ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Archivo

Desde que lo acogen las sombras de un vientre, mucho antes de que vea la luz, hay dicha en el ser que en poco tiempo será un niño. El gozo anunciado parte, más allá de los mimos maternos y familiares, de la mano protectora de la enfermera, que colmará dulcemente la copa de la joven madre, exigiéndole todo tipo de pruebas médicas, necesarias, obligatorias y garantizadas por el sistema de salud del país donde vive.

Nacerá en la ciudad o en el campo, tal vez en las montañas de alguna de esas comunidades, aisladas del bullicio, emparentadas con el verdor natural, bajo un sol claro que entrará por las rendijas de su hogar, para calentar la mañana larga y traviesa a la que abre sus ojos. Será amado no solo por sus padres, abuelos y sus otros familiares; sino también por sus vecinos, y hasta por el conocido que de vez en cuando pasa y se le acerca para ver cuánto ha crecido. Y aprenderá a amarlos en la misma medida, porque no hay como ser querido para querer mucho a los demás.

El círculo infantil, el Jardín o la señora que habrá de cuidarlo los primeros años, mientras la mamá trabaja, esperan por su llegada, renovadora de otros niños que ya entran a la escuela y abandonan el espacio donde fueron atendidos. La nueva risa, estampada en la carita infantil que se incorpora, seducirá a sus cuidadoras y con ingenuas mañas, pronto atrapará sus corazones.  

En pocos años vendrá el septiembre oportuno, avisando que es hora de empezar la escuela. En una de las aulas de la comunidad lo aguarda un puesto. Nadie quedará afuera. La escuela, humilde y solidaria, le abre sus puertas. Allí, junto a otros niños, el juego, el conocimiento, los libros y el bien, hallará un refugio que compartirán sus padres, los que pueden trabajar confiados de que su más preciado fruto está cuidado y protegido.

Sin más riqueza que la de su crecimiento personal, empeño del sistema educacional donde se educa, espigan con iguales derechos, los varones y aquellas sin «las que no se puede vivir», y aprenden entre la sobriedad y el recato el gusto por compartir lo que se tiene, en lugar de brillar en la soledad del egoísmo.

Muy cerca de otros lares donde un niño amanece de cara al trabajo, privado de su básico derecho al estudio; donde son separados de sus padres, por secuestros, deportaciones, o por la muerte misma, al servicio de las oligarquías hegemónicas; donde respiran aterrados a expensas de las balas, está ese país, un pequeño embebido amor. Un amor que no alardea de pompas ni derroches, pero amor al fin, limpio de impudicias. Ese país es Cuba, donde más importante que un niño no hay ni puede haber nada, donde es dicha insospechada haber nacido. 

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jose D Monge dijo:

1

14 de julio de 2018

02:44:23


Increible la revolucion cubana....viva Fidel...viva Raul...Hasta la victoria siempre!!...

graciela milanca rodriguez dijo:

2

14 de julio de 2018

10:12:27


BELLO, BELLO Y LA VERDAD

curbelo dijo:

3

14 de julio de 2018

11:16:40


Sin más riqueza que la de su crecimiento personal... Sabias palabras!!

Gonzalo Taborga Molina dijo:

4

14 de julio de 2018

12:29:27


En 1961 fui por primera vez a Vubs donde mis padres trabajaban para Elba gobierno como asesores en salud pública, y conocí la educación impartida a los campesinos en el Oriente, realizadas en conjunto con sus hijos y familiares, en un sistema progresivo de enseñanza individual en la que cada uno recibía y todos al mismo tiempo, en las modestas escuelas, las instrucciones de las profesoras revolucionarias que explicaba el sistema de autoaprendizaje con tarjetas de una caja con preguntas y otra de respuestas. Vi llorar a hombres viejos por aprender a leer y escribir y a niños enseñando a sus padres cómo operar y avanzar con las tarjetas. Sigo hasta hoy el camino de Cuba con el amor de una segunda patria. Desde Chile ???????? mi abrazo. Gonzalo Taborga

Julio S. López Cuesta dijo:

5

14 de julio de 2018

21:12:09


Saludos. Estimada Madeleine Sautié. Qué bueno su artículo.!Magnífico! Ese es el periodismo oportuno que nos hace falta. Verdad irrefutable. Fijese como los ratones de alcoba mercernarios no salen a insertaren la red. Me uno a las expresiones de José, Graciela y Curbelo.