ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Los operarios controlan cada paso del proceso productivo. Foto: Cortesía del autor

HOLGUÍN.–Respetar los procedimientos técnicos sin pasar por alto los cálculos económicos es tarea que hace bien Julio César Gutiérrez, jefe de brigada del Taller de Conexiones de la Empresa de Tubos de Polietileno de Alta Densidad (PAD) Holplast.

Sin rodeos confirmó que durante el 2017 los cuatro operarios del taller fabricaron, mediante uniones por termofusión,  6 000 piezas desde 90 hasta 400 milímetros de diámetro. Todas fueron a instalaciones hidráulicas en ejecución en diversas partes del país.

Así evitaron importaciones con un valor superior a los 250 000 euros, una suma significativa que no es novedad, porque desde el 2011 se ahorran cantidades similares o muy cercanas, debido a que la producción anual se comporta entre 5 000 y 6 000 piezas.

El pozo para sistemas de saneamiento sin presión (alcantarillado) es otra muestra de la acometividad del referido taller. Se hace con una sección de tubo de mil milímetros (mm), que puede tener una altura de hasta un metro y 70 centímetros. En su interior tiene una escalera confeccionada con tuberías plásticas y lleva tantas conexiones como requieran los proyectistas de la obra donde se instale.

«Sustituye estructuras de igual uso ensambladas con bloques y cemento. El nuestro se vende a 2 000 pesos, mientras que uno similar importado cuesta más de 3 000 dólares», explicó Julio César, quien enseguida puntualizó que siete unidades fueron instaladas meses atrás en áreas de la Zona Especial de Desarrollo Mariel, en la provincia de Artemisa.

SERIEDAD EN LOS COMPROMISOS PRODUCTIVOS

Holplast es una entidad acoplada en todo sentido, situación que se hace visible en la seriedad con que cumple sus compromisos. El pasado año la producción de tubos se elevó a 1 506 271 metros y devino victoria contundente al sobrepasar un récord registrado en el 2015.

Rolando Fornaris Villanueva, director general de la empresa, atribuyó los resultados a la disponibilidad de materia prima, la preparación del personal y la capacidad de este para mantener en funcionamiento las tres líneas (de 16 a 110 mm, de 90 a 355 mm y de 400 a mil mm), algunas de ellas con un largo periodo de explotación.

Atento a esas observaciones, Manuel Otamendy Vidal, director contable, no tuvo reparos en afirmar que la fábrica funciona gracias al ingenio de los trabajadores, sobre todo a los integrados a la organización de base de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores. «Al finalizar el 2017 sus aportes superaron los dos millones de pesos», observó.

Detalles específicos sobre este tema aportó Jorge Labañino Fernández, especialista principal en mantenimiento y destacado innovador: «La línea de 90 a 355 mm quedó fuera de servicio por la rotura del intercambiador de calor. Entonces adaptamos uno de uso, en buen estado. Este posee mayor capacidad que el original, se coloca en el exterior y es perfectamente reparable. Hoy la línea procesa 440 kilogramos de materia prima por hora. Quiere decir que recuperó su capacidad de diseño».

Tan importante como esa adaptación, que también contó con el ingenio del mecánico Abel Estrada Borrego, es la recuperación de la enrolladora de mangueras, tarea asumida por los ingenieros Pedro Rodríguez Castellano y Martín Estévez Silot, quienes modificaron mediante cálculos precisos el sistema de accionamiento neumático del equipo.

Aunque las huellas del talento de los «aniristas» son varias, se habla con entusiasmo del restablecimiento de la capacidad operativa de la grúa viajera, indispensable para cambiar los moldes pesados de las máquinas extrusoras. Jorge Labañino narra que la solución estuvo en fundir en aluminio un nuevo pedestal del sistema de traslación para sustituir al original, fuera de servicio por una grave quebradura.

Asimismo, directivos y trabajadores disfrutan de la recuperación de la co-extrusora, mecanismo que estampa el ribete azul que indica el uso de los tubos en obras hidráulicas, al tiempo que deviene marca propia de Holplast.

Son numerosos los sitios promisorios donde aparecen, ensamblados o a la espera de ese proceso, los tubos producidos por la empresa holguinera. Daniel González Suárez, director técnico-productivo, citó, entre ellos, a Mayarí (Holguín), Valle de Caujerí y Niceto Pérez (Guantánamo), donde benefician programas agrícolas;  Zona Especial de Desarrollo Mariel, Artemisa, en la red de acueducto y sistemas contra incendios; polo turístico en desarrollo en Ramón de Antilla, en Holguín, y las conductoras vinculadas con las presas Cubano-Búlgara, en Camagüey, y Gota Blanca, en Santiago de Cuba.

El intenso ritmo de trabajo del Taller de Conexiones no deteriora la calidad de los pedidos. Foto: Cortesía del autor



PUERTA POR ABRIR

Además de satisfacer todas las demandas provenientes de las inversiones del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, la fábrica forma parte de las cuatro entidades nacionales que han logrado la acreditación del Sistema Integrado de Gestión Empresarial por la Norma IS0 9001 del 2015, que abarca los sistemas de gestión de la calidad, de salud y seguridad del trabajo y de protección del medio ambiente.

La certificación, significó Rolando Fornaris, reconoce el seguimiento estricto de la trayectoria del proceso productivo, al que acompañan acciones para suprimir o reducir a niveles ínfimos la carga contaminante. Y eso también indica compromiso con el desarrollo sostenible, o sea, aportar bienes materiales sin comprometer el futuro.

Un siguiente y necesario paso es la acreditación del laboratorio de la industria. La correspondiente legitimación, explicó el directivo, correrá a cargo del Órgano Nacional de Acreditación de la República de Cuba.

Aspiran a materializar la idea el próximo año. Hoy transitan por la elaboración de la documentación a presentar y el proceso de homologación de ensayos con un laboratorio de nivel internacional que debe ser definido.

La más simple alusión a este tema genera en el colectivo un sinfín de opiniones, que se resumen en comparar la deseada certificación con una puerta abierta totalmente a la exportación.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.