ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El viernes 25 de agosto, una representación del capitalino pueblo desfiló por la céntrica calle G hasta el monumento del libertador Simón Bolívar para expresar el repudio a la injerencia norteamericana y de otros gobiernos de América Latina y el Caribe en los asuntos internos de la nación hermana. Foto: Karoly Emerson

Las amenazas y sanciones de Estados Unidos contra Venezuela, recaba la ayuda internacional y Cuba refrenda su total respaldo a la Revolución Bolivariana con variadas actividades auspiciadas por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) y otras organizaciones políticas y sociales.

El viernes 25 de agosto, habaneros, miembros del cuerpo diplomático y estudiantes venezolanos radicados en la Isla, desfilaron por la céntrica calle G hasta el monumento al libertador Simón Bolívar para expresar el repudio a la injerencia norteamericana y de otros gobiernos de América Latina y el Caribe en los asuntos internos de la nación hermana.

En el acto, el Héroe de la República Fernando González Llort, subrayó la posición del estado cubano al lado del gobierno bolivariano bajo la conducción del presidente Nicolás Maduro Moro, continuador de la obra iniciada por Hugo Chávez Frías, Comandante eterno de Nuestra América.

El embajador Alí Rodríguez Araque aseguró que al imperialismo no le será fácil invadir a Venezuela. A su derecha, Liliam Zamora, Directora en funciones de la Dirección de América Latina y el Caribe del ICAP y Silvio Platero, presidente del Movimiento Cubano por la Paz. Foto: Karoly Emerson

«El mundo sabe que Venezuela no constituye una amenaza militar para ningún país», aseguró el también presidente del ICAP y denunció la reciente decisión de suspender indefinidamente a Caracas del Mercado Común del Sur (Mercosur), hecho que responde a una política carente de sustento jurídico.

Criticó, además, el reciente recorrido por varios países latinoamericanos del vicepresidente estadounidense, Michael Pence, declarando abiertamente su propósito de aislar diplomática y económicamente a Venezuela.

González Llort, destacó cómo el país hermano ha estrechado filas para contribuir a la paz en el continente. «El gobierno revolucionario venezolano, desde sus inicios, ha trabajado por la integración de nuestra región, dignificando la identidad, cultura y valores de toda la diversidad de nuestros pueblos -en otra parte de su intervención dijo-Nuestra identidad de pensamientos nos lleva a concluir que van por el camino correcto. Un pueblo que se respete defiende su autodeterminación, independencia y soberanía. Eso es lo que están haciendo ustedes».

Graciela Ramírez, presidenta del Comité internacional paz, justicia y dignidad de los pueblos, expuso el contenido de la guerra mediática contra Venezuela. A su derecha el embajador Alí Rodríguez Araque y Liliam Zamora, Directora en funciones de la Dirección de América Latina y el Caribe del ICAP. Foto: Karoly Emerson

Por su parte, el embajador de Venezuela en Cuba, Alí Rodríguez Araque, rechazó los ataques y los planes perversos de la Casa Blanca. «Tenemos un rumbo trazado hace muchos años y no cederemos a ningún chantaje de Washington», señaló Rodríguez Araque.

«Mientras EE.UU. gasta su tiempo monitoreando la democracia en países distantes, en su propio territorio deja de atender las necesidades de las minorías. En vez de utilizar el presupuesto para solventar los problemas de los chicanos, negros y sin techo, la administración de Donald Trump lleva a cabo planes bélicos y utilizan otros espacios geográficos como laboratorios para ensayar con potentes bombas», agregó.

Días antes, en la sede del ICAP, se produjo un panel de expertos para divulgar las acciones criminales de la oposición derechista y la oligarquía venezolana. Esos intelectuales se pronunciaron por unificar las fuerzas progresistas para enfrentar la campaña de las corporaciones mediáticas contra la soberanía y el derecho a la autodeterminación de la Patria de Bolívar.

Al intervenir en la actividad, el embajador de Venezuela en Cuba, Alí Rodríguez Araque afirmó que su pueblo está preparado política y moralmente, pero también está estructurado en milicias, imbricadas en todo el país. «No les será fácil invadir a Venezuela, eso sería la guerra de los cien años, como lo calificara el líder cubano Fidel Castro en una ocasión».

Luego de una explicación teórica acerca de las históricas luchas contra las ambiciones imperiales de apoderarse de las riquezas naturales venezolanas, el diplomático continuó reafirmando el rechazo hacia la guerra, pero de ocurrir una invasión militar, las fuerzas armadas del país están cohesionadas para enfrentarla y será tarea difícil acabar con el gobierno bolivariano con la violencia.

Indicó: «Nuestros pueblos necesitan también un cambio en la visión política de Estados Unidos, como estado, algo sumamente difícil. Depende del propio pueblo norteamericano, de las circunstancias internas y de las contradicciones antagónicas que genera el imperialismo norteamericano».

Rodríguez Araque puntualizó que los adversarios pensaron en acelerar la muerte de Hugo Chávez para crear un vacío en el poder político, que no pudiera sostener a ningún otro gobierno similar. Ello lo acompañaron de las agresiones armadas y mediáticas para derrocar al presidente constitucional Nicolás Maduro.

Terminó su intervención enfatizando en la certeza de que la Revolución Bolivariana avanza y enviando un claro mensaje de resistencia hacia cualquier tipo de invasión contra Venezuela porque contará con la movilización de los pueblos del mundo.

Graciela Ramírez, presidenta del Comité internacional paz, la justicia y dignidad de los pueblos, condenó lo que llamó operación internacional mediática contra Venezuela, manipulaciones que sustituyen la verdad por mentiras repetidas en el mundo entero.

«Lo que hoy pasa en Venezuela, -indicó la activista política- resulta una batalla sin precedentes, con elementos novedosos que merece un análisis a profundidad porque se mueve en una narrativa y en un relato, en el cual se secuestra la palabra pueblo y se irrespeta al presidente.

Los medios oligárquicos remplazan el término gobierno por régimen, sustituye el nombre Nicolás Maduro por dictador y quiere vender al mundo, a través de una operación mediática, mentiras de la realidad venezolana».

Exhortó a utilizar las redes sociales en internet, facebook, twitter y otras para combatir la guerra mediática. También llamó a desacreditar las mentiras emanadas de los medios de difusión masiva tradicional porque en este asunto está en juego la vida de nuestros pueblos, de la Revolución cubana y de América Latina. «La suplantación de la mentira replicada en todo el mundo confunde, incluso hasta a las personas que abogan por la izquierda. Por tanto debemos alertar, explicar y demostrar. Hay que generar pronunciamientos y pedir solidaridad, justamente para evitar todos esos juegos que quieren imponernos el imperialismo», puntualizó Graciela Ramírez.

Advirtió, además, acerca del peligro inminente de una invasión imperialista y explicó que no se ha producido hasta el momento porque se conoce de la disposición de más de 400 000 efectivos del ejército bolivariano dispuestos a defender su patria y de un levantamiento de los pueblos del mundo en contra de tales acciones imperialistas.

Con ella convergió Silvio Platero presidente del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos, quien alegó que la situación en Venezuela ha sido analizada reiteradamente en varios eventos y foros de la organización dentro y fuera de Cuba, porque las mentiras de los medios ha traído confusiones en muchas personas.

Alertó del posicionamiento de las bases militares estadounidenses en el mundo, que hoy llegan a 860 en 144 países. Ellas se instalaron con el pretexto de combatir el narcotráfico y el tráfico de personas.

Precisamente en Colombia se incrementaron a partir del gobierno de Hugo Chávez situadas en las zonas fronterizas de los estados de Apure y el Táchira.«A la llegada de Barack Obama a la presidencia existían 558 bases militares y al finalizar sumaban más de 800», algo que contradice la elección de este presidente como Premio Nobel de la Paz. Mencionó también la presencia de ojivas nucleares en nueve países que totalizan más de 16 550, de ellas listas para ser lanzadas 3200.

Al respecto, Liliam Zamora, Directora en funciones de la Dirección de América Latina y el Caribe del ICAP, destacó que Venezuela ha contribuido a la paz con la creación de organizaciones como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), la Unión Suramericana (UNASUR), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y Petrocaribe, las cuales fomentan la integración regional.

La funcionaria concluyó: «(los países imperialistas) no creen que existen hombres con principios y lealtad a su pueblo, que luchamos por sueños imposibles y no cejamos hasta alcanzarlos, recordando el legado de Chávez y Fidel, nuestros Comandantes eternos».•

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.