ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Endrys Correa Vaillant

Los desafíos que para Cuba supone su dinámica de población, en un contexto de transición demográfica acelerada, temprana y completa –que comenzó a inicios del siglo XX–  y donde la mortalidad, y sobre todo la fecundidad, presentan valores muy bajos, fueron expuestos por la delegación cubana como parte del Informe Nacional a la Tercera Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, que se celebra hasta este jueves en Lima, Perú.

El documento, que presenta de manera voluntaria cada país, de acuerdo al mandato de la Conferencia, constituye una actualización del presentado en noviembre del 2017 en la mesa directiva extraordinaria de la Conferencia de Población y Desarrollo.

Para Cuba constituye una gran oportunidad presentar los avances nacionales en la implementación del Consenso de Montevideo sobre Población y Desarrollo, dijo Carlos Fidel Martín Rodríguez, director interino de la Dirección de Organismos Económicos Internacionales de Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera y jefe de la delegación que participa en este encuentro

«Como evidencia la práctica, la nación cubana cuenta con una larga tradición de atención a los temas de Población y Desarrollo, los que constituyen un eje esencial de la política económica y social de nuestro gobierno», dijo Martín Rodríguez.

«Mientras algunos en estos tiempos se ocupan de aplicar políticas vinculadas con el proteccionismo, poniendo al Sistema Multilateral de Comercio en una situación sin parangón, esta Comisión, la CEPAL, continúa mediante estos ejercicios buscando soluciones comunes a los retos macroeconómicos que enfrenta nuestra región, contribuyendo a situar la equidad en el centro de las políticas de desarrollo de nuestros países, donde el ser humano sea el elemento central del desarrollo sostenible», agregó el funcionario cubano.

Al respecto, manifestó que Cuba, en calidad de Presidente pro tempore de la CEPAL para el periodo 2018-2020, vicepresidente ratificado para la Mesa Directiva de esta Conferencia, así como miembro del Grupo Ad Hoc creado para la elaboración de los indicadores de cumplimiento del Consenso de Montevideo, ratifica su apoyo a los trabajos de la CEPAL en su incansable vocación por la integración de nuestra región.

Pirámide de población Cuba 2017 Foto: Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la ONEI

ENVEJECIMIENTO, EL MAYOR RETO

Hace años, el país viene transitando por un proceso de envejecimiento poblacional relativamente acelerado. La población de 60 años y más se eleva hasta el 20,1 por ciento, y la fecundidad cubana se encuentra por debajo del nivel de reemplazo (2,1 hijos por mujer) desde 1978. En el 2017, la Tasa Global de Fecundidad fue de 1,61 hijos por mujer y la esperanza de vida al nacimiento fue de 78,45 años, superior a los 80 en las mujeres.

La población cubana calculada al cierre del año 2017 resultó de 11 221 060 habitantes, en tanto la mortalidad infantil fue de 4,0 defunciones infantiles por cada 1 000 nacidos vivos.

Son algunos de los datos mencionados por Juan Carlos Alfonso, director del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, al presentar el citado informe en la cita regional.

Tal situación, de acuerdo con el documento,  es resultado de un proceso socio económico y cultural, con condicionantes histórico sociales. En la actualidad se distinguen dos fenómenos muy característicos en la dinámica demográfica cubana: el lento crecimiento de la población y su progresivo envejecimiento.

Cuba ha venido presentando en los últimos años lo que se conoce como crecimiento nulo o población estabilizada, es decir, las variaciones entre un año y otro en el total de habitantes resultan muy reducidas. En general, la población cubana ha experimentado una acentuada declinación de su ritmo de crecimiento anual. 

La situación, además, tiene una marcada incidencia en la composición por edades de la población. La proporción de personas de cero a 14 años de edad, como consecuencia de la reducción de la natalidad, en más de la mitad de su peso relativo. En cambio, la proporción de la población de la tercera edad (60 años y más) ha experimentado un incremento ininterrumpido y se estima que será el único segmento poblacional que crecerá en los próximos años, explica el texto.

Pero, qué hacer en un país donde más del 25 % de su población tendrá 60 años y más para el año 2030, reflexionó el experto. Ello es trascendental para el desarrollo económico de la nación ante retos como la reposición de la fuerza de trabajo, el estado de salud de su población, la seguridad y la asistencia social, dijo.

Frente a esta realidad, el Gobierno cubano ha establecido varios mecanismos para el seguimiento de los temas de población y desarrollo. Desde 2011 existe una Comisión Gubernamental para la atención a la Dinámica Demográfica, que actualmente responde a la aplicación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, los cuales constituyen los objetivos de desarrollo, sociales y económicos para el período 2016-2021.

Asimismo, preciso Juan Carlos Alfonso, existe un Grupo de Trabajo para el seguimiento a la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo de 1994, y al Consenso de Montevideo, de 2013. Está integrado por 23 instituciones gubernamentales y representaciones de la Sociedad Civil.

En línea con el Consenso de Montevideo y la Agenda 2030, se aprobó además el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030.

«La población y su dinámica se encuentran entre sus ejes temáticos. Cuba es  un paradigma en población y desarrollo en América Latina. Por el nivel de su ingreso nacional bruto percápita, como país estaría en el ranking o índice de desarrollo humano en el nivel 119 en el mundo, pero estamos en el puesto 68. Esto tiene que ver con el valor de los niveles de esperanza de vida y educacionales y es de una relevancia extraordinaria. No se trata solo de qué población tenemos, sino de la población que queremos», refirió el Director del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la ONEI.

«La colocación real de temas de población en las agendas nacionales, incluso en un país como el Cuba, de economía centralmente planificada, es algo muy complejo, porque podremos decir que población tendremos y como la vamos a atender, pero no podemos perder de vista que población queremos y como la vamos a lograr con el desarrollo en salud, educación, seguridad social, derechos sexuales y reproductivos, entre otros», mencionó el especialista.

En la segunda jornada sesionó el panel Retos pendientes para la atención a las demandas de niños, niñas, adolescentes y jóvenes y para hacer frente a los desafíos del envejecimiento poblacional.

Desde Cuba, el doctor Alberto Fernández Seco, jefe del Departamento de Adulto Mayor, Asistencia Social y Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, planteó que ante el desafío de los cuidados –uno de los principales retos que se desprenden de la dinámica demográfica cubana actual y futura– no se trata solo de garantizar servicios.

Se necesita que los países implementen medidas para la atención a las personas mayores que promuevan su autonomía, participación integración social y faciliten la incorporación y permanencia en el empleo de los familiares con capacidad para trabajar, dijo.

Asimismo, fomentar el empoderamiento de las personas mayores como sujetos de derecho y no solo como tributarios de atención, conforme al marco de una sociedad para todas las edades.

Por otra parte, la delegación cubana exhortó a los presentes –muchos de los cuales asistirán en el próximo mes de abril a New York, a la comisión de población y desarrollo que analizará la agenda de población a 25 años de la Conferencia del Cairo– a que se adopten resoluciones, algo que hace tres años no ocurre y en lo cual América Latina y el Caribe puede jugar un rol determinante.

Proyecciones de la Población cubana 2010-2050 Foto: Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la ONEI

CUBA, AVANCES Y DESAFÍOS FRENTE AL CONSENSO DE MONTEVIDEO

  • La Ley de Seguridad Social modificó en el 2008 la edad para la jubilación, de carácter no mandatorio, de 55 a 60 años cumplidos para las mujeres y de 60 a 65 para los hombres. Los pensionados por edad pueden reincorporarse al trabajo remunerado.
  • Con la aprobación de la Resolución 139 del año 2011, del Ministerio de Educación, se continuó perfeccionando el Programa Nacional de Educación de la Sexualidad en todos los niveles de la enseñanza general.
  • Se avanza en la eliminación de cualquier tipo de discriminación y en las garantías para la incorporación de la mujer al trabajo remunerado, con la aprobación en 2013 de la Ley No.116, Código de Trabajo. Esta legislación establece el reconocimiento y protección en espacios laborales de las personas independientemente de su orientación sexual o identidad de género y contempla facilidades de licencias a trabajadores o trabajadoras que se encuentren al cuidado de familiares, sin establecerse límites en los términos de su disfrute.
  • Las trasformaciones en la legislación migratoria recogidas en el Decreto Ley No. 302 del 2012, y puesto en vigor el 14 de enero del 2013, representan un paso importante en el camino de proteger los derechos de los migrantes al trabajo, la salud, la seguridad social, la no discriminación y los derechos humanos; y de garantizar que los movimientos migratorios continúen realizándose de forma legal, ordenada.
  • Se continúan ampliando las facilidades de las familias para el cuidado de hijas e hijas menores con la aprobación, en 2016, de los Decretos Leyes 339 y 340, donde se amplían los derechos de la madre y el padre trabajadores, tanto en el sector estatal como no estatal.
  • Se profundiza la implementación del Plan Nacional de Atención Integral al Adulto Mayor para contribuir a elevar el nivel de salud, el grado de satisfacción y la calidad de vida de las personas mayores.
  • Aumentó la cantidad de mujeres en la Población Económicamente Activa entre el censo del 2002 y del 2012.
  • Al cierre del 2016, el 37% del total de ocupados de la economía eran mujeres. Ellas eran, además, el 48% del total de ocupados en el sector estatal civil y mixto y el 63% del total de técnicos y profesionales del país. Se ha incrementado de manera progresiva su participación en el sector no estatal de la economía.
  • En los últimos años se incrementó la proporción de mujeres en el Parlamento y en las estructuras de Gobierno a todos los niveles. Actualmente ellas representan el 53,2% de todos los diputados; el 33.5% del total de los delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular y el 51% de los delegados a las Asambleas Provinciales. Son presidentas de Gobierno en 66 de los 168 municipios y en 9 de las 16 provincias del país.
  • Se mantiene el derecho al aborto voluntario, gratuito y seguro, en instituciones de salud.
  • Se eliminó la transmisión materna infantil del VIH y la Sífilis congénita, logro certificado por OPS/OMS en junio 2015.
  • Se trabaja en la introducción de estándares internacionales de calidad y cobertura en los Servicios de Salud dirigidos a adolescentes, en busca de una atención médica diferenciada e integral, con enfoque de género y de derechos.
  • Se mantienen niveles elevados de cobertura anticonceptiva, en torno al 77%. Se ha fortalecido la disponibilidad de anticoncepción de emergencia en los servicios de atención primaria de salud de todo el país.
  • El país ha mantenido la cobertura prácticamente total de los partos en instituciones de salud.
  • La cobertura de vacunación en la población menor de un año supera el 96%.
  • Se han mantenido bajos niveles de prevalencia en la infección por VIH. Al cierre de 2016 se había logrado diagnosticar el 89,1% del total de casos estimados, lo cual acerca al país a las metas propuestas por ONUSIDA para 2020, la primera de ellas establece que el 90% de las personas que viven con el VIH conocerá su estado serológico.
  • El país cuenta con una plataforma intersectorial para la educación integral de la sexualidad. Se trabaja en el diseño de una Política Nacional de Educación y Salud Sexual.
  • Las 175 Casas de Orientación a la Mujer y a la Familia en todo el país en los últimos años han fortalecido el registro de los casos de violencia y el seguimiento y asesoría sobre salud sexual y reproductiva, violencia intrafamiliar y educación sexual.
  • Se avanza en el enfrentamiento y adaptación al cambio climático con la aprobación de la Tarea Vida, un plan del Estado cubano sustentado sobre bases científicas que contempla cinco acciones estratégicas y once tareas dirigidas a contrarrestar las afectaciones en las zonas más vulnerables.

DESAFÍOS

  • Atender la dinámica demográfica con especial referencia a la recuperación de niveles de nacimientos y la atención a la creciente población adulta mayor, promoviendo sus derechos y una mayor participación en la sociedad, así como estimulando su creciente papel en el empleo.
  • Continuar promoviendo el ejercicio de los derechos humanos, incluyendo los económicos y sociales, como base del desarrollo de su población entre estos la igualdad de género, los componentes de salud, salud sexual y reproductiva, la educación, la cultura, el deporte, la seguridad ciudadana, la recreación, el uso del tiempo libre y otros.
  • Trabajar en la eliminación de la sobrecarga doméstica y la persistencia de la doble y triple jornada de trabajo para las mujeres, apoyando acciones que faciliten la armonización de los intereses familiares y laborales.
  • Trabajar de manera integral para la eliminación de viejas concepciones sexistas que obstaculizan en la práctica el pleno ejercicio de la igualdad y la persistencia de un modelo en el ejercicio de la dirección predominantemente masculino.
  • Disminuir el embarazo y la fecundidad adolescente, atendiendo particularmente las diferencias territoriales.
  • Incorporar la perspectiva de derechos sexuales y género en todas las capacitaciones dirigidas a los profesionales de la salud, de la educación general y superior, de la cultura, de los medios de comunicación social y de todos los sectores de la sociedad.
  • Incrementar la participación de los hombres en las estrategias dirigidas a mantener los logros en materia de igualdad de género, salud sexual y reproductiva.
  • Potenciar la participación de adolescentes, jóvenes, mujeres y hombres en el diseño, planificación, programas, monitoreo y evaluación de las acciones que dan respuesta a las necesidades en el campo de los derechos y la salud sexual y reproductiva a nivel local y comunitario.
  • Incorporar la perspectiva de población y género en la atención a los problemas ambientales derivados del impacto del cambio climático y el calentamiento global.

Fuente: Informe Nacional a la Tercera Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Juan R.Oro dijo:

1

8 de agosto de 2018

20:13:15


Muchos jóvenes profesionales y no profesionales abandonan nuestro país en edad reproductiva.O nuestro país corta ese flujo o no habrá fuerza laboral necesaria para el desarrollo del país.Curiosamente es Uruguay un lugar donde han llegado muchos jóvenes en el último tiempo, incluso una veintena de mujeres fueron forzadas a prostituir.