ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Después de dos semanas de intensas labores, las fuerzas constructoras involucradas en la recuperación del Malecón lograron enmendar los daños. Foto: Juvenal Balán

El emblemático Malecón habanero se resistió a la fuerza de Irma. Sin embargo, las marejadas que provocaron sus vientos mellaron gran parte del concreto del muro, profundizaron las socavaciones marinas, por donde penetró el mar con toda su fuerza y levantó aceras, partes del asfalto y dañó en gran medida el sistema de tuberías de drenaje en el litoral.

Después de dos semanas de intensas labores, las fuerzas constructoras involucradas en la recuperación del Malecón lograron enmendar los daños y alistaron el litoral para su recirculación el pasado domingo 1ro. de octubre. La calidad y agilidad del trabajo de todas las brigadas así lo permitieron.

A varios días de la recirculación, las labores en el litoral no cesan. «Queremos que quede en perfecto estado para evitar que se repitan los daños ante un nuevo embate de la naturaleza», comenta a Granma Carlos Díaz Hidalgo, director provincial de infraestructura vial de la Dirección de Transporte en La Habana.

Estos han sido días de mucho trabajo y agitación, añade Díaz, mientras recibe en su oficina llamadas constantes desde cada punto del Malecón, donde continúan las labores reconstructivas para prevenir daños ante un nuevo meteoro.
 

LA LABOR DE PREVENCIÓN CONTINÚA

El puente que comunica con el Torreón de la Chorrera, una de las fortalezas militares que formaban parte del sistema defensivo de La Habana en el siglo XVII, fue una de las infraestructuras más dañadas por el impacto de las olas. El mar causó afectaciones en las losas de pavimento y de aproche que conecta al puente con tierra firme.

Para determinar las verdaderas dimensiones de los daños, la Empresa de Proyectos de Obras del Transporte del Ministerio de la Construcción decidió demoler todo el pavimento del puente. Al rehacerlo, fundieron una losa con acero reforzado, que permitirá resistir el embate del mar ante vientos huracanados.

Esta labor se hizo en tiempo récord, «apenas una semana –dice el director provincial de infraestructura vial–, gracias a que hicimos doble turnos de trabajo y, en ocasiones, hasta 24 horas seguidas». En estos momentos, las reparaciones del puente del Torreón ofrecen total seguridad al tránsito de vehículos.

No obstante, la Dirección de Transporte, teniendo en cuenta las estimaciones del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, «está desarrollando estudios para sustituir el puente actual por otro, más resistente al embate de la naturaleza», explica.

RECOMPONIENDO DRENAJE Y PAVIMENTO

La violencia del mar también afectó con severidad el sistema de drenaje del litoral capitalino. La fuerza de la penetración hizo estallar 98 registros de drenaje de aguas pluviales de la vía, ubicados en las aceras norte y sur del Malecón habanero.

Esto trajo como consecuencia que se afectaran 11 tramos de aceras (aproximadamente un kilómetro de longitud) y dos tramos de pavimento, como ocurrió en el centro de la vía del Malecón (por la calle F, del municipio de Plaza de la Revolución), zona en la que se dañaron 2 500 metros cuadrados de asfalto.

«En estos momentos se está trabajando con el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos para restituir totalmente las tuberías de drenaje del litoral», comenta Carlos Díaz.

En el municipio de La Habana Vieja, Irma también afectó severamente el pavimento, «labor en la que estamos todavía trabajando, así como en los daños que dejó en el muro del Malecón desde el Castillo de la Fuerza hasta el atraque de la lancha de Regla», añade.
 

SOCAVACIONES MARINAS

El paso de Irma también agudizó las socavaciones marinas del Malecón, esas excavaciones profundas que causa el mar con los años por debajo de la base de la estructura, entre la zona de arrecifes y el lecho del muro.

Para solucionar esta severa afectación, según Carlos Díaz, se rellenaron las socavaciones con rajón, mucho más resistente que otros tipos de piedra utilizadas en la construcción; y después, se les colocó una losa de hormigón hidráulico de 20 centímetros de espesor.

A cargo de la obra estuvieron la Empresa Provincial de Viales, la Empresa Constructora de Obras de Arquitectura número 5, el contingente Raúl Roa García, la Empresa de Proyectos de Obras del Transporte del Ministerio de la Construcción y la Empresa de Tecnología de la Construcción.

Aunque el relleno de las socavaciones más críticas garantizará vitalidad a la estructura del Malecón habanero, cuando concluya la etapa de frentes fríos, se prevé comenzar a hacer el recalce del muro, que permitirá aumentar la resistencia del cimiento existente.

Esto será posible gracias a los estudios previos que han ayudado a identificar las socavaciones en esa zona capitalina, a cargo de la Empresa de Proyectos, Construcciones y Servicios Navales y la Empresa Antillana de Salvamento.

Carlos Díaz estima que la reparación inmediata del Malecón capitalino pueda concluirse, a más tardar, el 20 de octubre. Su extensión y complejidad lo exigen, aunque se continúan buscando alternativas para que la zona más frecuentada por los capitalinos y una de las más hermosas de nuestra geografía, quede impecable lo antes posible.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

antonio dijo:

1

12 de octubre de 2017

08:29:48


QUE BIEN POR EL MALECON Y LA CIUDAD

Remberto dijo:

2

12 de octubre de 2017

08:41:58


En el blog Segunda Cita de nuestro Silvio se publicó recientemente un artículo muy interesante sobre las causas de las costosas penetraciones del mar en la zona del Malecón, que se deben precisamente a un efecto de esta construcción al retener las aguas en su regreso al mar. El artículo argumenta, no se con cuanto de ciencia pero si con mucha lógica esta afirmación. Sería bueno que se investigara y profundizara en tal planteamiento. Sobre todo los afectados que viven en dicha área lo agradecerían.

Beatriz Respondió:


12 de octubre de 2017

12:47:32

Hola, es verdad que las construcciones del malecón, porque fue construido arriba de los arrecifes, y la del Circulo Social Jose A Echeverría, el que cerró el drenaje natural del Vedado, según un estudio realizado por los especialistas de la Maqueta de la Habana, es lo que ocasiona estas inindaciones, de las cuales no descarto la influencia del cambio climático. Yo vivo en una casa, propiedad de mi familia desde 1906, y mi abuela paterna contaba que en el ciclón de 1926, el agua entraba y rompia contra el muro de la casa y se retiraba, no ocasionando estancamiento de las aguas. Tengo las fotos de la construcción del malecón, en donde en una de ellas se ve mi casa

Karla Bermudez Saez dijo:

3

12 de octubre de 2017

12:51:05


Y por que no incluyen el poner bancos, sombrillas y otras facilidades a lo largo del Malecon? Seria bueno.

Mario Marti Brenes Respondió:


29 de octubre de 2017

10:14:18

Y me pregunto, ¿cuándo se hablará con valentía del daño que hicieron las dragas que del 1968 al 71 trabajaron sobre el canto del veril de la costa citadina, destruyendo la barrera natural que protegía la urbe? No intento linchar a nadie, aunque fue un error garrafal. Solo pido que se reconstruya instalando un rompeolas en su lugar. Es la única solución a un problema que generó el ser humano y no la naturaleza.

cary carmen dijo:

4

12 de octubre de 2017

13:54:47


Y mi parque Maceo, el parque de mi infancia y juventud. Cuando lo van a volver a poner bonito?

Teresa dijo:

5

15 de octubre de 2017

11:29:40


Karla, para qué se va a hacer ese planteamiento que usted hace, es como arar en el mar, usted sabe que los frentes fríos traen consigo grandes olas y penetraciones del mar en el litoral del malecón, ni qué decir, de los ciclones, eso es una inversión un poco costosa y para nada, si cuando hay oleaje se desvía el tránsito casi siempre el de ida de La Habana Vieja hacia el Vedado o Miramar por la vía de San Lázaro. Usted debe de vivir en los barrios del sur de La Habana o no es asidua a transitar por esos lugares cuando está entrando un frente frío.