ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Representantes de la Alianza Martiana rindieron homenaje en la necrópolis de Colón, al General Máximo Gómez y a las víctimas de la atroz voladura, en 1976, de un avión de Cubana de Aviación en las costas de Barbados. Foto: Orlando Perera

La continuidad de la lucha en defensa de la soberanía nacional cubana persiste dentro del territorio de Estados Unidos y ese ha sido un tema enarbolado por quienes integraron la brigada de solidaridad Antonio Maceo, que cumplió recientemente 40 años de fundada.

Así lo expresó el periodista Andrés Gómez Barata, coordinador nacional y fundador de aquel legendario grupo de jóvenes que en 1977 tuvo la osadía de visitar la Isla caribeña, cuando las relaciones entre los dos países se encontraban muy tensas, exponiéndose a riesgos y peligros, engendrados por la extrema derecha cubano-americana radicada en La Florida.

«Nuestra organización ha combatido con mucha fuerza el amparo que el gobierno de la Casa Blanca le ha dado a los terroristas» aseguró el intelectual y puso como ejemplo el atentado sufrido en 1979 por uno de los fundadores de la brigada, Carlos Muñiz Varela. «Todos estos años han pasado y todavía ninguno de sus asesinos y de los que pagaron  por su asesinato ha sido cuestionado por las autoridades pertinentes, tanto federales como estatales, a pesar de los esfuerzos realizados para que esos malhechores sean acusados y procesados, como la ley lo exige», indicó.

Hoy este grupo trabaja cohesionadamente dentro de la Coalición Alianza Martiana, que apoya la eliminación del criminal bloqueo económico, comercial y financiero de EE.UU., activo desde hace casi 60 años. También por el acercamiento diplomático entre los dos países, algo en retroceso con la actual administración del presidente Donald Trump, que ha vuelto a imponer obstáculos en el camino ya avanzado por su antecesor Barack Obama.

Además, respaldan el respeto hacia los derechos de viaje para los cubanos residentes fuera del país, ya que unos 400 000 visitan la Isla anualmente para encontrarse con sus familiares y amigos. Este tema lo quieren extender hacia el turista estadounidense, a quienes se les prohíbe disfrutar y conocer a la Mayor de las Antillas, debido a las restricciones del bloqueo.

Con anterioridad batallaron en el proceso por lograr la liberación del niño cubano Elián González en el año 2000, y porque se liberara a Los Cinco héroes que cumplieron injustas sanciones en cárceles norteamericanas. Para esas actividades promovieron protestas en las calles, principalmente con la realización de caravanas de autos que recorrió las principales avenidas de la ciudad de Miami en La Florida.

Igualmente Gómez Barata denunció la actual campaña mediática de la administración norteamericana que ha inventado ataques acústicos a sus diplomáticos en La Habana, por lo cual ha tomado la medida desacertada de disminuir el personal en su embajada y de expulsar a representantes cubanos de la sede de Washington, tema que ha vuelto a tensar los trámites migratorios y el flujo de intercambio.

«Hoy no existe la posibilidad de emigración de cubanos hacia los Estados Unidos y ni siquiera está la intención de otorgar visas para hacer cumplir los acuerdos migratorios que estipuló la cifra de 20 000 al año», señaló Gómez Barata como ejemplo de las consecuencias derivadas de las medidas por los supuestos ataques sónicos.

Acerca de estos temas se refirió el periodista Max Lexnik, director de Radio Miami, quien aseguró que la Alianza Martiana se constituye como un frente único para dar batallas en las calles estadounidenses en defensa de la Revolución, desafiando todo tipo de amenazas y acciones hostiles. «Cada vez que se agreda a Cuba daremos una respuesta, haremos más», resaltó el activista político.

Así lo patentizó Cheryl La Bash, miembro de la organización National Network on Cuba, quien comentó que la tercera jornada anual contra el bloqueo, realizada en septiembre último en su país, expuso los daños causados por esa política genocida al sector de la salud, con afectaciones no sólo para el pueblo cubano sino también para los norteamericanos, quienes no pueden acceder a medicamentos novedosos y tratamientos eficaces generados en Cuba.

Cheryl dijo que en las ciudades de Washington y Maryland, se unieron con activistas de diferentes partes de EE.UU, también de Suecia y Canadá, para visitar las oficinas del Congreso y conversar con senadores y parlamentarios. También dialogaron con estudiantes universitarios, intercambiaron con religiosos y repartieron material bibliográfico sobre el tema.

Ella fue invitada a las celebraciones por el aniversario 40 de la Brigada Antonio Maceo, dedicada a recordar el legado del Comandante en Jefe Fidel Castro y que por varios días del mes de diciembre desarrolló un intenso programa de actividades en Cuba, entre las que destacaron la colocación de una ofrenda floral ante el monumento del líder estudiantil Julio Antonio Mella en la Universidad de La Habana y al patriota independentista Antonio Maceo en un parque de la capital. Igualmente visitaron la escuela primaria Carlos Muñiz Varela y dialogaron con la población.

Otra de las invitadas, Emelia Gutiérrez Arimoti, residente en Estados Unidos desde hace más de 60 años y perteneciente a la Asociación Cultural José Martí destacó que la Antonio Maceo le dio la oportunidad a los jóvenes de la década del 70 de relacionarse con su país de origen, de dialogar con los principales dirigentes de la Revolución y de conocer personalmente a Fidel Castro. «Gracias a ese ejemplo, cada vez que Cuba me llama y me necesita digo presente», afirmó.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.