ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Poco a poco y con el paso de los días, el municipio de Ciénaga de Zapata retorna de forma gradual a la normalidad, luego de las inundaciones provocadas por la tormenta subtropical Alberto, las cuales obligaron a evacuar unas 3 000 personas en el territorio.


Vianka Gómez Mora, presidenta del Consejo de Defensa en el municipio, sostuvo que aunque todavía es inquietante la saturación del manto freático, ya restablecieron la totalidad de los servicios a la población y se cumple con la entrega de materiales y otros recursos a las familias damnificadas.   
Mencionó la distribución de colchones, sábanas, fundas y toallas, entre otros medios, así como de algunos volúmenes de cemento para cubrir las
necesidades de cenagueros residentes en los bateyes con mayores afectaciones.


Recordó que la zona oriental de la Ciénaga de Zapata enfrentó una compleja situación por la persistencia de las inundaciones en varias de sus comunidades (Cayo Ramona, El Helechal, San Blas, Bermejas, Pálpite y Soplillar), y que todavía a estas alturas queda alrededor de una decena de viviendas ubicadas en zonas de hondonadas donde es bien difícil el escape del agua.


Ante esa situación, muchos piensan en la utilidad de reubicar las casas asentadas en los lugares más bajos y proclives a las inundaciones.
Según información de Guillermo Cué Lugo, delegado del Instituto de Recursos Hidráulicos en la provincia, esa región del sur matancero reportó 740 milímetros de lluvias durante aquellos días, además del azote adicional del agua que fluye de territorios como Jagüey Grande, Calimete, el sur de Los Arabos y Cienfuegos.


Como parte de la prevención para afrontar futuras eventualidades, se adoptaron un grupo de medidas vinculadas a la presa Voladora y el río Hanábana, así como la construcción de un canal auxiliar en el puente de Soplillar, además de la limpieza de los vertimientos del mismo y la revisión de las 74 obras de drenaje ubicadas en la carretera que separa al poblado de Australia de Pálpite.


Luego de apreciar el alcance de los efectos de las inundaciones, se ha decidido acometer un grupo de obras hidráulicas, explicó Reynaldo Fuentes, director de la Empresa de Proyectos de Recursos Hidráulicos.   


Mencionó en primer lugar la ampliación de la longitud del puente del canal de Soplillar, lo cual posibilitará el incre mento de su espacio de vertimiento. Se trata, dijo, de un canal por donde circula toda el agua de una cuenca de más de 1100 kilómetros cuadrados y que demanda de trabajos de mantenimiento para restituir sus parámetros originales.


El programa incluye además la restauración de los diques de dicho conducto, así como la limpieza y aumento del canal que comunica el puente con la laguna La Nasa, y la construcción de un cauce aliviadero de 500 metros de longitud para comunicar la mencionada laguna con el mar.


De acuerdo con la opinión de especialistas, son acciones muy necesarias para al menos reducir la magnitud de futuras contingencias y evitar al máximo posible las costosas y molestas inundaciones en este sureño territorio matancero. 

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.