ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La Habana. Foto: Jose M. Correa

Imagine solo por un minuto que La Habana no tiene su Malecón. Intente ver la ciudad  sin esa amplia avenida de seis carriles y su larguísimo muro que se extiende a través de ocho kilómetros por la costa norte de la capital.

El Malecón habanero, con su muralla de concreto desnudo, cuyo primer tramo comenzó a construirse en 1901 y culminó 50 años después en 1952, es asediado por los embates de la corriente del Golfo. Es la Avenida marítima más famosa de Cuba, coronada  por un extenso  asiento que sirve de descanso para miles de personas quienes contemplan la urbe, el mar o el paso de los buques.

Allí confluyen los madrugadores que corren con paso deportivo, las parejas de enamorados  que contemplan la puesta del sol, los amigos que comparten una tarde de encuentros y quienes bajan hasta los arrecifes para pescar.

El Malecón es de todos. Los cubanos de cualquier parte del archipiélago lo sienten como propio. Y los turistas disfrutan del entorno, de la mezcla perfecta de brisa, sol, afecto, arquitectura, historia, tranquilidad  y mar.

Imagine solo por un minuto que La Habana no tiene su Malecón. Estoy seguro que no podrá. El banco más largo del mundo es símbolo de la capital de Cuba.

Foto: Jose M. Correa
Foto: Jose M. Correa
Foto: Jose M. Correa
Foto: Jose M. Correa
Foto: Jose M. Correa
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Alejandro dijo:

1

14 de junio de 2017

08:55:59


!Orgullo de nuestro pais y de todos los cubanos!

ana dijo:

2

14 de junio de 2017

09:37:08


Cuba que linda es Cuba

ana dijo:

3

14 de junio de 2017

09:51:14


! Cuba que linda es Cuba !

Rodney dijo:

4

14 de junio de 2017

10:20:48


El malecón o el horizonte habanero necesitarán modificarse, la inversión será millonaria, pero es lo único que salvará a La Habana de padecer el mismo destino de la Atlántida. Por suerte para los cubanos tenemos ejemplos hacia dónde mirar, hay un país europeo que lleva más de medio siglo viviendo bajo el nivel del mar de forma sostenible, conservando su patrimonio, desarrollando su economía. Países Bajos y Cuba tienen eso y mucho más en común. Con voluntad política se puede lograr un programa con acciones a corto, mediano y largo plazo para proteger nuestra metrópoli, patrimonio de la humanidad. Interesante ejercicio propone el autor, yo diría más, imagine La Habana sin el malecón, puede usted ver cruceros visitándola? Entonces, qué se necesita primero? Invertir en protegerla o invertir en desarrollar el turismo para que genere ingresos para protegerla? Yo apostaría por un marco regulatorio especial, como existe en ZED Mariel, pero realmente atractivo e implementado con mayor dinamismo para que el inversionista extranjero no encuentre razones para llevar su capital a otro sitio que nuestra ciudad. Así podríamos llevar ambos trabajos de la mano, de forma planificada y sostenible.

luis dijo:

5

14 de junio de 2017

12:44:50


cuba es mi vida