ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Saldar una deuda con la Revolución ha significado el internacionalismo para Rita Silvina Cuevas Dorce, quien trabaja en los laboratorios de diagnóstico del Hospital Docente, Clínico-Quirúrgico Comandante Manuel Fajardo, radicado en La Habana.

Para la laboratorista Rita Silvina Cuevas Dorce, el internacionalismo es el cumplimiento del deber. Foto: Nuria Barbosa León

Ella relató a Granma Internacional: «Al ocurrir el terremoto en Pakistán, los directivos del Ministerio de Salud Pública de Cuba realizaron una selección de los mejores trabajadores del sector para ayudar a ese país asiático. Resultó ser para mí la primera misión con el Contingente Internacional de médicos especializado en situaciones de desastres y graves epidemias Henry Reeve, creado por el Comandante en Jefe Fidel Castro, el 19 de septiembre de septiembre del 2005».

«Viajé el 4 de noviembre de ese año hasta el 25 de marzo del 2006. Me designaron a laborar en una zona rural. Al llegar la brigada médica levantamos casas de lonas y ahí establecimos el hospital. Recuerdo las grandes nevadas nocturnas y el hielo encima de los techos. El laboratorio lo equipamos en una de esas tiendas de campaña con muebles improvisados. Para procesar algunas pruebas debíamos acercarlas al calefactor, porque las bajas temperaturas impedían obtener los resultados verídicos».

— ¿Cuáles fueron sus principales impresiones de aquel lugar?

—La población se dedicaba a comercializar productos agrícolas, se notaba una gran carencia de muchos recursos materiales y una práctica acentuada de la religión islámica.

«Al principio, les prohibían a las mujeres examinarse por los médicos cubanos, pero poco a poco logramos ganarnos su confianza hasta que nos vieron como profesionales y accedieron a ser revisadas clínicamente.

— ¿Cómo se comunicaban?

—Un obstáculo resultó ser el idioma. Con los colegas pakistaníes nos comunicábamos en inglés pero con la población necesitamos traductores voluntarios. Igualmente nosotros aprendimos diálogos cortos para conocer lo imprescindible.

 «Nos llamó la atención el momento de las plegarias. Ellos a las seis de la mañana, 12 del día y seis de la tarde rezan, abandonan cualquier actividad para cumplir con ese mandato. Al llegar a Islamabad, la capital, nos despertamos asustados después de pasadas las seis, porque sentimos un eco en el ambiente y luego nos explicaron que al unísono se realizan las plegarias y todo deja de funcionar.

 «Igualmente sentimos varias réplicas del terremoto que nos asustaron. Una vez ocurrió un sismo en Afganistán y nosotros percibimos el temblor como si ocurriera a nuestro lado. Las casas de campaña se movieron por unos minutos y corrimos a un lugar descampado. Por suerte, antes de partir de Cuba nos explicaron cómo debíamos enfrentar una catástrofe natural de tal envergadura».

—Al concluir en Pakistán, ¿integras otra brigada médica?

—Voy a Bolivia en mayo del 2006 hasta septiembre del 2008. Trabajé en una clínica privada perteneciente a un italiano, ubicada en la comunidad rural de Matogroso, en la ciudad de Carabuco. Allí, unos 20 cubanos cubrimos los servicios en varias especialidades médicas.

 «Los dueños se opusieron a nuestro trabajo y el gobierno tuvo que interceder. Ellos no entendían que la asistencia médica debía brindarse de forma gratuita. Tuvimos que enfrentar una lucha tenaz para no cobrar las cirugías. Lo logramos, porque aceptamos que se pagara solo la entrada a la institución, algo que ellos denominaban “El umbral”».

—¿Cómo fue el trato de la población?

—La población se dedicaba a la agricultura y en varias ocasiones nos visitó el presidente Evo Morales, lo conocí personalmente y nos trataba como amigos.

 «Antes de llegar la brigada médica de cubanos, los pobladores se curaban las heridas con plantas. En muchos casos se infectaban. Morían de tuberculosis y desnutrición. Nosotros logramos mejorar los índices sanitarios. Ellos nos apreciaban, porque el médico cubano atendía al paciente, sin importar la clase o procedencia social».

 —Experiencias del trabajo en Bolivia…

 —En Bolivia, conocí parásitos que jamás vi en Cuba. También debí enseñar a varios jóvenes bolivianos acerca de cómo proceder en las pruebas de laboratorio. Fui testigo de cómo bajó la tasa del contagio de la tuberculosis gracias a la intervención de los médicos cubanos. Igualmente presencié la alfabetización de la población utilizando el método cubano para aprender a leer y escribir Yo si puedo».

—¿Por qué dices que has saldado una deuda con la Revolución?

—De niña presencié que mi núcleo familiar participó en las acciones para apoyar a la guerrilla en la Sierra Maestra, liderada por Fidel Castro hasta obtener el triunfo. Vi cómo se confeccionaron banderas, brazaletes del Movimiento 26 de Julio y uniformes verde olivo.

«En mi casa se hicieron varias reuniones de revolucionarios para apoyar al Ejército Rebelde. Como yo no participé directamente en esas labores me quedó una insatisfacción. Solo me sentí bien cuando cumplí con estas misiones internacionalistas».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

OTILIO GONZALEZ dijo:

1

28 de enero de 2018

16:39:04


Muy bonito e interesante esta historia de Silvina a pesar de lo que no pudo cooperar siendo niña,lo hecho hasta hoy no tiene precio.que hermosa actitud, me llena de cariño y orgullo todo el internacionalismo cubano. Viva Fidel.

ROBERTO C COSTA dijo:

2

28 de enero de 2018

16:43:16


Parabéns senhora Rita Silvina, saludos cordiales, exemplo de amor ao seu país, de solidariedade e dedicação aos necessitados. Sublimação.

Carlos Alberto dijo:

3

29 de enero de 2018

04:10:45


Felicidades !! Al igual que tu estuve en Pakistan en las mismas fechas y estuve en el Hospital # 5 en Datta . Mucho frio, enterrado en el fango hasta casi las rodillas y muchas anecdotas , eso si, mucha entrega al trabajo y a una poblacion muy agradecida por la asistencia de los cubanos. Despues fui a Venezuela , donde conoci a Chavez un 8 d Octubre . hermosos recuerdos d tanto trabajo y esfuerzos en Venezuela. Ahora me encuentro en Qatar , cumpliendo mision. Salud y Gracias, Adelante.

Miguel Angel dijo:

4

30 de enero de 2018

04:35:01


Felicitaciones para la compañera Rita Silvina Cuevas Dorce por su noble y loable conducta internacionalista en diferentes confines del mundo, brindando su profesionalidad, altruismo y amor a los necesitados. Viva nuestro ejército de héroes de batas blancas!!!