ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Según RadioCuba, el país finalizó el 2017 con alrededor del 60 % de cobertura de la Televisión Digital Terrestre (TDT), lo cual significa que unos siete millones de cubanos podrían recibir la señal digital en definición estándar y tres millones en HD, todo ello gracias a la instalación de más de un centenar de transmisores. Foto: Ismael Francisco

SANCTI SPÍRITUS.–Las mismas llamas que en la madrugada del sábado 9 de enero del 2016 se tragaron los transmisores tradicionales ubicados en la loma de San Isidro, al sur de la cabecera provincial espirituana, son en buena medida responsables colaterales de un suceso de trascendencia excepcional para la región y el país: el inminente inicio en estos predios del tan llevado y traído apagón analógico, que a la larga terminará imponiendo la señal televisiva digital en el ciento por ciento de la geografía cubana.

«Yo me llevé el mosquitero en la cabeza», relataría entonces el ingeniero Jorge Félix Madrigal, director de la División Territorial de RadioCuba en Sancti Spíritus, al rememorar el siniestro que en cuestión de minutos, sin previo aviso, sin una racha de viento,  borró la señal de todos los canales en cinco de los ocho municipios de la provincia –Sancti Spíritus, Cabaiguán, Taguasco, Jatibonico y La Sierpe–, los mismos que ahora protagonizan el experimento, y si no hubo mayores desgracias fue por la rapidez con que se operó.

Sobre las cenizas de San Isidro, sin embargo, fue construido en fecha posterior un nuevo local con los requerimientos técnicos y de seguridad necesarios y quedó instalado el transmisor digital de más alta cobertura del país, capaz de irradiar la señal no solo a estos cinco territorios, sino incluso a determinadas zonas de las provincias de Villa Clara y Ciego de Ávila.

Según Jorge Félix Madrigal, el nuevo transmisor instalado asegura señal digital en los 5 municipios. Foto: Vicente Brito

A este privilegio, Jorge Félix Madrigal añade otros de similar connotación, que igualmente determinaron el inicio del apagón parcial en el país por esta región –también en la etapa ocurrirá en la Isla de la Juventud–:

«Estos municipios desde el punto de vista digital están totalmente provistos de lo que se necesita hasta hoy para un paso de este tipo: disponen de un transmisor del canal de Alta Definición (HD) y somos en Cuba los únicos donde esta señal abarca una zona tan amplia».

Según el especialista, la decisión representa un motivo para alegrarse y no para alarmarse, toda vez que el apagón analógico total está previsto para el 2022 o el 2023 y configurado por regiones o por canales. «En este apagón parcial que nosotros tendremos aquí coinciden los dos criterios: vamos a apagar cinco municipios, pero solo el transmisor analógico del Canal Educativo».

El equipamiento que se instaló en Sancti Spíritus está considerado como el más moderno del país. Foto: Vicente Brito

APAGAR LAS IMPROVISACIONES

Aunque la desaparición de la señal tras el incendio en San Isidro disparó en Sancti Spíritus las ventas de las llamadas cajitas decodificadoras y también de los televisores híbridos, el anunciado apagón de julio le ha puesto los pelos de punta a más de un espirituano, tal y como pudo comprobar Granma en un recorrido de rutina por la red de tiendas de la cabecera provincial.

«Ay, hijo, ¿quién le mete el diente a esto? ¿Tú te imaginas las tazas de café que yo tengo que dejar de tomarme para reunir los 10 000 pesos que me cuesta el televisor nuevo?», se lamentaba Alicia María Valle a un costado de la tienda La Espirituana, en la cabecera provincial, donde se ofertaban los aparatos Philcon a un precio de 399,95 CUC.

Las autoridades han explicado más de una vez y por diferentes vías que lo de ahora no es radical, que solo va a apagarse la señal analógica de un canal de contenido fundamentalmente pedagógico y que incluso el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) ha dispuesto la reubicación de la programación general del Educativo en otros espacios, pero al parecer en este caso la comunicación no ha fluido como debiera.

«¿Para cuándo van a volver a vender los mandos de las cajitas? No hay en las tiendas pero aquí en Sancti Spíritus te los llevan a tu casa y te lo dejan instalado por 12 CUC», escribía el usuario Lucas2011 en este propio diario hace poco más de un mes al pie de una nota que generó decenas de opiniones sobre la inminente llegada del apagón parcial.

Grisel Reyes León, presidenta del Grupo Empresarial de la Informática y las Comunicaciones (GEIC), explicaba recientemente que el país está potenciando la venta de las cajitas y televisores híbridos en los municipios donde se iniciará el apagón parcial. «La idea es que el ciudadano que tenga los recursos pueda acceder sin contratiempos a la compra de estos artículos», precisaba la funcionaria.

Según Reyes León, a tono con la política del país de no dejar a ningún cubano desamparado, aquellas personas con bajo poder adquisitivo serán revisadas con vistas al otorgamiento de créditos y a los casos más extremos se les subsidiarán las susodichas cajitas, siempre y cuando estén identificados como tales por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y dispongan del equipo receptor.

GUERRA AVISADA…

Los que sí están completamente seguros de que al menos por ahora no van a poder prescindir del Canal Educativo son los profesores y estudiantes de las 237 escuelas espirituanas –2 415 aulas– que reciben a diario por su frecuencia los contenidos pedagógicos popularmente conocidos en Cuba como teleclases.

«En cada municipio existe un grupo de tecnología educativa que es el responsable del estudio que se realizó para que en el ciento por ciento de estas escuelas exista una vía para ver la televisión digital», sostiene Luivanis Rodríguez Vera, jefe de departamento de tecnología educativa en la Dirección Provincial de Educación, para quien resulta de primer orden incorporar a los maestros en la preparación para el uso eficiente de los televisores ATEC de 32 pulgadas, que el sector está asegurando.

Como parte del proceso asociado a la digitalización, el territorio ha venido renovando su infraestructura tecnológica, que incluye no solo la sustitución de los equipos receptores (televisores y cajas decodificadoras), sino también la instalación de más de 1 400 antenas recibidas desde La Habana y Santa Clara y está a la espera del cable coaxial y los conectores demandados.

El centro de San Isidro, en las afueras de Sancti Spíritus, transmite la señal a cinco municipios de la provincia. Foto: Vicente Brito

SAN ISIDRO, EL ESPEJO

Como una inversión para el futuro calificaba el pasado año Miguel Díaz-Canel Bermúdez, actual presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, los trabajos ejecutados en el centro de San Isidro, en Sancti Spíritus, en virtud de los cuales entró en servicio el nuevo transmisor híbrido de tecnología alemana que hoy beneficia a cerca de 300 000 pobladores de esta provincia.

San Isidro es el espejo de lo que paulatinamente debe ocurrir en todo el país como parte de un proceso iniciado en el 2013 que busca expandir la televisión digital con el consiguiente mejoramiento en la calidad de la señal, la incorporación de nuevas prestaciones, un ahorro sustancial de energía y la liberación de frecuencias hoy día necesarias, por ejemplo, para lograr una conexión más eficiente por banda ancha o para implementar la telefonía 4G.

El proyecto, que se integra al proceso de informatización de la sociedad, involucra a varios organismos y su velocidad de despegue en buena medida se corresponderá con la solvencia económica y financiera de la nación y con la capacidad de respuesta de la industria nacional, que cada día debe pesar más en la oferta de los distintos componentes que se necesitan.

Según RadioCuba, el país finalizó el 2017 con alrededor del 60 % de cobertura de la Televisión Digital Terrestre (TDT), lo cual significa que unos siete millones de cubanos podrían recibir la señal digital en definición estándar y tres millones en HD, todo ello gracias a la instalación de más de un centenar de transmisores.

La cuestión, sin embargo, es mucho más complicada porque el transmisor es solo una parte de la película, una parte importantísima, a lo que se suma el televisor apropiado, la caja decodificadora, una antena de calidad, el bajante y el conector.

Diseño: Guillermo Meriño Suárez
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Eglez dijo:

26

9 de mayo de 2018

10:12:29


Leo con detenimiento todos los artículos relacionados con este tema y he tenido la oportunidad de ver varias conferencias sobre el tema, veo muy necesaria esta medida ya que va a ayudar en el desarrollo de las comunicaciones en nuestro país, pues se van a liberar bandas de frecuencias que van a ser usadas en telefonía móvil 4G, pero lo que nunca entiendo son las declaraciones sobre el equipamiento comercializado y cito: “Grisel Reyes León, presidenta del Grupo Empresarial de la Informática y las Comunicaciones (GEIC)..“a tono con la política del país de no dejar a ningún cubano desamparado, aquellas personas con bajo poder adquisitivo serán revisadas con vistas al otorgamiento de créditos y a los casos más extremos se les subsidiarán las susodichas cajitas, siempre y cuando estén identificados como tales por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y dispongan del equipo receptor.” Bajo que concepto se identificará las personas de bajos ingresos, cual es el mínimo para determinar a alguien de bajos ingresos, en mi caso yo soy trabajador de una empresa estatal casualmente perteneciente al mismo grupo empresarial de la compañera Grisel Reyes León y por mucha cuenta que saque me es imposible hasta comprarme una caja decodificadora pues el precio de estas es casi el 100% de mi salario en un mes, aplicaría yo como persona de bajos ingresos, claro que sí, como yo casi el 100 % de los trabajadores del sector estatal clasificamos sumándole a los jubilados, personalmente tengo otras preocupaciones mayores que el del apagón analógico cuando llegue el 2022 no veré televisión pues uno vive sin TV pero no sin comer.

Ylesus dijo:

27

9 de mayo de 2018

10:49:49


Alégrense que solo tengamos que pagar la cajita y no el servicio, como sucede con el teléfono celular. Pero además el fenómeno de los televisores caros no es nuevo, los TV analógicos siempre han sido caros y no he visto a nadie quejarse del tema ni preocuparse por los que no pueden ver TV. La hipocresía mata a los foristas.

Roxanasilva dijo:

28

9 de mayo de 2018

11:18:27


Considero que antes del apagón analógico,deberían comercializar equipos que estén al alcance de los trabajadores cubanos, porque no es un secreto para nadie que con un salario ,nadie puede acceder a beneficiarse de una cajaita digital,y mucho menos de un televisor,Y ACASO LA GRAN MAYORÍA DE LOS TRABAJADORES NO TIENEN DERECHO DE DISFRUTAR DE ELLA?.Además el estado tiene sus manos la tecnología necesaria para esto?,porque en mi caso dispongo de televisor digital y una cajita,creame que porque me la regalaron porque con mi sueldo no compro ni los cables, pero no obstante, que no intente llover o que haya mal tiempo ,porque ahí mismo se acaba la felicidad...