inventos hechos por ellos mismos para transportar lo que recogen. En la ciudad hay una fábrica de estructuras metálicas que pienso que con solo levantar un teléfono por algún cuadro, se pueda, con los recortes, hacer unos carritos que por lo menos alivien la fuerte tarea que es recorrer las calles cargando basura. Qué falta? Pienso que verdadera voluntad de facilitar el trabajo de esos campeones de las escobas y palas. También nuestra parte como sociedad ser más cuidadosos y ver dónde debemos depositar los desechos. Saludos

Antonio Vera Blanco dijo:

3

16 de abril de 2019

00:51:04


Precisión: La Habana no cuenta con ningún relleno sanitario. El relleno sanitario manual no existe. Un relleno sanitario es algo más que basura tapada.

Antonio Vera Blanco dijo:

4

16 de abril de 2019

01:01:09


El crematorio se ha convertido en un negocio lucrativo, hay que revisar el protocolo. Hay poca seguridad de que las cenizas entregadas sean del mismo cuerpo del fallecido allegado.

Antonio Vera Blanco dijo:

5

16 de abril de 2019

01:07:49


No se han fijado que el CITMA no es propietario: ni de los recursos naturales que protege, ni del reciclaje, ni de tratamientos de desechos o residuales.

Jorge Enrique Ross Hechavarria Respondió:


17 de abril de 2019

13:42:47

Los municipios perifericos siempre reciben una atención prejuiciada. Actualmente, con excepción de Centro Habana los municipios que van a recibir los carros recogedores de basura son los más limpios y los que menos aglomeración tienen de las mismas, (es verdad que son las caras visibles para el visitante foraneo y fundamentalmente para el turismo..., pero debe primar ma máxima de que se debe atender primero al más necesitado). Ahora entiendo por qué cada vez que se promueve un cuaddro, inmediatamente su residencia cambia hacia esos lugares, y es que al resto de los municipios les toca esperar por las calendas griegas.