ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
De alto valor para alumnos y profesores constituyó su participación en el nuevo montaje del Concepto de Revolución, de Fidel. Foto: Cortesía de la Escuela Taller Ugo L

SANTIAGO DE CUBA.–Calificada por sus propios alumnos como la «universidad de los oficios», la escuela taller Ugo Luisi, de la Oficina del Conservador de la Ciudad (OCC), resalta en sus casi 15 años de creada por transformar a jóvenes ­desvinculados laboralmente en valiosos restauradores del patrimonio arquitectónico santiaguero.

Si bien el surgimiento mediante un proyecto de colaboración con una organización no gubernamental italiana, la dotó del moderno equipamiento para el desarrollo de los programas docentes, ha sido la profesionalidad y dedicación de su claustro, lo que la convirtió en un centro imprescindible para esta urbe de más de medio milenio.

Así lo confirma la participación del alumnado en emblemáticas obras del cementerio Santa Ifigenia, la sala de arte decorativa, la Clínica Los Ángeles, el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, el Hotel Imperial, los sitios relacionados con el asalto al cuartel Moncada, y no pocos museos y viviendas de valor patrimonial.

En ellas se advierte la impronta de los 503 egresados, con el desvelo por la perfección y buena dosis artística, el conocimiento del patrimonio y las habilidades inculcadas por experimentados ingenieros, arquitectos, licenciados, proyectistas y técnicos de alta calificación, responsabilizados con la formación de los estudiantes.

De una matrícula reducida en los primeros tiempos, el intercambio de los jóvenes sobre las oportunidades y bondades del curso de dos años de duración la ha elevado por encima del centenar entre hembras y varones de 18 a 29 años de edad, de los cuales más del 75 % egresan con el título de Obrero Calificado en Restauración.

«Lejos de graduarlos tan solo en oficios –refiere Osvaldo Pérez Bell, quien tras una década como profesor de albañilería asumió hace tres años la dirección de la escuela–, su formación enfatiza como valor agregado en la disciplina laboral y formal, el amor hacia la investigación, y el respeto por la obra a rescatar o ejecutar.

«De eso nos encargamos todos con el mismo rigor con que les enseñamos a identificar el tipo de obra, y dado que muchas son del siglo XVI al XIX, les inculcamos el interés por profundizar en libros y en internet sobre las ­características del material original y cuál podría ser el más adecuado para resolver daños en madera y albañilería».

Como suele ilustrar Ramón Luciano Machado Vargas, maestro restaurador en carpintería con 50 años de experiencia, puede que el muchacho llegue sin haber empuñado nunca un martillo, pero tiene que salir de aquí adiestrado hasta en sierras eléctricas, de péndulo, garlopas, torno, sinfín, lijadora, pulidora, taladro, y demás equipos.

La recuperación de haciendas franco-haitianas, en el ambicioso Proyecto Los Caminos del Café, está entre los nuevos retos. Foto: Miguel RUBIERA

NECESARIOS E IMPORTANTES

Al decir de la licenciada Yanelkis Cotilla Hechavarría, graduada del primer curso de Decorado en el 2004, y devenida en jefa del Departamento de Formación Profesional y Específica, el centro imparte con el más amplio perfil las especialidades que demandaría cualquier dictamen hecho a una obra patrimonial por investigadores competentes.

En primer orden, albañilería-decorado incluye el trabajo de moldeo o vaciado de yeso para figuras decorativas, y la carpintería profundiza en restauración de techos de armaduras o alfarje, de tejas criollas y francesas, así como en puertas españolas de clavo o tableros, y encofrado para la fundición de elementos estructurales decorativos.

De igual forma, herrería-hojalatería enfatiza en canales y rejas de diferentes estilos arquitectónicos, faroles, fustes y parillas, mientras la arqueología especializa al estudiante en descubrimientos arqueológicos en ­inmuebles en ruinas, y en excavaciones y otras labores que aportan indicios del material constructivo original y la forma de devolver la obra lo más real ­posible.

Muy anexadas a la restauración completan el programa docente las especialidades de plomería, electricidad y jardinería, a la vez que en el curso a comenzar en septiembre próximo incluirán pintura de obras, pues como apunta Pérez Bell no todo el mundo es pintor de brocha gorda con dominio de pigmentos y mezcla de colores.

En todos los casos con la edad exigida, el nivel escolar no inferior a 9no. grado y la carencia de vínculo laboral, ya que la inserción estudio-práctica es permanente, el joven recibe un salario de 235 pesos que pueden incrementarse por los resultados del trabajo, un estipendio para alimentos de 14,60  CUC, y medios de protección exentos de pago.

Al igual que Yanelkis, Nastia Pérez Bubaire es de las jóvenes que una vez graduadas permanecen como profesoras y sienten orgullo por su participación en obras del medio milenio de la villa, el traslado de la tumba de Mariana Grajales y el nuevo montaje del Concepto de Revolución adjunto al monolito del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

De las primeras no olvidan la restauración de las escalinatas, la jardinería y el decorado de la antigua Clínica Los Ángeles (hoy hospital materno sur), donde una madrugada, enfundadas en sus overoles y herramientas en mano, tuvieron que dar cuenta a una patrulla de la PNR, pues las consideraron sospechosas de otra actividad.

Ejemplo igualmente de lo que ha representado la escuela es Ronald Ferrera Romero, quien fue admitido con 33 años, y luego de graduarse de albañilería solicitó completar su formación integral con carpintería, petición aceptada excepcionalmente por la conducta mantenida en obras como el Proyecto Los caminos del café.

Para Pérez Bell, este último proyecto, localizado en las ruinas del lomerío de la Gran Piedra y Ramón de las Yaguas, donde abrieron un aula con seis jóvenes de la zona, y el rescate cerca del Parque Céspedes de la Farmacia Botino, que con cerca de 200 años de antigüedad es una maestría para todos, son ahora los retos principales.

Junto al reconocimiento del Partido y el Gobierno en la provincia, por su significativa participación en las transformaciones de Santiago de Cuba, se unen como orgullo para la escuela esos jóvenes a quienes el centro les enseñó cuán importante y necesarios son en la vida patrimonial de su Ciudad Heroica.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.