ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

PINAR DEL RÍO.–Con el propósito de reducir la dependencia de químicos en la agricultura, especialistas de Vueltabajo trabajan para consolidar la utilización de medios biológicos en el control de plagas.

Como resultado de esta labor, explica Ariel Castillo Rodríguez, jefe del departamento provincial de Sanidad Vegetal, el territorio ha logrado importantes avances en los últimos años.

El 100 % de las áreas arroceras del sector especializado, por ejemplo, hoy se cubren con Metarrhizium anisopliae, un hongo que ayuda a eliminar el picudito acuático del arroz, insecto que perfora la raíz de las plantas y afecta los rendimientos del cultivo.

En tanto, en la actividad tabacalera, alrededor del 60 % de las plantaciones aplican Trichoderma, un hongo que reduce la incidencia de la pata prieta y otras enfermedades.

En una docena de centros para la reproducción de entomófagos y entomopatógenos que posee Vueltabajo, se obtienen hongos, bacterias e insectos, que ayudan a combatir de manera natural numerosas plagas y enfermedades como la broca del café, la primavera de la yuca y del maíz, el cogollero del tabaco, los nematodos en los frutales, la mosca blanca en las hortalizas, y el tetuán del boniato, entre otros.

Aunque muchos productores prefieren todavía el uso de químicos importados, Castillo señala que en la naturaleza existen organismos capaces de lograr el mismo efecto, con la ventaja de que no dejan residuos en los cultivos. De ahí la importancia de extender esta práctica conocida mundialmente como lucha biológica.

«El químico usted lo aplica y a los diez días ya hay vulnerabilidad de que vuelvan a crecer las poblaciones de la plaga. Además, genera contaminación y tiene un impacto negativo en el medio ambiente y en la salud humana», detalla el especialista.

Por tales motivos, muchos países adoptan medidas para disminuir el empleo de plaguicidas y potenciar el uso de medios biológicos, añade.

El Jefe del Departamento de Sanidad Vegetal asegura que durante el 2018, en la provincia se deben producir más de 70 toneladas de entomopatógenos (bacterias y hongos), y unos cien millones de entomófagos (insectos), y para el año próximo esas cifras deben incrementarse sustancialmente, a partir del mejoramiento de las instalaciones y la ampliación de capacidades que se lleva a cabo actualmente.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Kalano dijo:

1

18 de junio de 2018

14:19:08


Esta es una muy buena solucion para los agricultores cubanos mucho mejor que usar grandes toneladas de quimicos que lentamente van acabando con la vida y las plagas se hacen mas resistentes y los daños son muy cuantiosos.aqui el problema es que los productores conoscan estos productos y que esten a la mano para su aplicacion en el momento oportuno ya que los biologicos hay que establecerlo para que realicen su control con eficiencia pero hay que crear una cultura entre los productores y dibulgar mucho mas sobre el empleo de los productos biologicos para que no se pierdan en grandes almacenes donde se vencen y cuando el productor lo usa ya no hacen efecto.