ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Para salvar la vida de un niño no se escatiman esfuerzos ni en medio de un huracán. Foto: del autor

MATANZAS.–En medio de la tensa situación que suponía el inminente impacto del huracán Irma sobre territorio matancero, cuando los integrantes del Consejo de Defensa tomaban todas las medidas para procurar el máximo de organización y preverlo todo, o casi todo, un hecho reportado por la directora de Salud en la provincia acaparó la atención de todos.

La vida de un niño del municipio de Colón de apenas cinco meses de edad corría peligro. El lactante estaba ingresado en el hospital Mario Muñoz, de ese territorio, con un cuadro de bronconeumonía aguda y un pequeño derrame, además de estar anémico.   

Era sumamente importante su traslado hacia el Hospital Pediátrico Docente Provincial Eliseo Noel Caamaño, donde existen servicios de terapia intensiva, o sea, otros recursos y experiencia en el manejo de esos pacientes. Pero bajo las condiciones climatológicas, ya en fase de alarma, una maniobra de esa naturaleza era como emprender una aventura descabellada.

El alto mando de la provincia que dirigía las operaciones para encarar el huracán y preservar la vida de las personas a toda costa, además de proteger los bienes materiales, decidió disponer de todos los recursos necesarios para salvar al recién nacido y en caso necesario enviar especialistas de la cabecera provincial hasta Colón.

Finalmente no tuvo que someterse a esa suerte. El menor fue trasladado hacia el área de servicio de Neonatología del hospital de aquella localidad, bajo la custodia de no pocos especialistas y donde podía ser ventilado de forma mecánica, observa el doctor José Hernández, director del pediátrico provincial. 
Desde Matanzas, vía telefónica, tanto el pediatra Hernández como la doctora Olga Lidia Sosa, jefa del grupo de urgencias y emergencias de la provincia, mantuvieron una comunicación constante con el equipo de atención en el territorio de Colón.

Gracias a ese intercambio profesional y luego de evaluar la situación real del niño, sobre la base de una serie de elementos clínicos y resultados investigativos existentes, el team médico tomó decisiones que resultaron determinantes para salvar la vida del menor.

Se diseñó un tratamiento que dio sus frutos, indicación que tuvo el visto bueno del director del centro y del titular de Salud en el municipio, en permanente comunicación con los más capacitados especialistas de la terapia intensiva nuestra, significa el doctor Hernández.  

«A partir de entonces comprobamos la mejoría gradual y progresiva del lactante hasta su evacuación este lunes para nuestro centro», comenta tras mostrarse contento por el valor de la asesoría brindada.

«La evaluación del caso es satisfactoria. En estos momentos se encuentra en una sala de cuidados intermedios y exhibe una mejoría clínica, sin dificultad respiratoria y tranquilo, para alegría de su familia que hoy se siente muy satisfecha de todo lo que se hizo tanto en el hospital de Colón como de la intervención en la distancia bajo las ráfagas de un huracán».

La madre del menor, Osleydis Prado, dice sentirse infinitamente feliz y muy agradecida de todos los que hicieron posible el desenlace feliz. Fue algo muy duro, llegué a pensar en lo peor, dice algo asustada todavía.

«Para él se buscó todo lo mejor y hasta lo que no había. Cada 30 minutos pedían un parte, todos querían saber cómo estaba Dylan. Y eso es una prueba irrefutable de cuánto importa un niño para la Revolución, incluso bajo los azotes de un ciclón».

Cuando pasen algunos años, el huracán Irma seguirá siendo famoso por un conjunto de hechos extraordinarios. Algunos evocarán los días difíciles, sin corriente, sin agua, las muchas horas de irritación y de susto, pero la madre de Dylan, en particular su familia, no olvidará que en una Revolución como la nuestra las palancas que verdaderamente mueven a la gente no son el temor y la codicia, sino el amor.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

maria dijo:

1

13 de septiembre de 2017

03:43:54


ejemplo conmovedor de la grandeza de nuestra Revoluciòn. Felicidades a los galenos y un abrazo grande a los padres del bebe

Adelis del Toro Corrales dijo:

2

13 de septiembre de 2017

07:11:54


Es el huracán de amor más hermoso que podemos mostrar como cubanos. Felicidades por hacer de la medicina cubana una fuente de inspiración. Hechos extraordinarios como estos muestran el lado lumininoso de nuestra obra. Un abrazo para todos los agredecidos de ella. Nuestro reconocimiento sincero por la muestra de altruísmo y de amor a toda prueba.

Juan Ramón Acosta Vento dijo:

3

13 de septiembre de 2017

08:56:29


Casos como este hacen grande a Cuba, a nuestro pueblo, a la Revolución, con la misma entrega y dedicación del personal de la salud de Colón y Matanzas todo nuestro pueblo está y estarán volcado en la recuperación de los daños causados por Irma en el menor plazo de tiempo posible

joseantonio dijo:

4

13 de septiembre de 2017

09:07:00


Muchas gracias por esta historia de amor y solidaridad. Felicidades al niño y a su familia.

Yarissa Catá dijo:

5

13 de septiembre de 2017

10:46:31


Me he emocionado mucho leyendo el reportaje,me pongo en la piel de esa madre y su familia y es infinito el agradecimiento por ese equipo médico que aún en las condiciones más adversas salvó la vida de su bebé. En Cuba no es un caso aislado pues para la Revolución no hay nada más importante que un niño. Cuando en otros países mueren por desnutrición y por enfermedades curables,en nuestra pequeña,bloqueada y subdesarrollada isla, todas las madres y Camila duermen tranquilas sabiendo que sus hijos crecerán sanos y seguros. Somos grandes en AMOR,HUMANISMO Y SOLIDARIDAD. Vivaaaaaaaa Cubaaaaaaa!!!