ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Si bien se dice que ese coctel fue ideado en una playa de Santiago de Cuba, se le atribuye a Constante el haberlo llevado a un laboratorio y perfeccionado su receta. Foto: www.umbrellatravel.com

En la esquina de Obispo y Monserrate en La Habana Vieja, allí donde mismo está el bar más famoso de la Isla, nació la coctelería cubana. Creado en 1817 como La Piña de Plata, luego La Florida y finalmente Floridita, el bar-restaurante debe su sello al padre de la cantina antillana, el inmigrante español Constantino Ribailagua (Constante).

Visto por los expertos del mundo como un templo del coctel y laureado incontables veces dentro y fuera del país, el Floridita ha trascendido como la cuna del Daiquirí. Si bien se dice que ese coctel fue ideado en una playa de Santiago de Cuba, se le atribuye a Constante el haberlo «llevado a un laboratorio» para perfeccionar su receta, y a los maestros cantineros cultivar su legado.

El Floridita debe su sello al padre de la cantina antillana, el inmigrante español Constantino Ribailagua (Constante). Foto: Cortesía del Floridita

Entre los aportes de Constante al llamado Daiquiri Clásico se encuentra el demostrar que, además de limón, azúcar y ron blanco, en su elaboración debían emplearse unas gotas de marrasquino y hielo seco frapeado. Por tratarse de un coctel noble, que sin alcohol pueden incluso tomar los niños, el Floridita ha desarrollado ya 17 tipos de Daiquirí: fresa, menta, plátano, mango, guayaba…son algunos de los sabores utilizados.

Se calcula que el que se convirtiera también en los años 20 en el primer bar en usar la batidora en Cuba, recibe más de un cuarto de millón de clientes al año y que el 80 % de los norteamericanos que visitan La Habana llegan allí. Actualmente, alrededor del 50 % de su público es estadounidense.

No pocos de los que han degustado algunos de los más relevantes cocteles del Floridita, como el Presidente, el Papa´s o el archiconocido Daiquirí, se han convertido en cómplices de su tradición. Por allí han pasado famosas figuras del arte, la cultura, la política, el deporte y los negocios.

Gary Cooper, Tennessee Williams, Marlene Dietrich, Ingrid Bergman, Graham Greene, Jean-Paul Sartre, Derek Jeter, Joe Torre, Rocky Marciano, Ava Gadner, Samuel Elliot Morrison, Buck Lanham, Hebert Matthews, Errol Flynn y Jane Fonda destacan entre las personalidades extranjeras que lo han visitado. Del patio sobresalen Compay Segundo, Pablo Milanés, Javier Sotomayor y Silvio Rodríguez.

LA GLORIA DE HEMINGWAY

Sin embargo, el asiento más privilegiado en las memorias del Floridita, clasificado por la revista Esquire en 1953 entre los mejores 7 bares del orbe, se guarda para el novelista norteamericano Ernest Hemingway, asiduo visitante del lugar y amigo de Constante.

De acuerdo con Ariel Blanco, director del bar-restaurante desde hace tres años, el Floridita fue «la guarida, la oficina, el paraíso tropical de Hemingway». El ganador del Premio Nobel de Literatura en 1954 halló en el bar, vida, inspiración, «y a cambio le legó su presencia eterna».

En la esquina de Obispo y Monserrate en La Habana Vieja, nada más y nada menos que en el bar más famoso de la Isla, nació la coctelería cubana. Foto: Otmaro Rodríguez

Según archiva la historia, con su estilo Regency inglés y una decoración que todavía revive la década de los 50, el Floridita fue el sitio preferido de Hemingway en la capital de la Mayor de las Antillas. Junto a su silla habitual en ese bar, un estatua de bronce recuerda al autor de El Viejo y el Mar.

En palabras del directivo, con dos siglos el Floridita sigue teniendo «su propia aureola, un glamour histórico y profesional que reserva la misma intensidad y el amor que invitan a vivir un momento único en un espacio enigmático».

Refiere el multipremiado maitre del Floridita, Orlando Blanco, que cuando escribía el borrador de Por quién doblan las campanas, Hemingway comparó el hielo frapeado del Daiquirí con la espuma del mar.

El Floridita fue el sitio preferido de Hemingway en La Habana. Foto: Otmaro Rodríguez

Cuentan que en su primer arribo al Floridita, en abril de 1928, el escritor le pidió a Constante algo más fuerte porque él era diabético. De ahí surgió el Papa´s, un trago exclusivamente hecho para el norteamericano, que se distingue por duplicar la cantidad de ron y emplear toronja. Del Papa´s diría Hemingway: «Estoy bebiendo gloria».

Aunque las ventas han aumentado considerablemente tras la apertura al mercado norteamericano, Ariel Blanco resalta que el mayor reto del Floridita, perteneciente hoy al Grupo Empresarial Extrahotelero Palmares, está en renovarse sin perder la tradición, sin romper su línea clásica.

En 1992 le fue concedido al Floridita el Premio Best of the Best Five Star Diamond Award, de la Academia Norteamericana de Ciencias Gastronómicas como el Rey del Daiquirí y restaurante especializado en pescados y mariscos más representativo.

REY DE REYES

Como parte del cumpleaños 200 de la emblemática instalación turística cubana se llevará a cabo los próximos 5 y 6 de octubre al Evento Internacional de Cantina Rey de Reyes. Por primera vez poniendo detrás de la barra a los ganadores de las ocho ediciones del Rey del Daiquirí, el venidero certamen permitirá a los maestros cocteleros del Floridita elegir a quien mejor elabora el Daiquiri en el mundo.

Desde la perspectiva de Blanco, el Rey de Reyes, que agrupará a una decena de competidores, defenderá la gastronomía y la coctelería cubanas como hechos relevantes dentro de la cultura universal. La mayoría de los concursantes son cubanos y pertenecen al sector estatal y el privado.

El bar-restaurante recibe más de un cuarto de millón de clientes al año. El 80 % de los norteamericanos que visitan La Habana llegan allí. Foto: Otmaro Rodríguez

Llegará invitado de Argentina, Christian Delpech, 19 veces campeón mundial de flair (modalidad acrobática de la coctelería), y John Christian Lemeyer, de Estados Unidos. Este último participará por haber sido el primer norteamericano que concursó en el Rey del Daiquirí, cuando ese encuentro tomó carácter internacional hace dos años.

Asimismo, asistirán a la cita, cuyas competencias serán transmitidas en vivo en las afueras del bar, entre 200 y 400 bartenders. Por otro lado, será oficialmente presentado un ron Premium Havana Club, que se dedicará a la bicentenaria existencia del espacio gastronómico, y el Gran Hotel Manzana Kempinski, ubicado justo en frente del Floridita, inaugurará su bar principal con el nombre de Constante.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Félix José Ximenes Ávila dijo:

1

10 de septiembre de 2017

23:19:42


Eu estive aí. Fui à CUBA em 1962, convidado pela UJC, depois do VII Festival da Juventude, em Helsinque-Finlândia. Voltei à CUBA em 1985, como turista, com minha esposa e amigos. SOU UM ENTUSIASTA DA REVOLUÇÃO CUBANA.