ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El programa produjo 1 268 276 toneladas de hortalizas y condimentos frescos. Foto: Cristian Domínguez

Desde que existe vida humana, la agricultura ha sido la fuente más valiosa de alimentos; pero las catástrofes naturales y las motivaciones económicas han propiciado la búsqueda de nuevas alternativas que garanticen la supervivencia de nuestra especie, tales como la agricultura urbana y suburbana.

Un país subdesarrollado y bloqueado como Cuba ha apostado por este programa que, en correspondencia con los conceptos y enfoques promovidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ha sido ajustado con el nombre de agricultura urbana, suburbana y familiar.

En el año del aniversario 30 de los organopónicos y el 20 de la agricultura urbana, Cuba avanza con mayor integración hacia retos superiores, para contribuir al desarrollo de la producción de alimentos, a la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución y a materializar el legado del DrC. Adolfo Rodríguez Nodals, líder indiscutible de este movimiento, según se planteó en el balance anual de la actividad durante el 2017, celebrado el pasado fin de semana en el Ministerio de la Agricultura.

LOS RETOS QUE PLANTEÓ IRMA

Durante el año 2017, el programa enfrentó los fuertes daños ocasionados por el huracán Irma y las continuas lluvias que le sucedieron. Se afectaron 377 hectáreas (ha) de cultivos en organopónicos, 1 345 ha en  huertos intensivos, 101 ha de mallas en cultivos semiprotegidos y 41 hectáreas  de siembras de hortalizas y plantas medicinales en fincas de montañas.

No obstante, el programa produjo 1 268 276 toneladas de hortalizas y condimentos frescos, frente a un plan de un 1 262 000, según precisó Elizabeth Peña, jefa de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar.

Luego de Irma, una vez más estas unidades mostraron la alta capacidad de recuperación en la producción de hortalizas. Al igual que en casos anteriores, el Grupo Nacional reaccionó con prontitud en apoyo a los territorios afectados.

Osmay Fleitas, jefe de la Agricultura Urbana en Ciego de Ávila,  afirma que a partir de noviembre ese territorio quedó recuperado. «Después del huracán los organopónicos funcionan mejor, porque corregimos muchas deficiencias», dijo Fleitas.

En Villa Clara, primero golpeada por la sequía y luego por el paso del huracán, también se han puesto en marcha acciones para la pronta recuperación. Las 13 fincas productoras de semillas trabajan arduamente, sin embargo,  no cubren las necesidades de producción de abonos orgánicos. Laboran, además, en la producción de plantas medicinales y en reconocer las potencialidades que posee el territorio para llevar a cabo esta producción, según explicó Jorge Luis Contreras, al frente del programa en esa provincia.

En el segundo semestre del año, a la par de la recuperación, se continuó trabajando en las tareas comenzadas por Adolfo Rodríguez Nodals, y las indicadas por la dirección del Ministerio de la Agricultura, dirigidas a mantener la vitalidad, perfeccionar y fortalecer el movimiento.

Uno de los pilares fue la consolidación de los enfoques agroecológicos y de sostenibilidad local, que permiten incrementar la producción, la diversificación, la resiliencia general en la agricultura cubana y lograr un mayor aporte al autoabastecimiento alimentario local, aun en condiciones excepcionales (huracanes, intensas lluvias, prolongadas sequías, insuficiencia de recursos, entre otras).

En el 2017 también se introdujeron nuevas especies y variedades de frutales y se consolidaron los Jardines Botánicos de Frutales, como fuentes locales de yemas y semillas; de ellos, 25 cuentan con más de 100 especies.

Continuó el seguimiento y evaluación de todas las fincas de plantas medicinales del país, entre ellas las 11 de montaña para la producción de semillas de las especies más exigentes y su reproducción, y para el estudio de nuevos cultivos en promoción.

El ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez, destacó que ya se cuenta con 175 clases de fármacos naturales, del cuadro básico de 800 medicamentos que el país posee.

Actualmente, se obtienen 75 millones de frascos de productos medicinales naturales y se aspira a lograr 100 millones de unidades, lo que demanda no menos de 1 500 toneladas de masa vegetal.

En cuanto al fortalecimiento de la infraestructura productiva y de apoyo del Programa, Elizabeth Peña habló sobre la prioridad dada a las actividades de semillas, abonos orgánicos y riego; como parte de lo cual se logró equipar con maquinaria para la transportación de abonos orgánicos a 88 municipios y al Instituto de Investigaciones Fundamentales en Agricultura Tropical (Inifat), con un tractor con pala frontal y carreta de volteo. Además, fueron ubicadas 74 cámaras frías para la conservación de semillas, de ellas 71 en los municipios y tres en instalaciones del Inifat.

José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Partido y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, exhortó a trabajar no solo en el aspecto cuantitativo, sino también en el cualitativo e insistió en las ventajas que tiene Cuba en relación con otros países, al disponer de suficientes ingenieros y especialistas, laboratorios y centros científico-técnicos vinculados al sector.

Aseguró, además, que se debe trabajar con un pensamiento de futuro, aprovechando las ventajas científicas que se tienen en todo el país.

Los mejores resultados en los incrementos en la producción, la diversificación, el autoabastecimiento de semillas, entre otros elementos que conformaron los altos índices de productividad, los exhiben las provincias de Villa Clara, Artemisa, Santiago de Cuba y La Habana.

AGRICULTURA SUBURBANA

- Se consideran listas 106 752 fincas.

- De 323 051 hectáreas ociosas al inicio del programa, continúan en esa condición 41 159 hectáreas.

- Al comenzar el programa existían 203 820 hectáreas con marabú y ya están limpias 173 857; de ellas presentan rebrote 125 085 hectáreas.

- Se satisface la necesidad de yuntas de bueyes, con 101 252 ; solo existe déficit en las provincias de Ciego de Ávila y Guantánamo.

- Se poseen los carretones necesarios, 64 558; solo son insuficientes en las provincias de Pinar del Río y Matanzas.

- De los 18 municipios piloto, los de mayor avance son Colón, Santa Clara, Artemisa, Cotorro, Cabaiguán, Santiago de Cuba y Camagüey. Los de menos avances son Holguín, Guantánamo y Cienfuegos.

PARA EL 2018 EL GRUPO NACIONAL PRETENDE:

- Incrementar la estabilidad de la producción de hortalizas y condimentos frescos durante todo el año, en un área de 10 000 hectáreas de organopónicos, huertos intensivos, semiprotegidos y parcelas tecnificadas con rendimientos promedio de 12 kilogramos por metro cuadrado al año.

- Intensificar la producción de abonos orgánicos por todas las vías posibles, velando porque se cumpla el contenido de más del 50 % en el sustrato de organopónicos.

- Priorizar la aplicación de biofertilizantes y bioestimulantes.

- Avanzar en la producción de semillas en las fincas municipales y por los productores, que permita el autoabastecimiento territorial en el 2018, por lo menos en cuatro especies.

- Fortalecer todos los componentes del manejo agroecológico de plagas y enfermedades.

- Alcanzar mayor eficacia en el funcionamiento de las unidades empresariales de base-granjas urbanas con énfasis en la vinculación del productor al área y al resultado final de su trabajo.

- Seguir avanzando en la explotación de patios y parcelas, prestar especial atención a las colecciones populares de plantas, observando su comportamiento en las distintas condiciones agroclimáticas en que se encuentren.

- Dar especial seguimiento a los frutales sembrados en las cooperativas.

- Concluir la venta de posturas de cítricos a las cooperativas.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.