ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Eduardo Palomares

SANTIAGO DE CUBA.–Como un modesto homenaje al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en el primer año de su desaparición física, y en tributo al aniversario 61 del Levantamiento Armado del 30 de Noviembre, fue concebida la presentación del CD «Santiago: Pasión de libertad», por los Estudios Siboney, de la Egrem.

A cargo de la obra, el reconocido productor José Luis Pujals señaló que a pesar de las canciones, poemas y otras composiciones existentes sobre la lucha clandestina, se trata del primer disco dedicado expresamente a quienes en la ciudad dieron tan decisivo apoyo a la causa revolucionaria encabezada por Fidel.

«Y si llego a besarte», un clásico de la música cubana compuesto por el maestro Luis Casas Romero, inicia el fonograma, que dado el significado que ambos temas han representado en los sentimientos de amor de Raúl y Vilma, incluye de la misma autoría «El Mambí», obra cargada de patriotismo estrenada hace 105 años.

Según argumentó Pujals, como parte de la investigación fue localizado el poema A mi hermano, escrito por el inolvidable Frank País García tras conocer el cruel asesinato por esbirros batistianos de su hermano Josué, de ahí que se contactó al trovador holguinero Orlando Silverio, para musicalizar tan imprescindible tema.

De este último, es igualmente la composición «La Expedición», dedicada a la valiosa carga del yate Granma, mientras que la «Cantata al 30 de Noviembre», realizada por el maestro Santiago Fals en tributo al hecho histórico, y la popular «Iré a Santiago», basada en el poema de Federico García Lorca, también aparecen.

Anónima como la Canción de Nana (Para Nilsa), que solía interpretar la heroína Vilma Espín, obras del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, el Quinteto Rebelde, Kiki Corona, Alberto Tosca y Roberto Valera, completan los once números recreados en los géneros de bolero, trova, son, guaracha e instrumental.

Sin dudas, como reflejó el historiador Víctor Manuel Pullés, en la presentación realizada en el Museo de la Lucha Clandestina, el «Sello Siboney» combina nuevamente excelente música e historia espiritual, con buenos textos y magistrales músicos, que merecen escucharse una y otra vez por todos los cubanos, y en especial por nuestros jóvenes.    

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.