ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
En la actualidad esta importante industria además de producir acero líquido y cabillas, fabrica palanquillas. Foto: Yander Zamora

Elevar la producción es la palabra de orden de la Empresa Siderúrgica José Martí. Creada en 1957, Antillana de Acero, como es conocida popularmente, comenzó como una productora de cabillas a las órdenes de algunos oligarcas cubanos, que contaban también con capital norteamericano.

Miguel Ángeles Solarana Reyes, director de la empresa siderúrgica José Martí, destaca la importancia de esa industria para la economía nacional. Foto: Yander Zamora

Al triunfo de la Revolución, puesta ya en beneficio del pueblo, se realiza la primera colada de acero con la tecnología más moderna de la época. A partir de ese hecho se firman acuerdos con la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y comienza el desarrollo de cinco hornos Martin-Siemens.

Estos acuerdos contaban con varias etapas en las que se desarrollaron laminadores (usados para convertir los metales en planchas), una tecnología desarrollada por la entonces URSS y la desaparecida República Democrática Alemana, siendo esto lo primero que se desarmó y se retiró al desaparecer el campo socialista.

En los años 90 se comienza la producción de acero en hornos eléctricos motivado por dos razones fundamentales: los hornos utilizados hasta el momento, Martin-Siemens, desaparecían por la actualización tecnológica, y además las reparaciones que exigían eran muy costosas.

A partir de 2004-2005 surgen problemas en la industria debido al desgaste ocasionado por las serias dificultades económicas que vivía Cuba en aquel momento, y debido a esto, las producciones en Antillana de Acero cayeron en picada.

Sin embargo, en el año 2014 se detuvo esta caída y desde el 2015 la fábrica comienza a revitalizarse.

REVITALIZACIÓN DE ANTILLANA DE ACERO

Con la introducción de un crédito ruso se garantizará una remodelación y modernización completa de la fábrica. Esta renovación abarcará todas las unidades empresariales de base. Además se repararán las líneas férreas con las que cuenta Antillana, aproximadamente unos 50 kilómetros.

Se introducirán mejoras en el sistema de transporte del acero. Se remodelará todo el sistema de redes, de aire, nitrógeno y oxígeno.

La Empresa Siderúrgica José Martí cuenta con una plantilla de 1 700 trabajadores. El esfuerzo y sacrificio de cada persona que labora allí es alto. Foto: Yander Zamora

Además, como Antillana es la mayor consumidora de agua y electricidad de la provincia de La Habana, todos los sistemas de enfriamiento y electro automáticos serán reparados en su totalidad para un mejor uso de los mismos.

Miguel Ángeles Solarana Reyes, director de la empresa siderúrgica José Martí, explica que estos cambios se realizarán en dos etapas del proceso inversionista. En una primera fase, con una duración de cuatro a cinco años, se pasará a producir el doble de lo que se hace actualmente.

«Debemos empezar por 140 mil toneladas e ir sumando, año a año, una cantidad determinada hasta llegar a 250 mil toneladas de acero liquido. En el caso de la cabilla empezaríamos a trabajar el año que viene con unas 70 mil toneladas e iríamos subiendo hasta 160 mil toneladas», aclaró Solarana.

En la segunda etapa se montaría otro horno eléctrico y otra máquina de vaciado continuo, garantizando el incremento de 250 mil a 420 mil toneladas de acero líquido.

FORTALECER LA PRODUCCIÓN

En la actualidad, además de la producción de acero líquido y cabillas, Antillana fabrica palanquillas, que no es más que un cuadrado grande de acero que es el semiproducto para producir cabillas y barras. De este artículo se exporta cada año de 40 mil a 50 mil toneladas principalmente a una empresa llamada Axa de capital cubano-hondureño, perteneciente al Ministerio de Industria y al Grupo Gesime y ubicada en Honduras.

«La otra parte que producimos la dedicamos a los laminadores para la producción nacional. Nosotros y nuestros hermanos acereros de Las Tunas, somos la combinación de la producción de cabillas para el país», agregó Solarana.

La fábrica provee cabillas a toda Cuba a través de una comercializadora. Estas están presentes en cada construcción que se realice, incluido todo el sistema hotelero.

Por su importancia para el país, Antillana de Acero es una industria de producción continua, sus máquinas solo paran unos pocos días en el año. Foto: Yander Zamora

«Ahora tenemos que empezar a exportar a otros lugares porque al favorecernos de la inversión rusa se incrementa la producción y por tanto hay que vender más», añadió Solarana.

El mercado principal de esta industria es América Latina y el Caribe debido sobre todo, a la infraestructura y logística con la que cuenta la fábrica.

Para la segunda etapa de este proceso inversionista se dejará un laminador para la producción de cabillas y el otro se concentrará en hacer perfiles, angulares y planchuelas, hasta el momento no fabricados en Antillana.

Sin embargo, aun el objetivo fundamental es la producción de cabillas.

TRABAJADORES PRINCIPAL ESLABÓN DE LA PRODUCCIÓN

La Empresa Siderúrgica José Martí cuenta con una plantilla de 1 700 trabajadores. El esfuerzo y sacrificio de cada persona que labora allí es alto. «Aquí se comienza a trabajar el día tres o cuatro de enero y se detiene la producción el día 29 o 30 de diciembre. Diariamente se hacen tres turnos de trabajo y se descansa uno, sin parar. Es un trabajo muy comprometido y muy peligroso. Se está logrando, a partir de los sistemas de pagos, que el personal cobre más con mejores beneficios salariales», continuó Solarana.

Debido al alto riesgo que corren los trabajadores en la fábrica, dentro de su estructura se cuenta con un policlínico y una sala de urgencias. Además, el país importa todos los equipos de protección.

«La lucha aquí no es si tenemos o no tenemos sistemas de protección, es si los trabajadores se los ponen o no. Pero además, en la acería hay que ponérselos, sin discusión o andas con los equipos o puedes pasar un aprieto fuerte», especificó.

Antillana de Acero es de gran importancia para la economía del país, debido a que esta sustituye importaciones en cuanto a cabillas y acero líquido.

«Eso es muy importante porque la importación de cabillas se hace a través de la bolsa de valores, es decir, no es un precio pactado y los precios de la bolsa suben y bajan de acuerdo a como esté el mercado en ese momento. Además exportamos palanquillas, entramos dinero fresco a la economía nacional.

«Un país que produzca acero es un país que está en desarrollo, entonces mejorar la producción de acero en Cuba mejorará evidentemente nuestras posibilidades sin lugar a dudas», concluyó Solarana.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Antonio Vera Blanco dijo:

1

31 de mayo de 2017

06:09:35


¿El doble de producción? No escriben nada de emplear filtros captadores de polvo (que capten a los sublimados de metales pesados y gases tóxicos como el plomo, zinc, cromo, níquel...). Seguimos ahorrando en técnicas de seguridad y ambientales. Trabajar desde una cabina de mando a distancia, climatizada, no necesita de medios de protección individual. Con las tecnologías actuales puede estar ubicada en Japón y desde allí maniobrar grúas y brazos robotizados. Dentro de poco hasta el ciudadano común deberá portar caretas para poder caminar entre el humo del tabaco, el humo de los vehículos en las calles y los gases y polvos de las industrias contaminadoras.

RBL dijo:

2

31 de mayo de 2017

09:03:12


¿Alguien pudiera explicar cuanto "acero líquido" consume nuestro país? Por favor, el acero líquido no es un producto, el producto es el acero terminado ya sea en barras, palanquillas u otros perfiles. Se podría hacer mucho acero líquido pero si no llega a convertirse en producto votamos el dinero, por tanto no es una medida de la eficiencia alncanzada en la producción.

jorge dijo:

3

31 de mayo de 2017

12:37:17


la empresa en onduras no se llama AXA, es ACCSA

Antonio dijo:

4

31 de mayo de 2017

12:43:12


Se dice de producción, se dice de incremento de la producción, se dice de aumentar las ventas destinadas a la exportación, se dice que se exportan entre 40 y 50 mil toneladas de materia prima para hacer cabillas en Honduras; pero NO SE HABLA que en la ciudad de Santa Clara desde el mes de septiembre de 2016 hasta la fecha no se vende cabilla liberada. Solo se ve ir o venir las cabillas de subsidio o las que han sido decomisadas y están en espera de juicio. Hay mucha necesidad de cabillas sin satisfacer en el sector residencial de todo el país y de eso no se dice nada. Y otra gran verdad oculta, es el mercado negro que genera la cabilla, sobre todo en la Habana, se ve hasta por Internet en la pagina Revolico.com. A llegado a venderse el metro más caro que en Europa.

sachiel dijo:

5

31 de mayo de 2017

14:38:09


No se habla de lo que realizará Antillana para evitar la inmensa nube de polvo que sale por su chimenea y va a caer bastante cerca de allí; se plantea que hasta terrenos agricolas hay afectados por dicha causa.