ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Nasser Mohamed Ousbo, embajador de la República de Djibouti en Cuba, destacó la profunda amistad mutua, materializada a partir del establecimiento de relaciones diplomáticas bilaterales en 1998. Foto: (cortesía ICAP), Karoly Emerson

Nasser Mohamed Ousbo, embajador de la República de Djibouti en Cuba, calificó las relaciones bilaterales de excelentes y con alentadoras perspectivas.

En una entrevista ofrecida a Granma Internacional en La Habana, el diplomático africano indicó que existen numerosos acuerdos entre las dos naciones, que datan desde el mismo inicio del establecimiento de los nexos diplomáticos en 1998, en los sectores de salud, educación, deporte, y la ingeniería.

A partir del año 2002, cientos de cubanos han laborado en el territorio de Djibouti, ubicado en el Cuerno de África, fronterizo con Eritrea, Etiopía y Somalia, con una población inferior al millón de habitantes y una economía dedicada a la actividad portuaria, fundamentalmente.

Desde esa fecha hasta la actualidad, 110 jóvenes djiboutianos han egresado de las universidades cubanas, de ellos 63 como médicos. Otros 19 cursan carreras actualmente, señaló el embajador, quien puntualizó: «mientras que las autoridades cubanas privilegian la solidaridad en el relacionamiento entre ambos países, en Djibouti tenemos la presencia de muchas potencias capitalistas con un interés puramente económico».

Destacó la meritoria labor desarrollada por los combatientes internacionalistas de la Mayor de las Antillas en la guerra de liberación en el llamado Continente Negro, que contribuyó a la independencia de varias naciones de esa parte del mundo, así como también a la eliminación del oprobioso régimen racista del Apartheid en la entonces África del Sur.

Mohamed Ousbo añadió que su país es uno de los más beneficiados con la ayuda cubana, pues 88 médicos especialistas, seis entrenadores de alto nivel y varios profesionales del sector de la agricultura y los recursos hidráulicos conquistan resultados alentadores para el desarrollo de Djiboutí.

Al respecto significó: «Cuando los cooperantes se van de vacaciones o concluyen su trabajo, el pueblo escribe sus opiniones en las redes sociales agradeciendo el gesto por el trabajo realizado y pidiendo que vengan más profesionales de la Isla. Cada djiboutiano siente mucho cariño por sus médicos y sus entrenadores cubanos».

Resaltó también que esos galenos ayudan a la consecución de mejores indicadores sanitarios, a la disminución de la espera para las cirugías o para una consulta. Mientras se han recibido medallas en las competencias deportivas internacionales con atletas preparados por los técnicos cubanos. «Para nosotros, esos cooperantes son personas muy preciadas e insustituibles», aseveró.

Los nexos mutuos están signados además por el intercambio de delegaciones de alto nivel a su país. El embajador recordó la presencia en Djibouti del canciller Bruno Rodríguez Parrilla en marzo del 2014 y recientemente del embajador del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano Gerardo Peñalver y de otros funcionarios de la Isla.

Añadió que visitaron Cuba el presidente de la Asamblea Nacional, Mohamed Alí Houmed, el secretario de Estado y de Deportes, Hassan Badoul, el ministro de las Comunicaciones, Alí Hassan Bahdon, y el ministro de Salud Pública, Djama Elmi Okieh. «Al finalizar este año Cuba y Djibouti celebran 20 años de relaciones bilaterales y por ese motivo tendrán lugar nuevas visitas de alto nivel y de intercambio cultural.

Manifestó que su gobierno se opone al injusto bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba; y demanda la devolución a la Isla del territorio ocupado por la Base Naval de Guantánamo en poder de Washington.

Acerca del desarrollo económico alcanzado en su país, lo calificó como lento, porque salió del yugo colonial francés hace solo 40 años. Carece de recursos naturales, pero lo beneficia su estratégica posición geográfica en el mar Rojo y el golfo de Adén, que lo convierte en puerta natural hacia el océano Índico.

«Nuestros puertos –señaló- realizan el intercambio comercial de los países asiáticos con el occidente. Tenemos una economía básicamente de servicio, centrada en la actividad de la zona franca y la transportación por barcos. Ello constituye el pulmón esencial de las relaciones económicas en Djibouti».

Hoy el producto interno bruto de ese país crece anualmente en un 5 % entre un 6 y un 7 % como promedio anual y apuestan al desarrollo a través de la construcción de una zona franca industrial, patrocinada por China, en una superficie terrestre de 4,8 hectáreas. También construyen seis puertos y tres grandes aeropuertos.

Sus aspiraciones radican en convertirse en un centro financiero importante y en un nodo de telecomunicaciones e Internet de alta velocidad en la región, además de explotar las potencialidades turísticas, valorizadas en las magníficas costas de un mar cálido. Ello explica la necesidad de formar a los jóvenes, atraer una mayor cantidad de inversiones y de acudir a recursos humanos altamente calificados.

La República de Djibouti obtuvo su independencia el 27 de junio de 1977, y para celebrar tan importante aniversario, desplegó un conjunto de actividades culturales dentro y fuera del país. «Con motivo de la efeméride nacional proyectamos audiovisuales para recordar la historia, realizamos actividades sociales, talleres de reflexión y eventos», comentó el embajador.

A estas celebraciones se unió una velada político-cultural en el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) en La Habana, con la presencia de directivos y funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores, dirigentes cubanos y estudiantes djiboutianos.

En ese encuentro el embajador expresó su respaldo a la Revolución, especialmente a los cambios económicos impulsados por los últimos congresos del Partido Comunista de Cuba y aseveró: «Mi país siempre ha apoyado en los organismos internacionales ese combate por el respeto de la soberanía y del derecho internacional, y seguirá haciéndolo al lado de Cuba».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.