ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Bomberos cubanos, siempre listos para enfrentar cualquier contingencia. Foto: Pastor Batista

El cuerpo de bomberos de Cuba (CBC), en función de prevenir los incendios, organizó por primera vez en 1966 la Semana Nacional de Protección contra Incendios: con el propósito de incentivar la participación de directivos, trabajadores, organizaciones políticas y de masas en la prevención y extinción de incendios.

Cincuenta y dos años después, el evento, que se celebrará este 2018 del 14 al 20 de mayo, constituye una jornada que crece en sus propósitos y ha logrado año tras año, elevar la cultura de seguridad en el país, manera en la que se contribuye al cuidado de los recursos de la Isla.

En esta ocasión los protagonistas son los organismos de administración central del Estado y sus OSDEs, los consejos de administraciones provinciales y municipales y el pueblo, pues son ellos los encargados de asesorar y controlar el trabajo que se lleva a cabo en cada una de sus instalaciones y territorios.

Continúa siendo uno de los principios básicos dirigir las principales acciones a minimizar las causas que originan los desastres tecnológicos; destinar los conocimientos y definiciones básicas entre los trabajadores y la población en materia de seguridad contra incendios que contribuyan a la reducción de los incendios y sus consecuencias, garantizando para ello, intercambios, conferencias, charlas educativas así como realizar un movimiento político que posibilite la realización de actividades con el fin de elevar la cultura de seguridad y protección contra incendios y de esta manera, vincular las nuevas generaciones y reconocer socialmente el trabajo de las fuerzas profesionales y voluntarias que se dedican a esta actividad.

Al decir del teniente coronel Daniel Chávez el propósito que persigue el CBC es lograr una mayor vinculación entre los organismos y elevar el sistema de gestión de los bomberos a todos los niveles en aras de disminuir estas situaciones que tantos daños y pérdidas causan.

En una mirada rápida al año 2017, el CBC dirigió sus primeras acciones al fortalecimiento del trabajo de prevención de incendios, priorizando los sectores de mayor impacto económico y social en el país. Especial atención se le brindó a las inversiones en los principales polos turísticos y de desarrollo en el país, los centros históricos, culturales, hospitalarios, educacionales y recreativos, así como a la red comercial.

Como parte del trabajo del organismo se llevaron a cabo más de 30 000 inspecciones, en las que se detectó un incremento de las infracciones del régimen de seguridad contra incendios y fueron aplicadas las debidas medidas legales; las multas y paralizaciones de equipos fueron las más frecuentes.

De las infracciones detectadas, continúan siendo las de mayor incidencia aquellas de carácter organizativo y en menor medida las que precisan de inversiones para su solución. Este fenómeno en la mayoría de las ocasiones está originado por la insuficiente gestión administrativa en el cumplimiento de las tareas encaminadas a mitigar las causas y condiciones para el surgimiento de los incendios y su propagación.

De igual forma, es meritorio destacar el trabajo preventivo que ha llevado a cabo la Asociación de Bomberos Voluntarios de Cuba (ABVC) en la atención a círculos de interés, visitas a los hogares, preparación de las brigadas contra incendios, así como el incremento de los cursos y charlas educativas en centros de trabajo y actividades de divulgación.

A pesar de la ardua labor preventiva de los CBC persiste la no observación de las medidas de protección contra incendios en procesos productivos, de servicios y el sector residencial, dando origen durante el pasado año a más de 13 000 incendios con pérdidas cuantiosas de forma indirecta y directa para la economía. Un aspecto importante a resaltar es que el 94% de los categorizados como principios de incendios fueron extinguidos en gran parte por el accionar de los trabajadores y la población, sin embargo, la percepción del riesgo aún no es suficiente.

LOS ORGANISMOS Y EL PUEBLO AYUDAN

El hombre ha tenido necesidad de enfrentar históricamente los incendios con los medios a su alcance. En Cuba, el CBC y otros diversos organismos le brindan apoyo a todas las entidades de la administración central del Estado para que estén capacitados y puedan, ante cualquier situación, prevenir y evitar la propagación de incendios.

Según el especialista en seguridad y protección del Ministerio de Turismo (Mintur), Luis Antonio Cabañas, durante el 2017, con el trabajo para el control de incendios, su entidad pudo disminuir las pérdidas económicas. Este año, durante la semana nacional de protección contra incendios, realizarán debates entre los directivos y trabajadores con el propósito de adoptar medidas que le permitan consolidar el trabajo en la prevención de los incendios.

El Ministerio de Comercio Interior (Mincin) posee una guía de autocontrol que no solo aplican los técnicos, sino todos los trabajadores del organismo.

Al decir de Ángela González, especialista de seguridad y protección del Mincin, han logrado capacitar a todos los técnicos de frigorífico y continúan trabajando en la labor educativa de los trabajadores del Ministerio, en aras de evitar la propagación de los incendios.

Por su parte, Javier del Toro Valdivia, funcionario del Ministerio de Energía y Minas (Minem) encargado de tal función, asegura que desde el 2016 la entidad ha logrado que todos los meses se efectúe un análisis de las medidas de protección contra incendios ,pues para ellos lo fundamental es prevenir el incendio, lograr a toda costa que no se dañe ningún recurso.

Asimismo, Alberto Hernández Marichal, director de defensa, seguridad y protección del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), afirma que el apoyo del cuerpo de bomberos en todas las provincias del país ha sido fundamental. La entidad posee un grupo de normas y principios, además de las ofrecidas por el CBC, por las que se rige para la preservación de las instalaciones y edificaciones de los incendios con la consecuente eliminación de los mismos en caso de producirse.

Lo cierto es que el trabajo en la prevención contra incendios y evitar la propagación de los mismos es una de las tareas en las que todo el país debe trabajar incesantemente, aunque cada institución lleva a cabo medidas para preservar los recursos del Estado. Los incendios son evitables.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Carlos Alberto dijo:

1

17 de mayo de 2018

03:49:54


Estamos en pañales n la Prevencion y preparacion del personal y poblacion en general . El mundo desarrollado prepara sistematicamente( mensual) a las personas, para prevenir y que conducta tomar ante un incendio, o sea, no estoy hablando de Tecnologias caras. Podemos hacerlo, igualmente, en fabricas, escuelas, hospitales, edificios multifamiliares, etc.