ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Recibiendo la Medalla de la Amistad de manos de Antonio Guerrero, uno de los Cinco. Foto: Cortesía del entrevistado

Vinnie Molina mantiene una activa solidaridad con la Revolución Cubana desde hace años, que ahora intensifica en su condición de presidente de la Sociedad Australiana de Amistad con Cuba (Australia-Cuba Friendship Society, ACFS WA Branch).

Nació en Guatemala, tuvo que refugiarse varios años en México por su incesante activismo político en la década de los 80 y los 90 del pasado siglo contra la guerra sucia patrocinada por Estados Unidos en esa nación centroamericana, que dejó miles de asesinatos y desaparecidos. Hoy vive en Australia y se desempeña además como líder del Sindicato de la Construcción en ese país.

Entrevistado por Granma Internacional, vía correo electrónico, señala que la Sociedad Australiana de Amistad con Cuba «se formó en la ciudad de Perth, capital del estado de Australia Occidental, en abril de 1994.

«Un grupo de amigos de diferentes orígenes se reunió consternado por los efectos dañinos del criminal bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra la población y los niños en particular, de Mayor de las Antillas. Recuerda que en aquellos años transcurría en la Isla una fuerte crisis económica, provocada por la caída del campo socialista del este europeo y la entonces Unión Soviética y el endurecimiento del cerco unilateral anticubano de Washington, que buscaba derrotar a la Revolución. Conocimos que a ese momento crucial se le llamó Período Especial en época de paz, porque el país debió solucionar graves problemas sin haber atravesado una guerra como tal.

«Dentro del grupo fundador estaban los ya fallecidos Vic Williams y su esposa Joan Williams, los dos militantes del Partido Comunista de Australia, Dorothy Parker, del Partido Laborista, Diana McTiernan, del Partido de los Verdes, Joana Zaliki y un centenar de personas sin filiación política, pero solidarios con el pueblo cubano.

«Debo mencionar a la doctora Katherine Edyvane, una gran amiga de la Patria de José Maartí, que hizo trabajo voluntario en la Isla en la década de los 90 e integró las misiones médicas cubanas en Timor Leste y Pakistán. Visitó Cuba en mayo 2015 y desafortunadamente falleció víctima de cáncer en diciembre de ese año. Sus cenizas descansan en el Campamento Internacional Julio Antonio Mella del municipio Caimito, en la occidental provincia cubana de Artemisa.

«Nuestro quehacer se centra en promover la amistad entre ambos pueblos y exigir la devolución del territorio de la ilegal Base Naval de Guantánamo de Estados Unidos».

Puntualiza que en años anteriores desempeñaron una importante labor en la campaña internacional por la libertad de los Cinco Héroes cubanos, injustamente presos en EE.UU., y en la conformar la brigada de trabajo voluntario Cruz del Sur, que cada diciembre viaja a Cuba para brindar su aporte en la agricultura y otras tareas de interés social, dialogar con el pueblo y conocer la historia y la realidad de ese país. Manifiesta que ya están organizando la brigada número 35, que este año visitará la Comandancia de la Plata en la Sierra Maestra.

Vinnie participando en la protesta realizada el último 18 de septiembre frente al consulado de EE.UU en contra del bloqueo a Cuba. El porta la bandera de la izquierda. Foto: Cortesía del entrevistado

«Además cada día 17 del mes hacemos una movilización frente al consulado de los Estados Unidos en la ciudad australiana de Perth para exigir que se acabe de una vez y por todas el criminal bloqueo económico. Ahí distribuimos material bibliográfico a los transeúntes para que conozcan que a pesar de restablecerse las relaciones diplomáticas entre los dos países, la Casa Blanca ha dejado intacto las políticas injerencistas contra el pueblo cubano», afirma.

—¿Por qué te uniste al grupo?
—Me entusiasmó conocer la labor solidaria que prestaron las brigadas médicas cubana en asentamientos poblacionales y de difícil acceso en Guatemala, primeramente como una emergencia sanitaria y luego como parte del Programa Integral de Salud, que se le proporcionó a varios países centroamericanos afectados por el huracán Micht. Recuerdo que en ese año (1998) surgió la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), que brindó becas gratuitas a miles de jóvenes del continente y hoy ha graduado a más de 28 500 médicos de 103 naciones, incluidos 170 de Estados Unidos.

«Cuando llegué a Australia Occidental en 1996 y como miembro del Partido Comunista supe de la sociedad de amistad con Cuba e inmediatamente me integré.

«Nunca me siento totalmente satisfecho con el trabajo logrado, pero estoy orgulloso de la labor colectiva alcanzada día a día.

«Estas incluyen varias reuniones en el mes para aprender más sobre el socialismo cubano y planificar acciones de solidaridad. Mantenemos muy buenas relaciones de trabajo con el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) de La Habana, y apoyamos proyectos que demandan recursos económicos y financieros en educación y salud.

«Actualmente contribuimos con un programa de investigación científica en la ciudad de Bayamo, en el oriente cubano.

«Cuba representa para los latinoamericanos y para muchas personas en el mundo lo que puede hacer un país subdesarrollado y carente de recursos naturales para brindar justicia social y equidad a su pueblo. Ello se traduce en construir una sociedad socialista, alejada de las leyes del mercado.

«Digo más, Cuba es para los latinoamericanos un ejemplo de independencia, dignidad y autodeterminación».

—¿Cuántas visitas has realizado a Cuba?

—He tenido la oportunidad de viajar ocho veces. Primero como delegado al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes realizado en La Habana en 1997. Luego como integrante y coordinador de la brigada Cruz del Sur en diciembre 1999, 2002, 2005, 2009, 2013, 2015 y 2016.

«Recuerdo en especial la visita de mayo 2015, porque a propuesta del ICAP fui condecorado con la Medalla de la Amistad, galardón conferido por el Consejo de Estado de la República de Cuba. Esa medalla me la impuso el héroe Antonio Guerrero, uno de los Cinco. Ese reconocimiento me llena de mucho orgullo, compromiso y amor hacia esa Isla del Caribe».

—¿Qué sientes por Cuba?
—Por Cuba y los cubanos siento un gran respeto y admiración. Nunca olvidaré el ejemplo del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y de la dirección revolucionaria que ha sabido conducir la Revolución en momentos complicados y hoy se mantiene fuerte ante la complejidad del mundo en que vivimos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

maguero dijo:

1

2 de octubre de 2017

11:43:51


gracias hermanos por su apoyo desde Cuba ,mil gracias.

Sergio Molina dijo:

2

4 de septiembre de 2018

09:15:47


Honrado, por el compromiso de mi Padre por servir y agradecido por el ejemplo Cubano de Justicia, desarrollo y equidad. ¡Hasta la Victoria Siempre! desde Costa Rica