ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Las más de 50 investigaciones del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) buscan generar vacunas preventivas o terapéuticas; producir fármacos para tratar diferentes patologías en humanos y animales; así como innovar tecnologías y conocimientos para el desarrollo de productos originales, servicios y actividad comercial.

Perteneciente a la Organización Superior de Dirección Empresarial (OSDE) Biocubafarma, en el CIGB desarrollan antígenos, proteínas recombinantes de uso terapéutico, péptidos sintéticos, anticuerpos monoclonales, sistemas diagnósticos y otros proyectos para medir y cuantificar, así como la biotecnología en plantas, que incluye alimentos funcionales y acuicultura. Logros como el Heberprot-P, para curar heridas complejas y úlceras del pie diabético y la Proctokinasa, supositorios para tratar las crisis de hemorroides, ya han sido registrados y se les agregan más estudios para su mejor eficacia.

Además, se investiga en la obtención de una variedad de productos como HeberNasvac, Heberprovac, CIGB-210, CIGB-247, CIGB 300, CIGB-552, entre otros.

El HeberNasvac constituye un antígeno recombinante para administrarlo de forma intranasal que actúa contra la Hepatitis B crónica, estimulando la inmunidad sistémica y a nivel de mucosas.

El péptido CIGB-210 está catalogado como un inhibidor del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), primero en su clase y se erige en un novedoso candidato a fármaco contra el VIH por su baja probabilidad de aparición de resistencia al utilizar como blanco una proteína celular. Se busca convertirlo en un antiviral con posibilidades de superar las limitaciones de los productos farmacológicos existentes en el mercado.

El CIGB 300 despunta a formar parte de los péptidos miméticos que puede destruir diferentes tipos de cáncer, su función radica en inhibir en las células tumorales el proceso de la fosforilación (mecanismo de transportación de la energía desde los lugares donde se produce hasta donde se necesita, por lo cual regula la actividad de las proteínas en general y de las enzimas en particular). Ello da lugar a la inducción de apoptosis (muerte celular). Esta droga ya se evaluó en humanos y demostró su perfil de seguridad.

Otra vacuna terapéutica subcutánea se alcanzó con el CIGB-247, que emplea el factor de crecimiento del endotelio (tejido) vascular como antígeno en diferentes adyuvantes.

Este producto genera efectos para el tratamiento de los tumores sólidos y con posible repercusión en otras enfermedades crónicas de importancia para el hombre, como la degeneración macular asociada a la edad.

También, los científicos investigan en el péptido antitumoral de segunda generación dirigido a blancos moleculares con utilidad en el tratamiento del cáncer y sus metástasis nombrado CIGB-552. El producto induce la muerte celular y bloquea la progresión del ciclo de las células tumorales sin provocar efectos negativos en las normales.

Todos estos proyectos de investigación aún no son conclusivos totalmente, algunos ya rebasaron las fases de ensayos clínicos I y II, pero se indagan en ellos para obtener otros resultados que puedan ser producidos y comercializados, atendiendo a que el CIGB mantiene alianzas de intercambio y comercio con más de 50 países.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.