ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La Empresa Agroindustrial Ceballos, de Ciego de Ávila, ha recuperado las facultades para exportar directamente. Foto: Ortelio González Martínez

Qué pensar cuando el mercado negro bulle a las puertas de una tienda, o de un rastro de materiales de la construcción, vendiendo los mismos productos que no encuentra el consumidor en la tarima legal. O qué preguntarse. Por desgracia, entre las múltiples interrogantes asoma siempre una sobre la efectividad del control puertas adentro. Y lo reconozco como desgracia por la existencia de la torcida reventa, por los fallos del modelo económico que la propician y porque el control merece protagonismo en función de objetivos más elevados.

El control económico de las empresas suele emerger en el diálogo común como acción de talante policíaco, a la caza del desvío de recursos y de la corrupción. Creo que se le confunde, por momentos, con el papel de fiscales, policías o detectives, cuando debiera entrar en el debate por otros senderos en momentos en que la economía se propone cambios profundos.

La transformación del modelo económico cubano ha puesto la descentralización, tanto en empresas como en estructuras territoriales de gobierno, entre los propósitos idealizados y a la vez huidizos. La ruptura de un ordenamiento económico centralizado en exceso por el Estado durante décadas se torna difícil. Las rutinas de viejos modos reaparecen cuando los ministerios trasladan funciones empresariales que cumplían antes a las estructuras de más reciente creación bautizadas como organizaciones superiores de dirección empresarial (OSDE).

Hace un año entraron en vigor un decreto ley y tres decretos para definir mejor las funciones y atribuciones de estos grupos empresariales, que nacieron para cumplir solo funciones de dirección y control, sin intervenir en la gestión de las empresas ni violar la autonomía de las mismas. Algo se ha avanzado desde entonces, a juzgar por los casos de entidades como la Empresa Agroindustrial Ceballos, de Ciego de Ávila, y la Empresa Citrícola Victoria de Girón, en Matanzas, que han recuperado incluso las facultades para exportar directamente, que habían perdido antes en las aguas de la centralización.

Otros directivos de unidades empresariales de base (UEB), sin embargo, siguen maldiciendo su sujeción a empresas demasiado distantes en términos geográficos, tecnológicos o productivos. En unas y otras instancias, las decisoras no perciben todavía con claridad, ni de igual manera, los límites de sus atribuciones para planificar y controlar la gestión empresarial. En riesgo quedan esas dos funciones, fundamentales para la marcha eficiente de una economía que ha asumido un modelo sin renunciar al socialismo.

El proyecto de Constitución que será sometido próximamente a referéndum, después del intenso debate popular, mantiene la planificación como uno de los principios esenciales del sistema económico cubano. Es la vía encontrada para el desarrollo económico y social y la alternativa para reconocer y regular el mercado.

Pero la planificación anda estrechamente tomada de la mano del control. Cuando en una empresa, unidad presupuestada o estructura de gobierno fallan los controles, en cualquiera de sus múltiples fórmulas, los planes se convierten en una catarata de cifras ininteligibles. Escuelas de economía, de signo capitalista incluso, han ideado teorías de control y metodologías de macro y microcontrol múltiples para fiscalizar la marcha de producciones y servicios, costos, comercio, inversiones y contratos. Es la manera para obtener información también del mercado donde la empresa enfrentará a la competencia.

Una de las polémicas económicas más conocidas en Cuba, entre los defensores del sistema presupuestario de dirección de la economía y del cálculo económico, liderada por Ernesto Che Guevara y Carlos Rafael Rodríguez, respectivamente, en los años de inicio de la Revolución, coincidió, entre otros puntos, al reconocer «aquello que para nosotros es esencial: el control económico, cualquiera que sea el punto de partida», comentó años después Carlos Rafael. Es clave para encontrar la máxima eficiencia económica en una organización empresarial.

El desafío actual del modelo económico cubano es pasar del control de las empresas al control en las empresas. La participación de trabajadores en las decisiones y la planificación de la entidad, sueño dorado del socialismo, incluye el control por los mismos del cumplimiento de sus planes. El mayor tropiezo radica muchas veces en la falta de potabilidad de los informes contables para digerirlos en asambleas de trabajadores y tomar decisiones colectivas.

Otra debilidad de empresas, unidades presupuestadas y ministerios es la insuficiencia de aparatos de contabilidad y de contadores para ejercer controles básicos fundamentales. El tiempo ha demostrado que constituyen profesionales esenciales para medir la marcha de la economía y procesar indicadores que permitan la construcción de los nuevos planes.

Cuando los controles fallan al interior de las empresas, aparecen amenazas mayores que la desviación de recursos. Como compensación entra en juego un exceso de regulaciones y controles centralizados del Estado.
La planificación es esencial para el socialismo: un principio básico en el modelo económico cubano. Al admitir entonces que sin control no habrá planificación, llegamos en una suerte de axioma matemático a otro principio defendido por el Che: sin control no podemos construir el socialismo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

ENRIQUE dijo:

1

7 de diciembre de 2018

06:18:59


DE ACUERDO, LO PLANTEADO ES LA REALIDAD COTIDIANA. CONSIDERO ADEMAS QUE HAY UNA FALLA EN NUESTRO SISTEMA ECONOMICO QUE CASI NUNCA SE MENCIONA Y ES EL CONTROL DE LAS FAMOSAS OSDE QUE TRATAN DE ¨CONTROLAR¨ MEDIANTE LA ESTADISTICA, LA SOLICITUD DE INFORMES Y CON REUNIONES INTERMINABLES EN OCASIONES, NO BAJANDO CON LA DEBIDA FRECUENCIA A LA BASE. ADEMAS DICHAS OSDE APENAS REALIZAN ACCIONES DE CONTROL SORPRESIVAS Y CRUZADAS QUE PERMITAN DETECTAR A TIEMPO Y PREVENIR EL DESCONTROL, HECHOS DELICTIVOS Y ACCIONES DE CORRUPCION. POR ELLO, A VECES ME PREGUNTO SI NOS HABREMOS EQUIVOCADO AL CREAR ESE APARATO INTERMEDIO, ADMINISTRATIVO Y BASTANTE BUROCRATICO, EN LUGAR DE FORTALECER LOS MINISTERIOS. SALUDOS.

lesther veloso santos dijo:

2

7 de diciembre de 2018

08:53:00


Principio defendido por el Che: sin control no podemos construir el socialismo. Pero tambien podemos añadir que: hay que acabar con los errores que cometen los hombres, no con los hombres que cometen errores. porque al final nos quedaremos sin hombres.... Todo lo relacionan a conveniencia propia del estado o gobierno, pero que quizo decir el che con estas cosas que han hecho ustedes para detener lo mal hecho. les digo que nada han hecho y todo ha sido lo contrario a lo que el predijo, al final de todo la vida misma de cada cubano se ve claramente llena de necesidades, pues a quien se le ocurre que con solo 285 pesos cubanos se vive en esta isla cuando los gastos por necesidad de primeros auxilio es comida y aseo personal y que estos estan valorados por un mes en mas de 70 cuc, moneda que en ningun lugar del mundo vale pero para nosotros es 25 pesos moneda nacional por cada peso de estos, y al concluir empezamos donde mismo.......solamente los dirigentes y demas asociados tienen la faculta de disponer y mandar y de llevarce lo que quiera, sin costo alguno y quien le pone el cascabel al gato........ es mi opinion personal y por eso digo que CONTROL PARA QUE.......

Oscar Ramos Isla dijo:

3

7 de diciembre de 2018

10:07:08


El desarrollo se alcanza con el control sistemático.

OrlandoB dijo:

4

7 de diciembre de 2018

11:51:58


Excelente, la conclucion del Che, una verdad absoluta de la economia. Sin control no hay economia que crezca.

Alexei dijo:

5

7 de diciembre de 2018

16:54:38


¿Cuándo se van a permitir en las empresas estatales el uso de software ERP? Es conocido que este tipo de software permiten gestionar integralmente todos los procesos de una empresa, facilitando el trabajo de los contadores y económicos, eliminando el trabajo manual. ¿Porqué se obliga a usar el software Versat? ¿Porqué el ministerio correspondiente no determina que información se debe entregar, auditar y se libera el software contable, ERP de ser posible, a usar? Un software no es una varita mágica, pero sin dudas hace mas eficaz el control, hace más dificil ocultar un hecho delictivo. Saludos