ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
En Pinar del Río se han abierto 31 microescogidas en las comunidades, con el objetivo de acelerar el beneficio de tabaco. Foto: Ronald Suárez Rivas

PINAR DEL RÍO.–Para que se tenga una idea de la magnitud de la tarea, Virginio Morales, especialista del grupo empresarial Tabacuba, toma su calculadora y comienza a sacar cuentas. Determinar la cifra exacta resulta prácticamente imposible, pero pudiera andar aproximadamente por los 8 000 millones de hojas, dice.

Es más o menos la cantidad en que se traducen las 21 000 toneladas de tabaco estimadas durante la última campaña en Vueltabajo (ya han sido acopiadas más de 16 100), y que manos expertas deberán clasificar una por una atendiendo al tamaño, la textura y el color, antes de su envío a la industria.

Si la cosecha recién concluida en la provincia constituye la mayor de los últimos 12 años, con la etapa de beneficio, para definir los destinos de la materia prima, sucede lo mismo. De ahí que se busquen alternativas para poder asimilar la producción, y hacerlo además con rapidez.

«Es que al tabaco, aun cuando esté seco, lo atacan las plagas», explica Oscar Iglesias, especialista en la empresa tabacalera del municipio de San Luis.

«Por eso es importante acelerar el beneficio y que pueda pasar rápido a la industria», añade.

Con ese objetivo, señala que junto a las 13 escogidas con que cuenta el territorio para la actividad, hoy se sigue la estrategia de crear microescogidas en todos los sitios que sea posible, a fin de agilizar el trabajo. «Hasta el momento tenemos 10, y pensamos llegar a 18», apunta Oscar.

Se trata de instalaciones enclavadas en las comunidades que se acondicionan para cumplir las mismas funciones que las escogidas tradicionales, pero a una escala más reducida. Es el caso, por ejemplo, de la que funciona en la zona de El Corojo, dentro de dos casas de curación (secado) de campesinos.

«Aquí se hacen todas las labores de un centro de beneficio normal», afirma María de las Nieves Lezcano, quien se desempeña al frente de la unidad.

La iniciativa constituye, además, una importante fuente de empleo, en lugares donde escasean las opciones, y muchas personas se quedaban sin contenido de trabajo al concluir la cosecha de tabaco. Yusleivys Yanays Álvarez era una de ellas. Por eso asegura que este tipo de centros ha tenido un gran impacto en la comunidad.

Así también lo cree Mirtha Iriarte, quien había sido ama de casa toda su vida, hasta que la activación de una
microescogida en la zona de San Benito le diera la oportunidad de trabajar por primera vez.

Odalys Pimienta, jefa de esa unidad, explica que en la instalación laboran actualmente 72 obreros entre mujeres y hombres, y la cifra debe continuar creciendo en las próximas semanas. Ello les permitirá procesar unas 115 toneladas de tabaco al cierre del 2018.

Virginio Morales, especialista del grupo empresarial Tabacuba, señala que hasta el momento han sido creadas 31 microescogidas a lo largo de Pinar del Río, gracias a las cuales el número de operarios que hoy intervienen en el beneficio se ha elevado a 4 265. Para procesar la enorme producción que dejó la pasada cosecha, no obstante, advierte que es preciso seguir sumando cientos de manos a esta actividad.

Ello implica, entre otras acciones, la apertura de 34 nuevas microescogidas que ayuden a acelerar aún más el trabajo, antes de que la próxima campaña entre en su apogeo y reclame para sí muchas de esas mismas manos, y de las edificaciones adaptadas para clasificar, hoja por hoja, miles de toneladas de tabaco.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

carlos lugo dijo:

1

10 de agosto de 2018

04:20:45


Si se le permitiera a cada cosechero, que pudiera, hacer su propia escogida y venderle el resultado al Estado como hacen actualmente las escogidas y las nuevas micriescogidas se acortaria el tiempo de recibir el beneficio del tabaco y hasta se eliminarian trabajos burocraticos que disminuyen los ingresos del Estado

Aldo dijo:

2

10 de agosto de 2018

14:26:13


Si el tabaco hace daño y da cancer por qué somos parte de esa enfermedad. Es como vender una droga.

Jose Alberto dijo:

3

10 de agosto de 2018

15:11:37


Mientras mas aceleren el beneficio, mas trabajo pasaran los torcedores para que su trabajo tenga la calidad que se exige a ese producto. La aceleracion esta contra la calidad del producto terminado a esto tambien conspira la entrada tardia de los recursos para la terminacion de los mismos. Propongo que los jefe hablen con los trabajadores en las Fabricas de Torcido. Saludos