ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
«Desde aquí se controlan todos los parámetros del proceso», asegura Marcos. Foto: del autor

Pinar del Río.–Atento a los diez monitores que tiene sobre su mesa de trabajo, Marcos Boy chequea cada uno de los parámetros de la industria gigantesca que se ve del otro lado de la ventana.

En uno, las cámaras le muestran en tiempo real todo el flujo productivo. En otros comprueba el caudal de entrada de materia prima, el funcionamiento de las esteras, los filtros, los molinos, los espesadores...

Con apenas un clic, desde esta oficina de cristales puede arrancar las bombas, subir o bajar las dosis de reactivos, regular la temperatura y el nivel de los tanques, variar la presión de aire o de aceite.

«Todo se controla por aquí», asegura el joven, frente a lo que parece una gran consola de videojuegos, desde donde se opera la planta de procesamiento de minerales más moderna de Cuba.

Antes de comenzar a laborar en ella, Marcos formó parte de un grupo que viajó a Perú, para capacitarse en una industria similar.

Sin embargo, entre lo que vio en tierras sudamericanas y lo que ahora realiza, hay cambios grandes.

«Allá las operaciones se hacían manualmente y esta es una planta completamente automatizada».
 
A TODA MÁQUINA

Ubicada en la zona de Santa Lucía, en el municipio pinareño de Minas de Matahambre, la industria constituye el corazón del Proyecto Polimetálico Castellanos, que desarrolla la Empresa Mixta Minera del Caribe (Emincar), para la obtención de concentrados de plomo y de zinc.

A poco más de un año del inicio de la puesta en marcha, todavía los especialistas realizan ajustes en ella.

El ingeniero Eusebio Hernández, jefe de la planta, explica que en la actualidad se lleva a cabo un proceso de mejoras continuas que debe durar hasta el 2019.

No obstante, señala que ya se logra la entrada a proceso de las 160 toneladas (t) por hora de mineral previstas en el estudio de factibilidad.

Ello ha permitido asimilar, en lo que va de año, más de 647 700 t de materia prima, a partir de las cuales se han obtenido 56 297 t de concentrados de zinc, y 28 216 de concentrados de plomo.

El destino, precisa el especialista, ha sido la exportación, a través del socio extranjero de emincar, una de las mayores empresas comercializadoras de plomo y zinc a nivel mundial.

Con una frecuencia de 12 veces por mes, un barco parte del puerto de Santa Lucía hacia el del Mariel, con 60 contenedores de producción terminada que luego se envían al exterior.

Hernán Rodríguez, gerente de operaciones, afirma que este flujo ha convertido al puerto pinareño  –uno de los más pequeños de Cuba–, en el segundo que más contenedores gestiona en el país, luego del Mariel.

«En estos momentos, son más de mil por mes», precisa Hernán, y advierte que la cifra debe seguir creciendo, con la entrada en operaciones de otro barco que ya se adquirió, y se está acondicionando.

EN BUSCA DE NUEVOS YACIMIENTOS

Por ahora se trabaja en el yacimiento Castellanos, un sitio del que se extrajo oro entre los años 90 y principios de los 2000, con reservas de plomo y zinc estimadas para 11 años.

Luego está prevista la explotación del yacimiento Santa Lucía, a 1,5 kilómetros de Castellanos y con reservas superiores.

Aunque entre ambos permitirán extender la vida útil de la planta por más de dos décadas, en la actualidad se realizan estudios en busca de nuevos yacimientos.

La ingeniera Wilma Vega, jefa de prospección geológica de emincar, cuenta que hace dos años se realizó un vuelo aerogeofísico, el cual arrojó una serie de anomalías electromagnéticas que se han continuado investigando.

Como resultado de ello, asegura que se han definido varios sectores de estudio en el norte pinareño, con potencialidades para el incremento de los recursos de cobre, plomo y zinc.

Para un territorio donde la vida gira en torno a la extracción de las riquezas del subsuelo, significa la posibilidad de certificar nuevas reservas, y de mantener por mucho tiempo la tradición minera que ha estado pasando de padres a hijos desde hace más de un siglo.

La planta Castellanos es la más moderna de Cuba. Foto: del autor
La planta Castellanos es la más moderna de Cuba. Foto: del autor
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

JORGE TAVEL dijo:

1

31 de agosto de 2018

07:02:53


Mientras seamos, solo, exportadores de materia prima, seguiremos siendo un pais subdesarrollado

Pablo dijo:

2

31 de agosto de 2018

13:16:03


Interesante este tema, estoy dispuesto a participar en esta gigantesca obra minera, le habla un geólogo deseoso de trabajar en algo así, sería bueno que si esta entidad necesitara geólogos o mineros de otras provincias lo comunicaran, si alguien de allá leyera este comentario por favor, me responda, todavía queda mucha gente que le interesa la geología y la minería y ese proyecto es muy importante para nuestro país. estoy atento.

lazaro dijo:

3

3 de septiembre de 2018

07:27:24


Segundo intento. Finalmente sale un negocio minero. Porque los yacimientos ferro niquelíferos de Moa no logran concretar un negocio. Son más de 25 años llevan en Moa sin lograr una empresa minera (fuera de Moa Nickel SA). Desde Las Camariocas hasta Ferroníquel han pasado disimiles negocios, empresas mixtas, AEI y las trabas, fundamentalmente burocráticas cubanas han entorpecido su concreción. Esto, más otros aspectos, están llevando a la liquidación de esta ciudad.