ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El país posee resultados en el combate al VIH/sida que son considerados ejemplos en la comunidad internacional, pero cuenta con la capacidad para avanzar aún más. Foto: Yaciel Peña de la Peña/AIN

Estadísticas sanitarias oficiales sitúan en alrededor de 2 000 los casos de VIH reportados cada año en Cuba, país que –con una población de algo más de 11 millones de habitantes– exhibe la prevalencia de la infección por el VIH más baja en las Américas, con un 0,2 %-0,3 % de la población entre 15 a 49 años; y que ha estado entre las más bajas del mundo, reconoce la Organización Mundial de la Salud.

A pesar de ello, sigue siendo una prioridad para la salud pública cubana lograr reducir el número de casos anuales y fortalecer la labor de prevención y educación en la población sobre el Sida y las enfermedades de transmisión sexual, para aumentar la percepción o conciencia de riesgo, sobre todo en los más jóvenes.

De acuerdo con Encuestas Nacionales a personas con VIH/ Sida del 2011 y 2012 –realizadas por el Centro de Estudios de Población y Desarrollo y la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI)– a personas con VIH de 12 años y más residentes en el país, la enfermedad se concentra mayormente en el sexo masculino, que representa aproximadamente un 80%, frente al 20 % que constituyen las mujeres. Igualmente, el grupo más afectado es el de los hombres que tienen sexo con otros hombres.

Para el año 2020, la Mayor de las Antillas busca alcanzar la meta de 90-90-90, consistente en lograr que el 90 % de las personas con el VIH conozca su estado serológico; y de ellas, el 90 % reciba tratamiento médico en aras de reducir la posibilidad de que el virus se replique. Asimismo, que el 90 % del total de infectados alcance supresión viral, lo cual significa que la carga viral en sangre sea indetectable.

De acuerdo con datos del Centro Nacional de Prevención de las ITS -VIH/Sida –que este 2018 celebra con la campaña «20 años aquí para ti» sus dos décadas de trabajo en la prevención y control de la epidemia– solo el 87% de las personas con VIH en Cuba conoce su serología.

Iniciativas como Hazte la prueba, son algunas de las estrategias que esta institución impulsa para llegar a los grupos clave más vulnerables, tales como la población transexual, las personas que practican sexo transaccional (PPST) y los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH), sin dejar a un lado a los adolescentes y las embarazadas.

En este último aspecto, es válido recordar que Cuba se convirtió el 30 de junio de 2015 en el primer país del mundo en recibir el reconocimiento oficial de la OMS, como país que ha eliminado la transmisión materno-infantil del VIH y la sífilis como problemas de salud pública.

Precisamente, bajo la premisa de sumar esfuerzos para que cada persona sea consciente de la importancia de conocer su estado serológico, y el llamado a los gobiernos y sistemas de salud en el orbe para eliminar cualquier impedimento en el acceso a las pruebas del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), este primero de diciembre el mundo celebra, por trigésima ocasión, el Día Mundial de Lucha contra el Sida.
Desde el año 1988, se ha progresado significativamente en la respuesta a esta epidemia, que, según datos de la Organización Mundial de la Salud, ha cobrado más de 35 millones de vidas.Al día de hoy, señala la organización internacional, tres de cada cuatro personas que viven con VIH conocen su estado serológico.

Sin embargo, y tal y como muestra el último informe del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (Onusida), aún queda mucho camino que recorrer, y esta senda pasa por llegar a las personas que viven con el VIH sin saberlo y por garantizar que tengan acceso a servicios de asistencia y prevención de calidad.Es esta, además, la forma más efectiva de proteger a las parejas y evitar nuevas infecciones, es decir, detener la propagación del VIH y eliminar el Sida.

Números de la región

Según cifras de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), más de 2,1 millones de personas viven con VIH en América Latina y el Caribe, de los cuales 1,6 millones conocen su estado. Justamente, el conocimiento del estado del VIH, combinado con un mayor acceso al tratamiento antirretroviral en la región, ha llevado a una caída del 12% en las muertes relacionadas con el sida en América Latina y a una caída del 23% en el Caribe de 2010 a 2017, subraya OPS.

No obstante, el organismo regional alerta que, a pesar de este progreso, en América Latina la tasa de nuevas infecciones por VIH se mantiene sin cambios en alrededor de 100 000 nuevos casos por año, una reducción de solo el 1% desde el año 2010. El progreso en el Caribe ha sido mucho más rápido, con una reducción del 18% en nuevas infecciones.

Para el doctor Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la OPS/OMS, «reducir las nuevas infecciones por el VIH es clave para acelerar la respuesta al VIH/Sida en las Américas. Pero lograrlo no es posible sin abordar las barreras, como el estigma y la discriminación, que impiden que las poblaciones clave accedan a los servicios de detección y tratamiento, y ejerzan plenamente su derecho a la salud, consideró».

La mayoría de las nuevas infecciones en la región ocurren en hombres gays y otros hombres que tienen sexo con hombres, que representan el 41% de los casos nuevos en América Latina y el 23% en el Caribe. Las trabajadoras sexuales y sus clientes, las mujeres trans y las personas que se inyectan drogas también se ven afectadas de manera desproporcionada por el VIH, sostiene OPS.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.