ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
A la derecha, la profesora universitaria ya jubilada Acela Caner Román y a su lado la italiana María Ángela Marengo. Foto: Nuria Barbosa León

El intercambio familiar y comunitario, marca una huella imperecedera  entre italianos y cubanos, quienes han estrechado vínculos fraternos en  la comunidad de Pogolotti, ubicada en el municipio habanero de Marianao.

Ese territorio constituido también como Consejo Popular dentro de la estructura  institucional cubana, Pogolotti resulta el primer barrio obrero construido en el siglo XX en la Mayor de las Antillas, luego de culminada la guerra de independencia contra España. Allí vivió una familia de intelectuales destacados y por eso, se toma el apellido para nombrar el lugar.

Un italiano venido de Piemonte, Doménico «Dino» Pogolotti (1873-1923) compra un lote de tierra a bajos precios en una zona periférica y rural de La Habana, con señales de ruina total producto de los conflictos bélicos acontecidos en el país a finales del siglo XIX. Para incrementar el valor a esos suelos, inició un programa arquitectónico urbano, hoy presente en el trazado de las calles, el acueducto y las edificaciones.

Su hijo, Marcelo (1902-1988) continuó aportando a la barriada a partir del prestigio de su nombre y los ingresos generados por las obras pictóricas que realizó como representante de la corriente de pintores vanguardistas. Sus cuadros reflejaron la marcha de los obreros de Marianao por el empleo y describen al ser humano enajenado ante los poderes que lo someten a la explotación.

Ese orgullo de pertenencia a una localidad lo adquiere la intelectual Graziella Pogolotti, hija de Marcelo y colega de profesión en las páginas del diario Granma. Ella igualmente contribuye a la concreción de proyectos sociales conveniados con la Universidad de Altos Estudios de Torino en Italia.

Acerca de esta labor, la profesora universitaria ya jubilada, Acela Caner Román relata que desde el año 2002 realizan acciones en el barrio para mejorar la calidad de vida de los pobladores en las que contribuyen la Asociación de Amistad Italia-Cuba, el Ayuntamiento de Giaveno de la región de Piemonte, el Sindicato de Jubilados Italianos, el Museo de la Emigración de Torino y otras instituciones de esa nación europea.

Por la parte cubana, está presente el Ministerio de Educación Superior, el Grupo de Desarrollo Integral de la capital, el Gobierno del municipio, el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, que concreta sus acciones en el Taller de Transformación Integral, compuesto por una casa comunitaria con espacios para los adultos mayores y los jóvenes.

Todo responde al proyecto social Sinergia en Pogolotti, con investigaciones sólidas acerca de los orígenes de la comunidad, sus aspiraciones y modos de convivencia, que influye en la población para que las personas participen en una labor colectiva de construcción comunitaria, profundicen en sus conocimientos y aporten desde sus individualidades.

«Ese proyecto ha propiciado el saber que en Cuba la familia italiana más destacada es de Piemonte, concretado en la edición de varios libros, resultado de las investigaciones acometidas. El texto ha sido divulgado en las escuelas cubanas y de Torino. Con ello, las personas conocen más de sus orígenes y eso le activa el sentido de pertenencia y de orgullo hacia el barrio», aseguró Caner Román, máster en ciencias en Geografía y delegada de la circunscripción 53 de Marianao (cargo equivalente a un consejal o líder comunitario).

Ejemplifica con la participación de los artistas del barrio en el Festival Internacional de las Artes Visuales conocido como la Bienal de La Habana en el  año 2015, en la cual los espacios colectivos fungieron como galerías para exponer obras de los propios artistas de la localidad y traer muestras de otras personalidades de prestigio internacional.

Igualmente en las escuelas de Torino se despierta el interés por conocer a Cuba a partir de los relatos que se llevan a los centros docentes, así como el fomento de la danza, el canto, la pintura y otras artes.

Además, se incentiva la correspondencia postal entre los niños italianos y cubanos.

«Cada uno de nosotros aporta al barrio de acuerdo con sus saberes, así  apoyamos la construcción de una casa para los jóvenes y acometimos un taller de aprendizaje de corte y costura. Las máquinas de coser llegaron desde Italia, a partir de las estrategias diseñadas por el proyecto de Sinergia. También los adolescentes desearon aprender cocina y gastronomía, por lo cual se propició el montaje de un área para estos temas», significó la entrevistada.

Otro de los aportes, está recogido en el libro: Encuentro entre Amigos, que contiene recetas de la cocina cubana y de Piamonte, presentado el 24 de febrero último para conmemorar la fecha fundacional del barrio y que recoge el conocimiento de las artes culinarias, partiendo de la experiencia familiar y de las tradiciones de cada hogar.

Caner Román concluyó sus palabras asegurando: «Perseguimos el conocimiento entre los pueblos, la solidaridad y la amistad. Trabajamos por mejorar las condiciones materiales, pero también por lo espiritual para que haya felicidad y alegría».

Con ella coincidió la italiana María Ángela Marengo, quien desempeñó la función de directora de la Oficina de Intercambio de Estudiantes y Profesores de la Universidad de Altos Estudios de Torino y actualmente está jubilada.

Asegura que en los resultados del proyecto social Sinergia ha primado el esfuerzo personal de ellas para motivar a los decisores gubernamentales en ambos países.

También han sensibilizado a las familias en Italia para que aporten alguna cifra, aunque sea de muy poco monto, para que se financie el proyecto, principalmente la compra de cámaras fotográficas para un taller de fotografía. Además ha contribuido la agencia de turismo: Viaje Solidario, que ha hecho aportes con algún financiamiento para el barrio.

María Ángela perdió la cuenta de la cantidad de veces que ha venido a Cuba, pero afirma que esta Isla caribeña es historia viva, en la que vibra el legado del Che Guevara y de Fidel Castro.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.