ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Cuba cuenta desde este viernes con una sede oficial de Jica, el organismo japonés que se encarga de gestionar la cooperación internacional y que ha financiado proyectos claves en el desarrollo de la mayor de las Antillas.

La apertura de una oficina permanente en La Habana de la Agencia Internacional de Cooperación del Japón (JICA, por sus siglas en inglés) responde al deseo de ambos países de robustecer los vínculos económicos bilaterales en diversas áreas y mejorar la eficiencia e implementación de sus programas en la Isla.

De hecho, en septiembre de 2016, durante su visita a la Isla, el primer ministro nipón Shinzo Abe consideró que una sede en la Mayor de las Antillas constituiría un escenario propicio para una mejor gestión de la cooperación entre los dos estados.

En la ceremonia de inauguración, el vicepresidente de JICA, Shigeru Maeda agradeció los esfuerzos de los gobiernos de ambos países para concretar la apertura de la sede y dijo que era intención de JICA apoyar el desarrollo sostenible de Cuba

Mitsunari Okamoto, viceministro de Relaciones Exteriores de Japón expresó que la misión y filosofía de JICA es brindar apoyo a Cuba en las áreas prioritarias para la Isla.

"Anhelo que dentro de 20 ó 30 años los cubanos puedan seguir disfrutando de los beneficios de la ayuda de JICA", dijo Okamoto.

Por su parte el ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión extranjera, Rodrigo Malmierca, la puesta en marcha de una oficina de JICA materializa el deseo común de estrechar y ampliar los nexos bilaterales cubano japonesas.

Malmierca reconoció el apoyo tradicional de JICA, institución que ha trabajado con nuestro país desde hace más de medio siglo, que ha dirigido su ayuda a la realización de proyectos de cooperación técnica que benefician sectores priorizados para Cuba.

Se mostró convencido de que la apertura de esta oficina permitirá dar un seguimiento más sistemático a los planes que hoy se implementan peeo, sobretodo, a identificar otro nuevos en sectores estratégicos para el desarrollo económico y social de nuestro país.

Shino Katsuhiko, subdirector de la división de América Latina y el Caribe de JICA, en respuesta a una pregunta de Granma afirmó que su presencia en la capital cubana les permitirá mejorar la calidad de su actividad y profundizar los nexos con el gobierno cubano. También servirá para fomentar más proyectos necesarios para el desarrollo económico y social de Cuba, comentó

Katsuhiko se mostró satisfecho con la labor realizada por la contraparte cubana en la ejecución de los programas de cooperación.

Según sus oficiales en La Habana, JICA tiene el presupuesto de cooperación bilateral más grande del mundo, trabaja en más de 150 países y regiones y tiene 100 oficinas en el extranjero. Es la organización encargada de ejecutar la Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD) del gobierno japonés.

Aunque es hasta ahora que oficializa su representación en nuestro país, esa agencia viene desarrollando actividades en Cuba hace más de medio siglo con el inicio, a partir de los años sesenta del siglo pasado, de programas de capacitación de expertos. Los lineamientos de sus actividades actuales en Cuba fueron determinados en las sesiones del Diálogo Político bilateral celebradas durante los últimos años entre La Habana y Tokio.

A día de hoy, bajo las modalidades de cooperación técnica, asistencia financiera no reembolsable y de préstamos, esa entidad gubernamental tiene en ejecución seis programas de cooperación en Cuba destinados al aumento de la producción alimentaria, el cuidado de la salud, la energía, el transporte, agricultura y conservación del medio ambiente, muchos de ellos esenciales para la economía cubana.

En ese sentido destacan los programas para el mejoramiento de los equipos agrícolas y la tecnología para de producción de semillas de arroz, fortalecimiento de la capacidad de mantenimiento de equipos médicos y diagnóstico temprano del cáncer y la instalación de equipos médicos para el mejoramiento de los servicios de atención de salud en los principales hospitales, la formación de un plan maestro nacional de transporte y el perfeccionamiento de la capacidad de mantenimiento de los vehículos recolectores de residuos en La Habana, entre otros.

La inauguración de su sede en la capital cubana se inserta también las actividades conmemorativas por el aniversario 120 de la llegada de los primeros inmigrantes japoneses a Cuba, de los cuales hoy se cuentan cerca de 1 200 descendientes.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel Rodriguez dijo:

1

10 de marzo de 2018

13:07:56


Buena noticia, mis respeto para el Japón. Y donde estará ubicada la sede. Nunca.sw escribió en el articulo.

Jose R Oro dijo:

2

10 de marzo de 2018

21:46:00


Muy buen reportaje de la periodista cubana Iramsy Peraza Forte, que refleja el potencial de la relaciones entre Japón y Cuba. Muy buenas oportunidades inversionistas y comerciales entre ambas naciones, evidenciadas durante la visita de mayo del 2017 del Canciller Fumio Kishida y en septiembre del propio año del Primer Ministro Shinzo Abe. La inversión y el comercio japonés, es excepcionalmente deseable, incluyendo el desarrollo de áreas costeras para el Turismo, el transporte ferroviario y mejoramiento de puertos; y muchas otras acciones comunes. El otorgamiento de créditos a través de la banca y agencias comerciales privadas, así como instituciones gubernamentales es crítico. Se destacan la Agencia Japonesa para la Cooperación Internacional (JICA) que como se reporta acaba de abrir su oficina en La Habana, el Banco Japonés de Cooperación Internacional (JBIC), el muy importante Banco Japonés de Importación – Exportación (JEXIM), el Fondo para la Colaboración Económica Exterior (OECF), sin olvidar el primordial Seguros para las Exportaciones e Inversiones Niponas (NEXI) al que tuve el gusto de asesorar acerca de Cuba. Todas estas instituciones están interesadas en invertir en la Isla y creo serán parte importante de la estrategia de diversificación económica de Cuba. Además de las empresas japonesas que se mencionan, hay muchas otras del sector privado que están interesadas, algunas de ellas del primer nivel en tecnología y capacidad financiera. Los temas de que preguntan los empresarios japoneses con más frecuencia es acerca del proceso de normalización de las relaciones entre los EE.UU. y Cuba, de la política negativa de DT, no solo hacia Cuba sino también hacia Venezuela, también acerca de los riesgos financieros en Cuba, en otras palabras si Cuba puede pagar créditos, etc. Se interesan por la posibilidad de la contratación y pago directo de trabajadores en Cuba, la unificación de la moneda nacional, y otros temas, de los que se sabe mucho más en Japón de lo que se pudiera uno imaginar.