ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Para contribuir al cuidado de la salud del pueblo venezolano, en la Unidad Central de Colaboración Médica (UCCM) se preparan las brigadas que partirán hacia el hermano país sudamericano a laborar en diferentes misiones.

Dayana Rondón Pérez (izquierda) y Yunisleidys Herrera Ramos, jóvenes recién graduadas en la carrera de medicina quienes fueron preparadas para laborar en los servicios de terapia intensiva en Venezuela. Foto: Nuria Barbosa León

Granma Internacional conversó con la doctora Yunisleidys Herrera Ramos, de 23 años, que integra el colectivo de trabajo del policlínico Octavio de la Concepción y la Pedraja en Camajuaní, en la provincia central de Villa Clara.

Ella se desempeñará en la sala de cuidados intensivos en algún Centro de Diagnóstico Integral creados por la Revolución Bolivariana.

Explicó que en los últimos años de la carrera, la facultad realizó una selección rigurosa de los estudiantes con mejores resultados académicos, a quienes impartió una preparación intensa, pues fueron escogidos para integrar brigadas médicas cubanas que brindan atención médica a la población en otros países, principalmente en Venezuela.

En los años de estudio, le inculcan la vocación humanista que debe tener un profesional de las ciencias médicas para socorrer a los necesitados y ella confiesa seguir los ejemplos legados por muchos prestigiosos médicos, principalmente por Ernesto Che Guevara, defensor del internacionalismo en toda su magnitud.

Destacó que en la carrera de medicina se toman decisiones que pueden costar la vida del enfermo, por lo cual se necesita conocimientos sólidos para tratar la evolución de la enfermedad. En tal sentido significó que la atención al paciente grave es muy rigurosa y complicada, «porque tratamos de sacarlo de su estado terminal y llevarlo nuevamente a la vida», afirmó.

Su colega, la doctora Dayana Rondón Pérez, 24 años y vinculada al policlínico Manuel Fajardo Rivero en el mismo municipio villaclareño, coincide al decir que con el paciente grave se trabaja de forma intensiva minuto a minuto para alejarlo de la muerte y se logra sólo por el esmero y capacidad de los profesionales que lo atienden.

Ella tiene como experiencia cercana a su padre, quien en la actualidad labora como médico intensivista en Venezuela. «Se llama Félix Rondón y quisiera coincidir con él en esta misión.

Puntualizó que su progenitor le ha señalado que Cuba y Venezuela tienen semejanzas en su clima y cultura, pero que la nación sudamericana transita por una etapa de construcción de una sociedad alejada del capitalismo.

En cuanto a su labor como médico, aspira a realizarse profesionalmente, brindar sus mayores esfuerzos para salvar vidas y cumplir con su país que la ha formado en una medicina de caracter humanista. «Quisiera que las personas a mi alrededor se sientan orgullosas de mí y yo pueda contribuir con la humanidad».

Igualmente la licenciada en farmacia, Margarita Sánchez Cantón, de 31 años, y trabajadora del almacén de medicamentos del policlínico Mario Pozo Ochoa, de la provincia oriental de Las Tunas, indicó que la seleccionaron para cumplir la misión internacionalista en Venezuela por su destacada labor profesional.

«Soy muy activa y he matriculado cursos como el de enfermedades tropicales, además de reforzar mi preparación sobre el situación mundial.

Sánchez Cantón aseguró sus conocimientos sobre la organización de la farmacia los aplicará en Venezuela, «porque nos regimos por normas internacionales».

En la patria de Simón Bolivar me encontraré con algo nuevo, pero no tengo miedo, pues estoy llena de fortaleza, firmeza y energías positivas».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.