ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Dilbert Reyes Rodríguez

BAYAMO, Granma.–Lograr un equilibrio entre la productividad y la calidad debe ser una prioridad en todas las inversiones impulsadas por el país para satisfacer necesidades básicas de la población.

En tal premisa insistió el vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, al revisar en esta provincia oriental varios objetos de obra asociados a la edificación de viviendas, la producción de materiales de la construcción, la generación eléctrica y al abasto de agua.

Al visitar una planta de fabricación local de materiales en el municipio de Guisa, observó la capacidad de producir en un día, de forma artesanal, los elementos de pared, techo y piso suficientes para una célula básica de 25 metros cuadrados; sin embargo, exhortó a poner más empeño en el acabado de determinadas piezas como lavaderos, losas hidráulicas y otras, de modo que no se pierda lo funcional ni lo estético.

«Está claro que la urgencia de levantar viviendas nos obliga a buscar todas las alternativas posibles de fabricar materiales, pero el apuro por hacer más no puede llevarnos a descuidar la calidad ni lo útil», dijo.

En el propio municipio montañoso verificó las obras de terminación de un tanque apoyado de 1 800 metros cúbicos que recibirá agua desde la presa Batalla de Guisa, y desde una colina abastecerá por gravedad a los 20 000 habitantes del poblado cabecera una vez que se concluya, además, la potabilizadora y la estación de bombeo en el embalse.

Foto: Dilbert Reyes Rodríguez

Acompañado por Inés María Chapman, presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos; Federico Hernández, primer secretario del Partido en Granma, y Manuel Sobrino, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, el también miembro del Buró Político del Partido constató la construcción de otro depósito de 5 000 metros cúbicos en la zona norte de la ciudad de Bayamo, donde se realizan las acciones mayores de la rehabilitación integral del acueducto de la urbe.

Indicó ser muy celosos con el cumplimiento de los cronogramas de ejecución, atendiendo a la necesidad primaria que representa el abasto de agua y a la ventaja de que ya estén finalizadas varias partes claves del sistema, como el campo de pozos, las conductoras a la potabilizadora y al propio tanque de rebombeo, así como las redes de distribución en distintos sectores residenciales críticos.

Igualmente, el Héroe de la República de Cuba recorrió en Bayamo la zona de montaje de un parque fotovoltaico de 4,4 megawatts, en el cual se usa la técnica mecanizada de hincado de los pilotes que sostienen las mesas de paneles.

Allí subrayó la necesidad de aprovechar al máximo la capacidad tecnológica en favor de la productividad, para vencer el atraso acumulado en el ensamblaje por las lluvias persistentes, y orientó estudiar cada paso del montaje a fin de discernir cuánto es posible hacer para agilizarlo.

«No podemos ir por un lado con una máquina hincando 250 pilotes diarios, y por el otro con una llave vieja apretando a mano cada tornillo.

«Hay que asegurar las herramientas adecuadas, descomponer paso por paso el proceso y estudiarlo hasta lograr que se avance al mismo ritmo; porque no podemos conformarnos con el atraso mientras el sistema requiere con urgencia la inyección de esta energía», afirmó Valdés Menéndez.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.