ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Vilma actuaba de forma inteligente, serena, reflexiva, pero con gran valentía y asumía cada vez más responsabilidades. Foto: Archivo

Nos hicimos muy amigas porque pensábamos igual en muchas cosas. Pensábamos que las personas valían por sus valores, no por la posición económica y social que tuvieran. A ella no le gustaban las banalidades, las mentiras. Por eso yo creo que después fue tan revolucionaria, porque reunía en ella muchas cualidades.
Eso nos unió mucho.

Le gustaba estudiar; era muy estudiosa. Cogió la carrera de ingeniería porque en el programa había una gran carga de Matemática; disfrutaba resolver problemas. Tenía una voz espléndida; era solista de la coral universitaria. Pero le gustaba también el deporte: era la jefa del grupo de voleibolistas de la universidad.
Ella se convirtió en un ejemplo, en un modelo para sus compañeros. Alegre, le gustaba el ballet, y al mismo tiempo el carnaval. Humana, sincera, así fue hasta el final.

Vilma estuvo desde el inicio en la directiva del movimiento creado por Frank, Acción Revolucionaria de Oriente. Y cuando él tuvo también la claridad de identificar a Fidel como jefe y puso a disposición de este y del Movimiento 26 de Julio su organización y su talento, ella también lo siguió. No escatimó nada, aun a riesgo de su vida. Actuaba de forma inteligente, serena, reflexiva, pero con gran valentía y asumía cada vez más responsabilidades.

En realidad ella no había sufrido los prejuicios que existían contra la ­mujer y las limitaciones de derechos de la época. Nuestras familias nos educaron de un modo diferente: respaldando nuestras decisiones, respetándolas. En el proceso de integración de las organizaciones femeninas fue que ella comenzó a entender en toda su magnitud el fenómeno, la necesidad de la emancipación y el papel que de­sempeñaba la mujer en la Revolución.

Esas mujeres que por patriotismo contribuyeron con sus acciones a derrocar la tiranía, ahora no podían verse igual que antes al interior del hogar. Tenían también mucho que aportar en la nueva etapa.
La personalidad de Vilma y el apoyo de Fidel fueron determinantes en la lucha por los derechos de la mujer, en ayudar a comprender que la mujer debía ocupar su lugar en la sociedad, dejar atrás el machismo.

La batalla porque la mujer pudiera desempeñar las mismas labores que los hombres fue dura, y ella la enfrentó y la ganó. También luchó mucho por la protección de los niños, la creación de los círculos infantiles, la licencia de maternidad. Siempre minuciosa, de detalles, y de cosas grandes, porque para ella no había cosas pequeñas, todo lo que importaba era si afectaba o beneficiaba a la mujer.

Precisiones

Una ofrenda floral en homenaje a los 89 años del natalicio de la heroína del llano y la Sierra, Vilma Espín Guillois, fue colocada por estudiantes de la Escuela Militar Camilo Cienfuegos de Santiago de Cuba en la roca monumento que la eterniza en el Mausoleo a los héroes y mártires del ii Frente Oriental Frank País.

Teresa Amarelle Boué, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido, integrante del Consejo de Estado y secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas, encabezó el tributo del pueblo de la localidad.

Fuente: Fragmentos de entrevista ofrecida a Granma en 2015

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.