ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La Habana. Foto: Jose M. Correa

Imagine solo por un minuto que La Habana no tiene su Malecón. Intente ver la ciudad  sin esa amplia avenida de seis carriles y su larguísimo muro que se extiende a través de ocho kilómetros por la costa norte de la capital.

El Malecón habanero, con su muralla de concreto desnudo, cuyo primer tramo comenzó a construirse en 1901 y culminó 50 años después en 1952, es asediado por los embates de la corriente del Golfo. Es la Avenida marítima más famosa de Cuba, coronada  por un extenso  asiento que sirve de descanso para miles de personas quienes contemplan la urbe, el mar o el paso de los buques.

Allí confluyen los madrugadores que corren con paso deportivo, las parejas de enamorados  que contemplan la puesta del sol, los amigos que comparten una tarde de encuentros y quienes bajan hasta los arrecifes para pescar.

El Malecón es de todos. Los cubanos de cualquier parte del archipiélago lo sienten como propio. Y los turistas disfrutan del entorno, de la mezcla perfecta de brisa, sol, afecto, arquitectura, historia, tranquilidad  y mar.

Imagine solo por un minuto que La Habana no tiene su Malecón. Estoy seguro que no podrá. El banco más largo del mundo es símbolo de la capital de Cuba.

Foto: Jose M. Correa
Foto: Jose M. Correa
Foto: Jose M. Correa
Foto: Jose M. Correa
Foto: Jose M. Correa
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Rafael dijo:

6

14 de junio de 2017

14:26:45


Mi MALECON HABANERO y sus ENTES comienzan a vestirse de luto y pena en mi corazón por el desmedido abuso y atentado a que está sometido cada día. Realmente el Malecón fue un símbolo de libertad, de rebeldía, de revolución, de homenaje, de sosiego, de eventos, de cultura, de costumbres, de identidad nacional y de historia. Los realmente habaneros conocemos cada una de las piedras del Malecón, cada una de sus alegrías y penas, cada una de sus costumbres y tradiciones, desde las gestas revolucionarias, los carnavales, las marchas del pueblo combatiente, los desfiles automovilísticos, las competencias náuticas, las carreras y trotes de aficionados y deportistas, las ofrendas florales a Camilo Cienfuegos y hasta las religiosas a Yemayá, del ir y venir de pescadores, de reporteros, de enamorados de la misma forma que conocemos cada una de sus penas por los hechos de 1981, de 1994, por la partida de Fidel donde muchos hombres de verdad sentimos dolor (yo que lo conocí personalmente y tenía su amistad). Ese mismo Malecón hoy sufre el deambular de vendedores ilegales, de traficantes de sexo, de alcohólicos, de ruidos innecesarios y más recientemente de pérdida de costumbres y tradiciones, está siendo atacado por prohibiciones sin fundamento legal o jurídico como sentarse con los pies hacia afuera o pescar desde el arrecife donde hay condiciones de seguridad física.

Serafin Collazo dijo:

7

14 de junio de 2017

15:10:14


Estuve en Cuba desde el 5/20/17 hasta 6/2/17 este viaje ha sido una de las más hermosas esperiencias de mi vida. Cuba es hermosa su gente es maravillosa, La Havana única. Recomiendo viajar a Cuba ????????

Farah Jacqueline Flores Luna dijo:

8

14 de junio de 2017

17:45:16


Que linda, bella y hermosa es mi Cuba, mi segunda patria