ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Brigadas constructoras locales y de toda la provincia laboran en la restauración de los sitios más emblemáticos del histórico poblado. Foto: del autor

Guáimaro, Camagüey.–Siglo y medio después, este poblado es otro y el mismo a la vez: otra su fisonomía, matizada con sutiles toques contemporáneos; similar, la hidalguía y el honor de su gente, habituada a no dejarse vencer por el pesimismo y la incertidumbre ni en los momentos más difíciles y complejos.

Aquella casi desconocida comarca de la geografía cubana en la segunda mitad del siglo XIX saltó a la inmortalidad, y se hizo célebre, al convertirse en referencia obligada cuando de principios y maneras de conducir los destinos de la Patria se trata, por encima de visiones contrapuestas y desavenencias personales.

En el espacioso salón donde hace 150 años tuvo lugar la Asamblea de Guáimaro, hoy recién restaurado museo, parecen escucharse con similar vehemencia los argumentos y las propuestas de los delegados provenientes de las tres regiones incorporadas entonces a la guerra contra la metrópoli española.

Pueblo hospitalario y laborioso, Guáimaro se apresta a conmemorar la fecha patria con nuevas realizaciones productivas. Foto: Miguel Febles Hernández

Orientales, camagüeyanos y villareños, aún sin la experiencia política necesaria para afrontar asuntos de tamaña envergadura, supieron, en medio de enconados debates y no pocos desacuerdos, encontrar el justo medio que limara asperezas y abriera el camino hacia el objetivo supremo: la independencia de la Cuba amada.

Bien lo supo valorar José Martí, quien 23 años después del histórico suceso escribiría en el periódico Patria: «Más bella es la naturaleza cuando la luz del mundo crece con la de la libertad (…). Guáimaro libre nunca estuvo más hermosa que en los días en que iba a entrar en la gloria y en el sacrificio».

***

En aquel pequeño poblado de gente hospitalaria y laboriosa, al decir del Héroe Nacional, «entraba la revolución en la república», una república que sancionó una constitución fundacional y nombró un gobierno de los cubanos y para los cubanos en acto inaugural de una auténtica tradición democrática entre las fuerzas patrióticas.

Fue también en sus predios, en medio de un ambiente colmado de proyectos emancipadores, quizá como colofón de tantas emociones acumuladas, donde Ana Betancourt sorprendió a muchos con un vibrante discurso en el que defendió los derechos de la mujer y exigió se le permitiera luchar por la libertad de Cuba.
Transcurrido un mes apenas del revuelo provocado por las huestes libertarias en su afán unitario y ante la posibilidad de caer Guáimaro en manos de las fuerzas españolas, sus pobladores decidieron incendiarlo para «salvar del enemigo, por el fuego, al pueblo sagrado, y darle ruinas donde esperaba fortalezas».

Cerca del poblado de Palo Seco, a ocho kilómetros de Guáimaro, se ubica la cantera que aporta el balasto necesario para el programa del ferrocarril en Cuba. Foto: Miguel Febles Hernández

Al evocar un acto tan sublime y aleccionador, el Apóstol de la independencia cubana anotaba emocionado:
«Ni las madres lloraron, ni los hombres vacilaron, ni el flojo corazón se puso a ver cómo caían aquellos cedros y caobas. Con sus manos prendieron la corona de hogueras a la santa ciudad, y cuando cerró la noche, se reflejaba en el cielo el sacrificio. Ardía, rugía, silbaba el fuego grande y puro; en la casa de la Constitución ardía más alto y bello».

De las cenizas y la destrucción total resurgió Guáimaro no una vez: como mismo en 1869, las llamas volvieron a consumirlo durante la guerra necesaria, cual símbolo de dignidad de un pueblo siempre presto a las mayores y más sensibles privaciones antes que a ser sojuzgado por enemigo alguno.

***

Fieles a su rica tradición patriótica, los guaimarenses alistan los mejores atuendos para conmemorar, este 10 de abril, el aniversario 150 de la primera Constitución de la República en Armas, histórico acontecimiento que convirtió a esa localidad, por derecho propio, en cuna del constitucionalismo cubano.

Como para no dejar lugar a dudas, el 24 de febrero pasado asistieron de manera masiva al Referendo Constitucional (93,7 %) y, de esa cifra, el 94,4 % dio su voto favorable a la nueva Carta Magna que será proclamada oficialmente, también el 10 de abril próximo, por la Asamblea Nacional del Poder Popular.
A la convocatoria lanzada a instancia de las autoridades locales, la participación ciudadana y el aporte empresarial se han hecho presentes, además, en decenas de obras construidas o restauradas en los seis consejos populares, que dan respuesta efectiva a reclamos de la población y mejoran su calidad de vida.

Ganadero por excelencia, Guáimaro trabaja en la recuperación del programa de ceba bovina como mismo lo concibió Fidel. Foto: Miguel Febles Hernández

Tras meses de arduo batallar, la relación de instalaciones concluidas se enriquece por día: viviendas, consultorios médicos, escuelas, parques, restaurantes, tiendas, pastoreos de ceba, vaquerías, centros recreativos, monumentos, tejares… hasta la cincuentenaria emisora Radio Guáimaro con una imagen renovada.

Sin embargo, está claro para los habitantes de esta zona ganadera por excelencia, que lo logrado hasta ahora es apenas una pequeña muestra de lo mucho que queda por hacer y por mejorar, convencidos del enorme potencial productivo del territorio y del sustancial aporte que pueden hacer a Camagüey y al país.
Ese será también, lo saben, el mejor tributo que pueden rendir a aquellos que, «en horas de heroica virtud», lo dieron todo, incluso la vida, por una Patria libre de ataduras ajenas y abierta siempre al amor y a la concordia entre los cubanos buenos bajo el espíritu de la más estrecha e inquebrantable unidad de acción.

El 10 de abril de 1982 los restos de Ana Betancourt se ubicaron en el complejo monumental erigido a la memoria de la insigne patriota. Foto: del autor



Fuente: El 10 de Abril. José Martí. Obras completas, tomo 4, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1975.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

julio dijo:

1

8 de abril de 2019

10:03:27


Es otro pueblo digno y heroico de nuestra patria.

Roberto Gil Ontivero dijo:

2

8 de abril de 2019

11:28:14


Hace mas de 11 años y de regerso de Santiago el omnibus nacional hizo una parada en Guaimaro y mi hija una adolescente cuando le pregunte que conocía de Guaimaro me dio como explicación que alli se celebraria la Asamblea de Guaimaro y se aprobaria la primera cosntitucion de la Republica en Armas, me alegra que se esten recuperando ese poblado y sus simbolos historicos, esta mañana explicaban en la Revista Buenos Días los trabajos que se estan realizando, la Historia ha y que preservarala porque de ellas se serviaran sus hijos presentes y furturos, ahora bien hace como tres años en un articulo que se referia a una actividad de la UJC de la provincia de Agramonte manifeté que habían sitios o lugares historicos que debían tener un cuidado de conservación y me referí a uno que se encuentra al sur del Municipio de Florida conde se encontaron las Colunmas del Che y Camilo y dosnde estan sembradas una arboleda maderable y una tarja que recuerda esa fecha, lastima que no estaba bien conservada, desde luego no he ido a ese sitio mas y no tengo información actualizada, pero seria bueno que el Historiador de la ciudad de Florida tuviera encuenta este sitio y otros tambien. Gracias.

Ramon dijo:

3

10 de abril de 2019

09:04:03


Me satisface mucho el resurgir de Guaimaro y la recuperación de importantes sitios historicos. Años a...... hice mi modesto aporte en su desarrollo, la construcción del hotel, los machos lecheros, centro comercial, almacenes de alimentos y lo mas importante la investigación de minerales, sobre todo el oro que hoy se explota; a la par deje magnificas amistades a las cuales saludos (Manuel Pena, que recien vi en la tv). Felicidades Guaimarenses, el futuro....de ustedes depende.