ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Kirenia Viscay de la Cruz, fiscal jefa del municipio de Cienfuegos. Foto: Julio Martínez Molina

CIENFUEGOS.–Es una muchacha muy delicada y sensible, cuya cordialidad y buenas maneras en nada le impiden, empero, ejercer la justicia con el nivel de exigencia debido.

La delegada al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, Kirenia Viscay de la Cruz, fiscal jefa del municipio de Cienfuegos desde hace dos años, a sus 34 es una joven que apuesta por Cuba, por su juventud. «La prueba es esta misma fiscalía: no solo aquí, sino en todo el país. Está repleta de jóvenes abnegados y comprometidos, como lo está toda nuestra Patria», sostiene.

«Hay problemas, sí, y uno ve juventud por ahí que te decepciona. Yo misma, que rozo con tantas cosas feas por mi trabajo, a veces hasta me preocupo; pero me reconforto cuando pongo la balanza y constato la existencia predominante de mucha más gente buena, comprometida, cuyos ejemplos valiosos debemos replicar», dice.

«Y esos ejemplos, y las experiencias fecundas de nuestro país (muchas y visibles en cada jornada de nuestra cotidianidad) las vamos a exponer en el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, un evento dedicado para más gloria a nuestro Fidel de siempre, eterno compañero y maestro», prosigue la representante al evento internacional de los jóvenes y los estudiantes en Sochi.

La madre de un niño de cinco años, eterna lectora, amante de la buena música cubana y enemiga cabal del reguetón asistirá al certamen mundial debido a sus éxitos en una trayectoria que estuvo jalonada por su labor como fiscal provincial por varios años en el Departamento de Procesos Penales; así como por su permanente vínculo con la Unión de Jóvenes Comunistas y el universo juvenil.

Ingresó a la UJC en décimo grado, para desde entonces ser secretaria general de comités de base, presidenta de la Federación Estudiantil Universitaria a nivel de facultad y otras muchas responsabilidades que desempeñó con notables resultados.

Cree la penalista cienfueguera (nació en Guantánamo, pero vino para acá a los tres años) que una forma óptima de ayudar a la Revolución, al proceso social que defendemos, es ser cada día mejores seres humanos y más capaces profesionales.

Interrogada sobre los retos que afronta al ocupar un cargo como el suyo, contesta que «todo trabajo que requiera enfrentamiento es muy complicado, si se tienen en cuenta los problemas presentes dentro de la sociedad actual, pero ese reto se logra vencer».

Al preguntarle cómo, responde: «En primer lugar ganándonos -y no perdiendo nunca- la confianza de la población como representantes del Derecho, sobre la base de escucharla y sensibilizarnos con su problemática; y lo segundo esforzándonos al máximo para tratar de resolver su situación equis, pues la persona acude a la fiscalía porque confía en que vamos a resolver su problema.

«Incluso cuando no le asista la razón y aunque vayamos a explicarle porqué no cuenta con ella, ese ser humano tiene que sentir que usted se preocupó por cuanto le confió, que usted investigó, intentó ayudarle y buscó la verdad.

«Para llegar a esa verdad y actuar con justicia, uno precisa ser muy responsable con lo que hace o dice, estar muy comprometido con la Revolución y el justo orden jurídico por esta propugnado. Y  ser un abogado o fiscal apasionado, enamorado de tu profesión, porque aquí se trabaja mucho y sin horas», confiesa.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Gnula dijo:

1

13 de octubre de 2017

19:01:06


Muy buena esta pagina se la recomiendo por su buen contenido