ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Reuters

Todo estaba previsto. Como se dice en «buen cubano», era una «jugada cantada». Jair Bolsonaro ya recibió la felicitación del gobierno de Donald Trump por haber interrumpido la presencia de los médicos cubanos en Brasil y ahora, este viernes, podrá abrazarse con el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton.

«Sin duda tendremos una conversación productiva y positiva a nombre de nuestras naciones», tuiteó Bolsonaro.

Días antes, la subsecretaria norteamericana de Estado para asuntos del ­Hemisferio Occidental, Kimberly Breier, calificó el actuar de Bolsonaro respecto a los médicos cubanos como «bueno».

La alianza –declarada– ya estaba pactada, y no por casualidad al nuevo mandatario del gigante sudamericano se le ha llamado como el «Trump brasileño».

No puede asustar a nadie que Washington apoye a este personaje, exmilitar que criticó a la dictadura brasileña por torturar en vez de matar a los prisioneros. Años atrás Estados Unidos fue el mayor impulsor de los gobiernos fascistas que imperaron en América del Sur. Todavía se recuerda hoy la tenebrosa operación Cóndor, orquestada por la cia, que mató y desapareció a miles de ciudadanos latinoamericanos.

Bolsonaro, el hombre que ahora es capaz de dejar sin médicos y desprotegidos de planes de salud a millones de sus conciudadanos, no estudió nunca ni una breve historia de Cuba y Latinoamérica. No fue capaz de percibir que los galenos cubanos fueron a su país, no por pago ni prebendas, sino a salvar vidas, a curar enfermos, sin que importara la raza a la que pertenecen, ni su afiliación política. Más bien haciéndose parte de ellos, como una familia.

En las reseñas biográficas que aparecen en las redes sobre Bolsonaro hay una que lo tilda de «pasar por loco, histriónico». El hombre que propuso el fusilamiento de los militantes del Partido de los Trabajadores de Brasil. El que insultó a una diputada de dicho partido, asegurando que «no merecía ser violada por fea».

Ese es el presidente que tendrá Brasil a partir del 1ro. de enero próximo.

Hoy 27 de noviembre, cuando Cuba recuerda el fusilamiento de ocho estudiantes de Medicina por parte de las fuerzas de ocupación española, llegue a Brasil, a su pueblo, el mensaje de los médicos y el pueblo cubanos de que seguiremos curando personas y salvando vidas, allí donde se reclame nuestra labor solidaria, pero jamás pondremos nuestra dignidad en venta.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jorge Gongora Cedeño dijo:

1

27 de noviembre de 2018

08:49:54


- Bolsonaro: Es evidente su trastorno en el pensamiento quien intenta una negación severa de la realidad interna y externa de su país. Los trastornos del pensamiento son defensas contra la capacidad misma de pensar. Un discurso mágico divegente para confundir y dividir. Es real que se satisface con ideas preconcebidas y rígidas que hoy dañan la vida y la salud de millones personas.

Amparo dijo:

2

27 de noviembre de 2018

13:51:37


Nuestros médicos tienen una muy bien ganada fama de profesionales de excelencia, por eso hay que decirle al Sr. Bolsonaro que ninguno es esclavo, al no ser de su profesión y nuestras Universidades de Ciencias Médicas forman personal altamente calificado, no solo médicos, también estomatólogos, tecnólogos, enfermeros.

pedro paneque Ruiz dijo:

3

27 de noviembre de 2018

14:36:30


El mundo asiste a la consolidación de otro momento fascista, encabezado por el Presidente de Estados Unidos, por lo que están de chillería sus vasallos, como este Bolsonaro, por cierto, miren esto: Jair es la forma portuguesa del nombre propio masculino de origen hebreo Ya'ir que significa "El Iluminado", "Iluminado por Dios", Yahvé ilumina, Dios quiera lucir o El que iluminará. Vuelve la historia, y con más con este aprendiz de Dictador, pues su segundo nombre es Messias...vaya Ud a saber y se distingue por sus posiciones conservadoras, por la defensa de la dictadura militar de 1964,? por sus críticas a la izquierda,? por considerar la tortura como una práctica legítima,? por sus posiciones homofóbicas, quien que ha sido condenado a pagar una multa por haber realizado comentarios racistas durante un evento político, luego de haber visitado una reserva de descendientes de esclavos (que en Brasil se llaman "quilombolas") y decir que "los afrodescendientes no hacen nada, creo que ni como reproductores sirven más", entre otros comentarios. Ah...y por ser calificado como el "Donald Trump brasileño" .En fin, buen futuro para los Brasil.

ernesto dijo:

4

27 de noviembre de 2018

15:49:39


es vergonsoso que personas como estas destruyan un proyecto de vida que reprentaban los medicos cubanos en este hermano pais sabremos darle a el la leccion que corresponde y llegaran y seguiran llegando victorioso nuestroa galenos para ellos el amor gratificante de nuestro pueblo y partido y para el sr bolsonaro una leccion que no aprendera jamas que es la solidaridad